Desarrollan un entorno de realidad virtual 3D para diagnosticar antes el autismo y facilitar el tratamiento

UPV AUTISMO
UPV
Publicado 29/03/2019 12:42:49CET

VALÈNCIA, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) y los Centros de Desarrollo Cognitivo Red Cenit han desarrollado T-ROOM, un nuevo entorno inmersivo de realidad virtual 3D que reduce el tiempo en el diagnóstico y facilita el tratamiento del autismo.

El próximo lunes, en el marco del Día de Concienciación sobre el Autismo --que se celebra cada 2 de abril--, expertos de la UPV y de los Centros de Desarrollo Cognitivo Red Cenit explicarán y harán una demostración de esta herramienta.

En el acto participarán Mariano Alcañiz, director del Instituto I3B de la Universitat Politècnica de València y Luis Abad, neuropsicólogo y director de los Centros de Desarrollo Cognitivo Red Cenit. Los medios podrán ver una de las sesiones que se llevan a cabo con T-ROOM.

T-ROOM es el primer proyecto a nivel mundial que utiliza la Inteligencia Artificial (IA) y la Realidad Virtual (RV) para conseguir un diagnóstico y un tratamiento más eficaz y preciso del Trastorno de Espectro Autista (TEA), destacan sus impulsores a través de un comunicado.

Según las últimas investigaciones clínicas sobre el TEA, uno de los mayores problemas actuales en cuanto al tratamiento es la gran diversidad en cuanto a los síntomas que presenta una persona con TEA, lo que conlleva a una nueva era de la "deconstrucción" al afirmar los clínicos que "no existe el TEA, existen personas con TEA".

Para ello, T-ROOM recrea situaciones del día a día familiar en un entorno virtual. Las sesiones duran media hora; en ellas, a los niños se les estimula visual, auditiva y olfativamente; se les coloca una pulsera para medir su actividad electrodermal --valor de gran interés para el diagnóstico del autismo--, así como unas gafas de Eye Tracking que permiten realizar un seguimiento de la mirada.

Además, se analiza con cámaras y técnicas de Inteligencia Artificial los movimientos corporales del niño y avisa de posibles alteraciones del movimiento (estereotipias), asociadas al Trastorno del Espectro Autista (TEA).

"T-Room surge ante la necesidad de ofrecer a los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y a sus familias una alternativa para reducir el tiempo de diagnóstico y que a su vez sirva como entorno terapéutico de intervención", destaca Mariano Alcañiz, director del Instituto I3B de la UPV.

Contador

Para leer más