Publicado 30/07/2020 15:05:29 +02:00CET

Francis Montesinos repasa en el MuVIM medio siglo de trayectoria marcada por "los colores y la modernidad valenciana"

El diseñador Francis Montesinos repasa medio siglo de carrera dedicada a la moda en la exposición '50 aniversari: València, seda y foc', que se inaugura en el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM).
El diseñador Francis Montesinos repasa medio siglo de carrera dedicada a la moda en la exposición '50 aniversari: València, seda y foc', que se inaugura en el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM). - EUROPA PRESS

   "He tenido la suerte de ser uno de los primeros modernos en una España en la que queríamos cambiar el color", dice el diseñador

   VALÈNCIA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El diseñador Francis Montesinos repasa medio siglo de carrera dedicada a la moda en la exposición '50 aniversari: València, seda y foc', que se inaugura en el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM). La muestra propone un análisis "cronológico y pedagógico" de su trayectoria vital, que recoge influencias de "los colores y la modernidad" que caracterizan a su tierra, València.

   Así se ha destacado en la presentación de la exposición, a la que han asistido Francis Montesinos, el jefe de exposiciones del museo, Amador Griñó, el comisario del proyecto, Jose Vicente Plaza, y la subdirectora del MuVIM, Carmen Ninet.

   La exposición, según ha explicado el propio Montesinos, tiene un recorrido "cronológico y pedagógico". En ella, el diseñador expresa su visión de la moda a través de la pasarela a lo largo de 50 años. Se pueden ver piezas exclusivas desde sus primeras propuestas, su ya lejana presentación en la València bohemia de Casa Vella, en el corazón del barrio del Carmen, hasta sus más recientes desfiles en China o Cuba.

    "Para mí, hablar de moda es hablar de libertad, alegría de mi tierra de sus tradiciones, de sus raíces y de la modernidad", ha señalado el artista, que ha presumido de haber tenido "la suerte de ser uno de los primeros modernos en una España en la que queríamos cambiar el color".

   A lo largo de sus cincuenta años de carrera profesional, el diseñador ha contribuido de manera notable al "elevado prestigio alcanzado por la pasarela española". Montesinos formula una propuesta de identidad que arranca en "la modernidad más radical y que transgrede lo existente hasta ese momento".

   Se caracteriza por su innovador espíritu, el atrevido corte de su piezas, la introducción del color, la modernidad en la moda masculina y los estampados, que han influido a diseñadores de todo el mundo. La transgresión, la ironía y el folclore enlazan su discurso. "La obra de Montesinos es un arte que nace y muere entre seda y fuego, tal como lo hace su tierra, València", según los responsables de la muestra.

   Asimismo, como hijo del pop, Montesinos ha bebido de todas las fuentes vanguardistas y populares. Incluso el 'thrash' ha influido en sus colecciones, como la de Dressater de Berlín Cultural (1988) y la ya mítica Plaza de Toros de las Ventas (1985), con la presentación de su marca personal Made in Spain. Desfiles repletos de cármenes, vírgenes, pilotaris o toreros que expresan y determinan su identidad.

"ESTÉTICA NOVEDOSA"

   Su aportación ha marcado "nuevas pautas artísticas y una estética novedosa" que han influido con una intensidad extraordinaria tanto en la industria como en la cultura de la moda española.

   Montesinos ha agradecido a todos los artistas que le influenciaron y a sus profesores y ha tenido un recuerdo especial para la exministra de Cultura socialista Carmen Alborch. Ha recordado aquellos tiempos en los que "cualquier síntoma de creatividad conllevaba una conquista de libertad".

   En la exposición se puede ver la gran huella que dejó en el modisto lugares como Ibiza o Londres. Montesinos ha recordado su primer viaje a la isla balear con 16 años: "Ibiza estaba llena de colores cuando el resto de España estaba apagada". Además València, Barcelona, Madrid o Berlín son algunos de los lugares que también han marcado su trayectoria, sin olvidar localidades como La Llosa, Llíria o Algemesí.

   La celebración del 500 aniversario de la ciudad de La Habana fue su último destino internacional. Montesinos fue invitado por el gobierno cubano a desfilar en el Museo de Bellas Artes.

   En octubre de 2019 recibió la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana. Actualmente Montesinos está llevando a cabo nuevos proyectos, como un largometraje y un libro autobiográfico, donde se descubrirá más claves de su obra y persona.

"DEL TOUR DE PASARELAS AL TOUR MUSEÍSTICO"

   Según ha indicado el artista, espera que la exposición pase a otros museos, tanto a nivel nacional como internacional. Así, ha indicado que quiere "pasar del tour de pasarelas al tour museístico".

   "Esta exposición va a durar muchos años, le espera un gran recorrido", ha añadido.

   Por su parte, el comisario ha explicado que en total se exhiben unas 140 piezas. El museo se ha visto sorprendido por "la acogida de amigos y conocidos que han llevado trajes, vestidos o telas que habían guardado durante años, algunos incluso que han pasado por tres generaciones". "Cuando empezamos a recoger teníamos casi 800 piezas", ha destacado el especialista, que ha añadido que "muchas de ellas se han tenido que quedar fuera de la exposición".

   Montesinos ha tenido que hacer un gran proceso de elección para ver que piezas se quedaban en las exposición y cuáles volvían a casa. "Me he llevado cajas y cajas de vuelta a mi casa, para mi elegir es muy difícil porque todos son como mis hijos", ha destacado.

NUEVA NORMALIDAD

    Según ha explicado Amador Griñó, para el MuVIM "esta exposición significa la vuelta a la nueva normalidad". "Montesinos ha sufrido mucho por el montaje, pero hay cosas que son superiores a las capacidades que el museo tiene, tenemos una nueva normalidad, unas normas muy restrictivas respecto a los objetos, espacios e itinerarios y hemos tenido que cambiar algunas cosas", ha señalado.

   Griñó ha explicado que por ejemplo, no han podido incorporar los ramos de flores dentro de la exposición, un símbolo para Francis Montesinos que se caracteriza por los estampados. "Los ramos no pueden estar porque los materiales orgánicos en una sala de museo no están permitidos", ha indicado.

   Debido a las restricciones provocadas por la pandemia de la Covid-19, la exposición se podrá visitar hasta final de año, "así los visitantes podrán distribuirse mejor". "Tenemos la esperanza de que en el año nuevo podamos volver a las exposiciones de tres o cuatro meses", ha asegurado Griñó.

   En cuanto a las consecuencias que ha tenido el confinamiento para el artista, Montesinos ha explicado que para él ha sido un parón creativo que le ha venido bien para organizar la exposición. "Yo nunca he conseguido estar en mi casa 15 días seguidos, lo primero que hice fue quitar los relojes así que no tenía hora para nada y podía hacer lo que quería", ha detallado.

Contador