Joanjo García gana el premio Enric Valor de novela en valenciano con una obra ambientada en el 23-F

Joanjo García y Juan Bautista Roselló
DIPUTACIÓN DE ALICANTE
Actualizado 28/03/2013 15:11:01 CET

ALICANTE, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El escritor valenciano Joanjo García ha ganado el Premi Enric Valor de Novel·la en Valencià 2012, dotado con 17.000 euros, con su obra 'Després del Guaret', centrada en las relaciones e "incomunicaciones" entre padres e hijos, pertenecientes a diferentes generaciones, con el trasfondo histórico y político del golpe de estado del 23-F.

El galardón, otorgado por unanimidad del jurado, ha sido presentado este jueves en rueda de prensa por el diputado de Cultura, Juan Bautista Roselló, quien ha resaltado que el trabajo de García ha destacado "de una forma importante" entre las 30 obras aspirantes, ocho más que en 2011, de las que 22 han llegado desde la Comunitat Valenciana --nueve de Alicante, 10 de Valencia y tres de Castellón-- cuatro de Barcelona, dos de Tarragona y otras tantas de las Islas Baleares.

Roselló, que ha expresado su "satisfacción" por la edición del premio de este año, ha explicado que 'Després del Guaret', primera novela de su autor, es de temática "policíaca e histórica, pero ni una cosa ni otra". Así, ha indicado que, con el 23-F de fondo, narra dos historias "paralelas" sobre el golpe de Estado y un "secreto familiar", y ha añadido que plantea una "reflexión" sobre las relaciones humanas y la "incomunicación" entre padres e hijos.

En cuanto a la trayectoria de García, ha señalado que nació en la ciudad de Valencia en 1977, es licenciado en Historia, y ha compartido clases "e inquietudes" con el historiador Andreu Ginés; el cantante del grupo Obrint Pas, Xavi Serra; el periodista Jaume Monzó; el cantautor Feliu Ventura, o el poeta Eduard Ramírez Comeig, entre otros.

Entre 2003 y 2007 colaboró como redactor en la publicación 'L'Accent', al tiempo que en 2004 fue uno de los fundadores de la Asociación Cultural Gespa, dedicada a la promoción del patrimonio valenciano, el aprovechamiento del espacio urbano como recurso didáctico y la difusión de la historia y la cultura.

Asimismo, a lo largo de su carrera ha ejercido como profesor de Ciencias Sociales en diferentes institutos públicos de Cataluña, y ha publicado el cuento 'Proposta etimológica', incluido dentro de 'Microrrelatos Falleros'.

"TRIBUTO" A LA GENERACIÓN DE 1990

Por su parte, el autor, que también ha estado presente en la comparecencia, ha expuesto que su novela pretende "rendir tributo y ser muy generacional" con respecto a finales de los años 1990, donde, tal y como ha agregado, existía "inquietud política y una visión del mundo particular".

Igualmente, ha manifestado que la elección del 23-F la llevó a cabo al considerarlo un "antes y un después" de la Transición, "un despertar, un momento de realismo". "La novela es una reflexión sobre el militarismo en España y la historia de una familia en la que los hijos, de la generación inquieta de 1990, juzga a sus padres, de 1970, de quienes al mismo tiempo conocemos qué querían hacer y qué pudieron hacer", ha añadido.

García ha afirmado que con este trabajo ha "jugado a sugerir más que a sentenciar", ya que, en su opinión, la literatura no tiene por objetivo "adoctrinar". De la misma manera, ha anticipado que ha buscado un final "abierto para que la gente saque sus propias conclusiones". "Puede leerse dos veces, una para descubrir el secreto y otra sabiéndolo y entendiendo todo mucho mejor", ha puntualizado.

APOYO A LA PRODUCCIÓN EN VALENCIANO

Por otra parte, al ser preguntado sobre si cree que el apoyo a la producción de obras en valenciano por parte de las administraciones públicas está garantizado en la actual época de "crisis y recortes" en cultura, el escritor ha afirmado que la "continuidad" de la producción está asegurada por parte de las generaciones que han cursado sus estudios en líneas de educación en valenciano.

"Estoy rodeado de gente que escribe y consume en valenciano. Es cierto que hay pérdida de ciertas cosas, como la riqueza de un lenguaje vinculado principalmente al mundo rural, pero la producción está garantizada. Ojalá los poderes públicos apostaran más por este idioma, pero no depende de nosotros", ha indicado.

En el mismo sentido, Roselló ha considerado que "se ha recorrido un camino muy importante" en este sentido, si bien ha añadido que "queda otro por recorrer", y ha sentenciado que "la labor de la generación de Joanjo se notará en los próximos años".