Castellón.- Sucesos.- Detenido un hombre de 30 años como presunto autor de un delito de robo con violencia

Actualizado 27/11/2007 20:06:19 CET

CASTELLÓN, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Vila-real detuvieron el pasado sábado a un individuo, A. M., de 30 años, nacionalidad marroquí y vecino de Almazora, como presunto autor de un delito de robo con violencia, según informaron hoy en un comunicado fuentes policiales.

En la mañana de ese mismo día, sobre las 11.30 horas, se recibió en la sala operativa del 091 una llamada de una empresa de Vila-real en la que se informaba que un individuo árabe ensangrentado había entrado en la nave solicitando ayuda y protección y que, minutos después, otros tres individuos de la misma raza preguntaron por el herido y se marcharon del lugar cuando se les advirtió que se había avisado a la Policía.

Al lugar acudieron varias dotaciones policiales, una de las cuales estuvo junto al herido recabando datos de los presuntos autores de la agresión, mientras que las otras hicieron varias batidas por la zona y localizaron a un individuo que coincidía con las características físicas de uno de los presuntos agresores, el cual presentaba los nudillos inflamados, así como salpicaduras de sangre en su ropa, por lo que se procedió a su detención.

En cuanto al herido, tras ser atendido en el Hospital La Plana, declaró que la noche anterior estaba en el interior de un bar de la carretera de Onda y, tras abonar una consumición con un billete de 500 euros, se le acercó un compatriota y entablaron una conversación. Posteriormente, ambos salieron a la calle para hablar sin tanta molestia del sonido ambiente.

Una vez en el exterior, otras personas le atacaron por detrás, le pusieron una bolsa en la cabeza, y introdujeron en un coche y abandonaron rápidamente el lugar, aunque se detuvieron posteriormente en un camino rural que desconocía.

Allí le hicieron bajar del coche y le exigieron que entregase todo el dinero que llevaba, por lo que les dio su cartera con 2,150 euros, pero continuaron registrándole por si llevase más, le amenazaron con un cuchillo y después le dieron una paliza hasta dejarle inconsciente, según dijo la víctima.

Cuando recuperó el conocimiento, estaba de nuevo en el coche, solo, relativamente cerca del bar donde todo había comenzado y, ante el temor de que sus agresores regresasen y le diesen otra paliza, se bajó del vehículo y se dirigió a una nave industrial cercana que estaba abierta donde pidió auxilio.

Los policías han puesto a disposición judicial al detenido y, tras una ardua labor de investigación, han conseguido averiguar la identidad de los otros participantes en el robo y las lesiones, por lo que no se descartan nuevas detenciones en breve, según las mismas fuentes.