El Incliva estudia nuevos mecanismos que mejorarán la selección para pacientes de ensayos clínicos oncológicos

La obesidad femenina y su relación con el cáncer de mama
ISTOCK - Archivo
Publicado 10/06/2019 15:40:16CET

VALÈNCIA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Incliva estudia nuevos mecanismos que mejorarán la selección para pacientes de ensayos clínicos oncológicos, en el marco del primer proyecto financiado por la fundación Fero en la Comunitat Valenciana. A través de estos sistemas, será más fácil identificar y elegir a las personas adecuadas para recibir un tratamiento experimental dentro de un ensayo clínico.

Se trata de un proyecto del área de Investigación Oncológica del Instituto de Investigación del Hospital Clínico, (Incliva), cuyas investigadoras principales son María Desamparados Roda y Sheila Zúñiga, que ha sido financiado por la fundación Fero de la mano de la Fundación Valenciana para la Promoción de Acciones Solidarias, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Fero es una fundación privada dedicada a impulsar la investigación contra el cáncer que fundada en 2001 por el doctor José Baselga. El proyecto, titulado 'La medicina de precisión en oncología: desarrollo de nuevas aproximaciones tecnológicas para la sección de tratamientos personalizados en Inmunoterapia', tiene como principal objetivo "implementar, desarrollar, testar y validar diferentes protocolos de trabajo para mejorar la selección de individuos candidatos a terapia en ensayos clínicos Fase I".

Gracias a los resultados obtenidos con esta investigación, que utilizará la implementación del análisis de la información genética (ADN) de cada individuo a través de tecnología de secuenciación masiva (NGS) y otras plataformas de alto rendimiento (Nanostring y PCR digital), será "más fácil identificar y elegir a los candidatos adecuados para recibir un tratamiento experimental enmarcado dentro de un ensayo clínico".

"Inicialmente, el proyecto se centrará en la monitorización de muestras de sangre mediante biopsia líquida, y se analizará la respuesta a fármacos diana. Su rendimiento se comparará con el de muestras de tejido parafinado o fresco, y se estudiará con detalle la presencia de subclones tumorales que puedan indicar enfermedad residual, recurrencia, recaída y resistencia al tratamiento", según ha explicado la doctora María Desamparados Roda.

En una segunda fase, se buscarán nuevos biomarcadores "para predecir el beneficio de la inmunoterapia en pacientes diagnosticados de cáncer avanzado", ha detallado la investigadora.

ONCOLOGÍA DE PRECISIÓN Y BIOINFORMÁTICA

"La medicina de precisión en oncología plantea un nuevo abordaje multidisciplinar con el que, a través del estudio de una serie de biomarcadores moleculares en cada individuo, es posible personalizar el tratamiento más adecuado para cada paciente. Esto permite maximizar su efectividad y minimizar sus posibles efectos adversos" ha explicado Andrés Cervantes, director científico de Incliva, catedrático de la Universitat de València, jefe de Servicio de Oncología Médica en el Clínico y director de la Unidad de Ensayos Oncológicos Fase I de Incliva.

Los ensayos clínicos fase I, en los que se prueba por primera vez la eficacia de un medicamento en humanos, se consideran un "paso crítico" en el desarrollo de nuevos fármacos oncológicos porque permiten trasladar la investigación del laboratorio a la práctica clínica diaria.

Durante los últimos años se ha producido una revolución en el ámbito de la inmunología por el aumento del número de dianas anticancerosas conocidas para el diseño de nuevos fármacos. La explosión biotecnológica y química ha contribuido a desarrollar nuevos agentes con un potencial "extraordinario".

Sin embargo, la tasa de fracaso de los nuevos fármacos sigue siendo "alta" y esto ha impulsado la búsqueda de nuevos biomarcadores mediante el estudio genético de los pacientes. Este tipo de estudios genera un gran volumen de información que precisa de la figura del bioinformático como experto en el análisis de estos datos. El desarrollo de nuevas metodologías de análisis bioinformático son "clave" para la mejora de la búsqueda de nuevos marcadores terapéuticos en un contexto de Medicina de Precisión.

BENEFICIOS "INMEDIATOS"

"Por todo ello, se considera que esta investigación tiene un alto potencial innovador y una alta posibilidad de transferencia tecnológica de sus resultados", ha informado Sheila Zuñiga. "Los beneficios para los pacientes serán inmediatos, ya que se mejorará la efectividad de los fármacos diana y se minimizará su toxicidad", ha puntualizado María Desamparados Roda.

Andrés Cervantes ha añadido que, además, "también tiene un impacto positivo en la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario, ya que se estima que los ensayos clínicos oncológicos realizados en Incliva han permitido ahorrar a la sanidad pública más de 20 millones de euros entre 2008 y 2017".

El equipo que llevará a cabo este proyecto está formado por profesionales experimentados y con un marcado carácter multidisciplinar que incluye investigadores básicos (bioquímicos, biólogos), analistas de datos (bioinformáticos, bioestadísticos), personal de enfermería y médicos asistenciales (oncólogos).

Contador