Greta García, restauradora del IVCR+i: "En 13 años de profesión solo he encontrado tres Modigliani auténticos"

Publicado 10/08/2019 12:09:56CET
La Policía de la Generalitat valenciana impide la venta de un Modigliani falso valorado en 50 millones
La Policía de la Generalitat valenciana impide la venta de un Modigliani falso valorado en 50 millonesGVA

   VALÈNCIA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La restauradora de arte moderno y responsable de investigaciones de autentificación en el Instituto valenciano de Conservación, Restauración e Investigación de Bienes Culturales (IVCR+i), Greta García, experta en el pintor y escultor Amedeo Modigliani, ha destacado el trabajo de esta entidad en la actuación de la Policía autonómica para impedir la venta de un cuadro falso de este autor, cuyo precio podría haber alcanzado los 50 millones de euros, y ha detallado que en 13 años de profesión, únicamente ha encontrado tres piezas auténticas del maestro italiano.

   Greta García, cuya tesis doctoral precisamente se centró en 'Metodología científica para la realización de expertizaciones. La técnica pictórica de Amedeo Modigliani' y tiene un máster específico en autentificación de obras de arte, ha explicado, en una entrevista a Europa Press, que en su trayectoria profesional, habrán contactado con ella unas cien personas para preguntarle su opinión sobre supuestas obras que dicen tener del pintor italiano.

   Sin embargo, solo ha encontrado tres auténticas, que haya analizado directamente. El resto han sido falsas. Y le llegan supuestos de todo el mundo, desde Filadelfia, Italia o la misma España. En estos tres autentificados positivamente, se trata de "obras menores", bocetos pintados en cartón que no habían llegado a entrar en catálogos de obras razonadas ni en circuitos de grandes colecciones y de los que se desconocía su existencia.

   Uno pertenece a una colección de una multinacional japonesa, comprado en los años 70; otro de una colección mexicana de los años 30 y el tercero de una española, que adquirió un miembro de la alta sociedad que vivió en Francia y que lo "tenía colgado en la pared de su casa desde hacía 90 años".

RETIRADO DE LA CIRCULACIÓN

   En el caso del falso Modigliani cuya comercialización ha impedido recientemente la Policía autonómica, se trata de una copia del cuadro 'Desnudo de muchacha' que un anticuario tenía intención de vender. Un óleo sobre lienzo de '90x60' centímetros con la firma de Modigliani en el ángulo superior izquierdo y que, tras los trabajos del IVCR+i, los agentes acordaron su retirada de la circulación.

   El IVCR+i, dirigido por Gemma Contreras, tiene un "laboratorio CSI" que colabora desde 2016 con la Unidad de Patrimonio de la Policía Autonómica para estos casos y además, junto con la Dirección General de Seguridad, imparten un postgrado en la Universitat de València --la directora general de Cultura, Carmen Amoraga, apostó por organizar este título-- para formación en emergencias y delitos relacionados con el patrimonio, ha detallado.

   Sobre el recién falso Modigliani, ha explicado que es una práctica habitual de los falsificadores reutilizar cuadros antiguos, decapar y pintar encima "lo que quieren". Precisamente, en este caso, quien compró el cuadro a un anticuario en los años 80, --y que, según ha podido saber Europa Press, lo cambió por un almacén entero de antigüedades--, pensó que era auténtico porque las fibras de la tela analizadas correspondían a la época del pintor.

   Sin embargo, al intentar venderlo 35 años después, y con un estudio más completo en el IVCR+i, se ha comprobado que efectivamente se había usado un lienzo de hace cien años pero, por la fluorescencia obtenida, el barniz tenía alrededor de 35. "Pensé tiene entre 35 y 40 años y lo clavé", ha explicado la especialista, que ha subrayado que en 1981 hubo retrospectiva de Modigliani en París que supuso un "antes y un después". "A partir de ahí se puso de moda y se le considera único", ha recalcado.

   Además, se ha comprobado que muchos de los componentes químicos de los pigmentos empleados en esa obra no se correspondían con la época en la que vivió el pintor, puesto que comenzaron a industrializarse tiempo después de su muerte, ocurrida en 1920. Con la intervención policial y la retirada del cuadro, la Policía ha evitado una "rueda" con esta falsificación.

DEMANDA DE AUTENTIFICACIONES

   García ha explicado que el Instituto dispone desde 2016 un departamento para hacer un estudio de materiales de las obras de arte para coleccionistas que quieren saber lo que tienen, para lo que utilizan diversas técnicas de análisis, según la solicitud, y siempre cobrando la tarifa estipulada, mientras que con la Policía se trata de una colaboración que, a la larga, trata de evitar que obras falsas que están en colecciones privadas puedan acabar en museos o centros públicos.

   Aunque las autentificaciones en arte han estado siempre tradicionalmente en manos de los historiadores, la ciencia ha entrado en este campo con técnicas de imagen, fotografía ultravioleta, TAC, radiografías o análisis de materiales usados con microscópicos ópticos. Y cada vez más la sociedad y las casas de subastas son conscientes de que las falsificaciones no se detectan "solo por el ojo del experto".

   Esto ha hecho que la unidad tenga una demanda creciente de particulares que no saben a dónde acudir para obtener información de sus propiedades. "Nunca les decimos si es auténtica o no, porque no tenemos la autoridad legal pero encaminamos al propietario hacia dónde puede ir", precisa.

   Como ejemplo, cita que hace dos semanas analizaron una tabla holandesa atribuida a Rembrandt que, tras el estudio material y el análisis de la fibra de madera, entre otros, se determinó que no podía ser porque era del siglo XIX. En este caso, si los análisis descartan por datación que sea de un pintor determinado, sí que pueden concluir que no corresponde al artista.

   Y en este supuesto concreto, comprobaron que era de un pintor "menor", puesto que hallaron una firma cubierta de barnices oxidados y se pusieron en contacto con un museo de Alemania, país de procedencia del autor.

   "Todas las semanas me llega personalmente por internet una consulta de cualquier parte del mundo, a las que explico que por una foto no voy a dar una opinión y que tengo un método de identificación material. La mayoría de veces quieren que les diga esa opinión por intentar o no comprarla o meterse en el negocio y yo a eso no contesto", advierte. E ironiza: "Nadie tiene un cuadro menor".

Contador

Para leer más