Actualizado 20/01/2021 13:39 CET

La Comunitat Valenciana estudia limitar reuniones sociales y familiares a un grupo de convivencia salvo excepciones

Varias personas caminan por una calle del centro de Valencia después de que el Ministerio de Sanidad autorizara a que la totalidad de la Comunidad Valenciana pasase en su conjunto a la fase 1 de la desescalada. Las terrazas de los restaurantes y bares de
Varias personas caminan por una calle del centro de Valencia después de que el Ministerio de Sanidad autorizara a que la totalidad de la Comunidad Valenciana pasase en su conjunto a la fase 1 de la desescalada. Las terrazas de los restaurantes y bares de - Rober Solsona - Europa Press - Archivo

   Oltra sobre el posible cierre de grandes superficies comerciales: "Igual la semana que viene tenemos que ser más restrictivos"

   VALÈNCIA, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Generalitat estudia la posibilidad de limitar las reuniones sociales y familiares a un único grupo de convivencia, salvo excepciones de cuidados, crianza y parejas que no vivan juntas, en función de la flexibilización del estado de alarma en España que plantean este miércoles la Comunitat Valenciana y otras regiones en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

   Según han confirmado a Europa Press fuentes de Presidencia, esta nueva restricción requiere de una modificación del estado de alarma porque afecta a derechos fundamentales, con lo que está condicionada a que lo apruebe el Gobierno y "no es previsible a corto plazo". De momento hay una "predisposición" a valorarlo y que vaya acompañado del adelanto del toque de queda a las ocho de la tarde.

   La posibilidad de aplicar esta medida fue avanzada anoche en Twitter la vicepresidenta portavoz, Mónica Oltra, que aseguró que se había "acordado" en la mesa interdepartamental COVID de la Generalitat, donde también se decidió el cierre total de la hostelería y el de los comercios a las seis de la tarde a partir de este jueves.

   Oltra, en declaraciones a los medios este miércoles, ha remarcado que es "normal" que la limitación de reuniones no fuera anunciada junto al resto de medidas "por prudencia seguramente" y porque deriva del estado de alarma al introducir una situación extraordinaria, además de exceder de las competencias de la Conselleria de Sanidad.

   "Tiene que aprobarse por decreto del 'president'", Ximo Puig, ha precisado, y ha asegurado que se valoró incluirlo próximamente en la misma orden del posible adelanto del toque de queda para "no sacar hoy un decreto y pasado mañana otro; tiene toda la lógica".

   Como norma general, ha planteado que solo pueda reunirse un único grupo de convivencia con la excepción de la crianza y los cuidados, sobre todo a mayores y dependientes, y teniendo en cuenta situaciones como "un hermano que recoge a tu hijo del colegio porque estás trabajando". También ha garantizado que, si se aplica, se tendrán en cuenta los núcleos familiares de progenitores no convivientes y "las personas que conviven en soledad". "Quien lo ha regulado ya son las Islas Baleares, sería un poco seguir ese modelo", ha apuntado.

   La también líder de Compromís ha justificado que lo avanzara en un 'tuit' a modo de "aclaración para resolver las dudas de un periodista" y lo ha enmarcado en la normalidad, rechazando estas "polémicas en las que en seguida se hace una tormenta".

   En todo caso, ha abogado por un estado de alarma más flexible para que cada comunidad pueda tomar medidas en función de su situación epidemiológica, porque "la realidad de Canarias no es la misma que la de la Comunitat". Y ha asegurado que a partir de ahí se evaluarán todas las decisiones que dependen del 'president', como el cierre perimetral de la región o el toque de queda.

   "Ahora, más pronto de las diez de la noche no se puede establecer el confinamiento nocturno. Castilla y León lo ha intentado y no se puede", ha constatado, defendiendo que cada autonomía pueda ponerlo "a la hora que cada gobierno considere" ya sean las seis, las ocho o las nueve de la noche.

   Sobre si afecta a derechos fundamentales, Oltra ha insistido en que su encaje legal es el propio estado de alarma y en que debe contar con el respaldo del Congreso. "Todo está sometido a la jurisdicción: si alguien considera que afecta a derechos y no está amparado, tendría que ir al Tribunal Superior de Justicia", ha recalcado.

"LA SENSACIÓN COLECTIVA ES ESTAR DETRÁS DEL VIRUS"

   En general, preguntada por si las nuevas medidas llegan tarde, ha asegurado que espera que no y que "es obvio cómo tenemos el sistema sanitario", ante el nivel de contagios, el aumento de hospitalizaciones y camas UCI ocupadas y la situación de "desbordamiento" de los sanitarios. "Eso está ahí, y la sensación colectiva es de estar siempre por detrás del virus", ha lamentado.

   Respecto a la posibilidad de cerrar centros comerciales, Oltra ha deslizado que "igual la semana que viene toca ser mas restrictivos todavía porque parece siempre que vamos con una semana de decalaje, diez días de reunión en reunión". "Todo el mundo sabe mi opinión y la opinión colectiva de la parte que represento", ha añadido sobre la postura de Compromís.

   Sí ha abogado por cerrar "al menos los grandes" porque no es lo mismo una tienda de 30 metros que una de mil, aunque ha defendido que el cierre a las seis de la tarde ya está acotado en "el horario más sensible en el que no es tanto una compra común como un lugar de ocio".

   Y ha afirmado que "igual la semana que viene toca ser mas restrictivos todavía porque parece siempre que vamos con una semana de decalaje, diez días de reunión en reunión". "En cualquier caso, nos vamos acercando a lo que dice la ciencia y sobre todo a lo que los sanitarios están pidiendo: en un momento en el sistema está sometido a un estrés insoportable, hay que restringir los espacios relacionales de las personas", ha apostillado.