Centenares de personas condenan la muerte de las niñas de Castellón, "víctimas invisibles de la violencia de género"

CONCENTRACIÓN  EN LA PLAZA MAYOR
EUROPA PRESS
Actualizado 25/09/2018 20:03:25 CET

La madre de Martina y Nerea se encuentra en tratamiento y "un poco aislada del tema", según la subdelegada del Gobierno

CASTELLÓN, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

Centenares de personas han condenado este martes por la tarde en la Plaza Mayor de Castellón el fallecimiento de Martina y Nerea, de tres y seis años, supuestamente a manos de su padre, que posteriormente se ha quitado la vida.

Algunos de los asistentes han exhibido una pancarta en la que se podía leer: 'Nerea y Martina, víctimes invisibles de la Violència de Gènere. Ni una més'.

A las seis de la tarde, las personas congregadas en la convocatoria del Ayuntamiento han guardado un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas. El acto ha estado presidido por la vicealcaldesa de Castellón y concejala de Igualdad, Ali Brancal, y también han estado presentes la alcaldesa, Amparo Marco; la subdelegada del Gobierno, Soledad Ten, representantes de varios partidos políticos, y la rectora de la UJI, Eva Alcón.

La subdelegada del Gobierno, Soledad Ten, ha condenado el "asesinato machista" de las dos niñas: "Es un tema muy triste, pues seguimos con la violencia de género y tenemos que poner solución", y ha llamado a "denunciar y estar todos conjuntamente porque es un tema muy grave, una lacra de la que no nos podemos librar si no trabajamos todos juntos en educación y concienciación de todas las personas".

Al respecto, ha destacado que "el pacto de estado ha hecho que en el nuevo decreto haya una parte que intensifique el tema de la protección de los menores, y tenemos que seguir en su protección porque son víctimas también".

LA MADRE ESTÁ EN TRATAMIENTO

La representante del Ejecutivo ha señalado que la madre de las dos niñas se encuentra actualmente en tratamiento y "un poco aislada del tema" porque "la situación tiene que ser terrible".

Preguntada por si judicialmente se ha hecho todo lo que se podía en este caso, ha remitido a los medios al Tribunal Superior de Justicia, "pero ahí el Gobierno no puede entrar", ha rearcado. Así mismo, sobre si los días anteriores se había producido alguna circunstancia excepcional antes del suceso, ha indicado que no les consta nada nuevo desde febrero.

Por su parte, la vicealcaldesa de Castellón, Ali Brancal, ha lamentado que Martina y Nerea hayan sido víctimas de "violencia machista". "Compartimos el dolor de la familia y la indignación de la sociedad y condenamos absolutamente todos los actos de violencia contra las mujeres y sus hijos", ha enfatizado la concejala de Igualdad, para subrayar que "un maltratador no puede ser un buen padre".

A pesar de la tristeza, Brancal ha mostrado su deseo de que cada persona que se ha concentrado en la Plaza Mayor pueda ir a su casa con un mensaje de esperanza: "El convencimiento de que para acabar con la violencia machista son necesarias acciones colectivas, y de que acabar con la violencia es cosa de todos".

"Cada persona tenemos un papel en esta lucha y cada uno ha de decidir el papel que quiere tener", ha manifestado la vicealcaldesa, para quien "la violencia machista no es un problema individual del agresor que ejerce su dominio sobre la víctima, sino del machismo que tiene su origen en la sociedad".

RESPONSABILIDAD DE TODOS

Bajo este prisma, ha defendido que es responsabilidad de todos hacer cambios en la manera de pensar y actuar para que "las mujeres podamos desarrollarnos en igualdad de condiciones respecto a los hombres". "La violencia machista es la manifestación más cruel de la desigualdad que diariamente padecen las mujeres a escala mundial", ha aseverado.

En su opinión, "hace falta formar en violencia machista a los profesionales que intervienen en todos los ámbitos, especialmente en el judicial, y que los profesionales de los medios de comunicación se formen también en el abordaje de las noticias que la violencia genera". En definitiva, "es necesario que podamos ayudar antes de los asesinatos y que las mujeres no se sientan solas cuando deciden acabar con la situación".

Contador