Un interno de la prisión de Albocàsser parte un palo de escoba en la cabeza de un funcionario e intenta apuñalarle

Actualizado 31/08/2019 15:24:28 CET
Centro Penitenciario Albocàsser
Centro Penitenciario Albocàsser - INSTITUCIONES PENITENCIARIAS - Archivo

Acaip denuncia carencias de plantilla que obligan a que los internos tomen su medicación "sin control y se coloquen"

CASTELLÓ, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un interno del centro penitenciario de Albocàsser (Castellón) presuntamente ha agredido a un funcionario, le ha golpeado en la cabeza con una escoba hasta el punto de partir el palo y ha tratado de apuñalarle con trozos de madera del mismo, para después al parecer atrincherarse en su módulo junto a otro recluso y animar al resto de internos a rebelarse contra los trabajadores.

Así lo ha denunciado la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), que en un comunicado ha criticado que en el módulo donde se produjeron los hechos, "uno de los más conflictivos" y que alberga a 56 internos, "solo había en ese momento dos funcionarios, una cifra muy escasa dado el grado de peligrosidad del módulo". Por su parte, Instituciones Penitenciarias ha confirmado la agresión pero ha puntualizado que se trata de un módulo ordinario y no de primer grado, al tiempo que ha afirmado que había dos funcionarios en patio y dos en cabina.

Los hechos ocurrieron este viernes en el módulo 3 sobre las 18 horas, según detalla el sindicato, que ha relatado que uno de los internos, en un "ataque de ira desmedido y por sorpresa", atacó a uno de los funcionarios por la espalda y le golpeó con un palo de escoba en la cabeza, con tal fuerza que el palo se partió.

A continuación, el interno supuestamente empleó uno de los trozos afilados del palo para intenta apuñalar sin éxito al funcionario. Los trabajadores allí destinados requirieron la presencia de más compañeros dada la gravedad de la situación.

El interno y otro de sus compañeros, según Acaip, se atrincheraron en el patio del módulo y comenzaron a amenazar a los funcionarios allí presentes con matarlos y a tirarles objetos. Al parecer, alentaron al resto de internos a secundar el acto de rebelión y se creó, según Acaip, "una situación de máxima gravedad dado que podría derivarse en un motín".

Más de 15 funcionarios tuvieron que presentarse en el módulo y entre todos lograron controlar la situación y aislar a los dos internos. El trabajador agredido tuvo que ser trasladado al hospital con "lesiones de diversa consideración", ha indicado el sindicato. Según fuentes penitenciarias, el trabajador no requirió hospitalización y se encuentra en buen estado.

Por su parte, desde Instituciones Penitenciarias han confirmado la agresión, han lamentado lo sucedido y han aplaudido la actuación "impecable" de los funcionarios, que aislaron a los reclusos que protagonizaron el incidente y confinaron al resto a sus celdas por precaución. Además, han asegurado que no hubo ningún intento de motín y que el resto de internos no secundó los hechos.

TOMAN MEDICACIÓN "SIN CONTROL"

ACAIP ha insistido en la "gran conflictividad" de esta prisión debido al "elevado número de internos y módulos conflictivos". Ha advertido que es "una de las cárceles donde más incidentes se registran del territorio nacional".

Además, ha denunciado que "los internos reciben la medicación para tres días en una sola vez, debido a la falta de personal sanitario", por lo que la toman "sin control" y "se colocan con ella", lo que les provoca "gran excitación y agresividad que se traduce en situaciones violentas contra los funcionarios".

En este contexto, ACAIP ha censurado la "nefasta gestión de la administración ante las agresiones a los trabajadores penitenciarios", que "cada día son más frecuentes". "Tanto la dirección del centro, como la administración central están más preocupados en ocultar la realidad de las prisiones que de la seguridad e integridad física y psicológica de sus trabajadores", ha lamentado.

El sindicato ha aseverado que los trabajadores "viven en una continua situación inseguridad y que muy probablemente algún día acabará en tragedia si no se toman las medidas necesarias".

"Cada una de las agresiones que se producen debería caer como una losa en las conciencias de los dirigentes políticos y los mandos de cada una de las prisiones, porque son ellos los responsables de no poner solución", ha apostillado, al tiempo que ha criticado que "estos se muestran impasibles desde sus despachos donde saben que a ellos no les van a agredir".