La Puebla de San Miguel da a conocer su poblado de la antigua Iberia del siglo II a.C

Actualizado 20/04/2013 18:48:14 CET

VALENCIA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha comenzado este sábado un conjunto de jornadas arqueológicas para descubrir el patrimonio cultural del Parque Natural de la Puebla de San Miguel (Valencia), con la presentación del yacimiento íbero de El Castellar de Losilla.

Según informa la Generalitat en un comunicado, en ese yacimiento se encuentran los restos de un poblado de la antigua Iberia de la Edad de Hierro, en proceso de conquista por parte del Imperio Romano.

A una altura de casi 1.550 metros, entre el barranco del río Arcos y la Muela del Buitre, meta de un itinerario bien valorado por los senderistas, se observan todavía ruinas de las edificaciones levantadas 2.200 años atrás.

La programación de la jornada cuenta con una introducción del proyecto impulsado por Medio Ambiente para difundir los tesoros históricos de este espacio natural protegido de Ademuz, a cargo del arqueólogo Juan José Ruiz, quien, junto con el equipo técnico de la Conselleria, dirigirá después una excursión hasta el yacimiento de El Castellar, para que los asistentes puedan contemplarlo por sí mismos.

EN PROCESO DE ESTUDIO

La Puebla de San Miguel alberga dos asentamientos milenarios, uno es el que es objeto de la jornada arqueológica, de la Edad de Hierro, y otro incluso anterior, en el paraje de Los Pucheros, datado en la Edad de Bronce. Ambos se están todavía estudiando actualmente, ya que son de reciente descubrimiento.

Los expertos, por el momento, han comprobado que nacieron como campamentos temporales. En las actividades planificadas por la Conselleria de Medio Ambiente se irán mostrando más detalles sobre su evolución, puesto que sirvieron como punto de partida para la instalación definitiva de poblaciones que buscaban el desarrollo de tareas agrícolas y ganaderas en la protección de la montaña. Tanto en la etapa de conflictos bélicos entre romanos y cartagineses, como, más tarde, durante el enfrentamiento entre cristianos y musulmanes.