Isabel-Clara Simó: "La cultura nos salvará" y "lo reaccionario es pensar que no vale la pena luchar"

Actualizado 27/03/2012 16:24:48 CET
EUROPA PRESS

La autora alcoyana se adentra en el sórdido mundo del tráfico de menores en 'Un tros de cel'

VALENCIA, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

La escritora Isabel-Clara Simó (Alcoi, Alicante, 1943) se ha mostrado convencida de que, a pesar de que la realidad es en muchas ocasiones "sórdida", "siempre hay caminos para libertad" y ha considerado que "lo reaccionario es pensar que no vale la pena luchar por las cosas". En este sentido, ha subrayado la importancia de la educación y ha sentenciado: "la cultura nos salvará".

La autora se ha expresado en estos términos en la rueda de prensa que ha ofrecido en Valencia para presentar su nueva novela, 'Un tros de cel' (Bromera), en la que se atreve a adentrarse en el "literalmente repugnante" mundo de la prostitución y del abuso a menores de la mano del personaje de Wing, una niña china vendida como esclava.

La novelista ha explicado que le interesaba hablar del drama que viven los niños y que tenía dos vías, la pederastia o la prostitución infantil, y que, finalmente, se decidió por esta última. A pesar de que la historia contiene momentos de gran dureza, el mensaje final emana cierto optimismo.

"Los finales felices son poco literarios y normalmente no los utilizo pero aquí me hacía mucha falta porque lo que quería decir es que siempre hay caminos", ha explicado Isabel-Clara Simó, que se ha preguntado "qué es lo que piensan que es el ser humano esos fatalistas que dicen que no hay solución".

Para la escritora, la esperanza pasa por la formación. En este punto, ha aludido al hecho de que, a pesar del alto desempleo juvenil en España, el paro entre universitarios es menor, lo que constata que "la cultura continúa siendo el ascensor social más potente", mientras que la incultura es "el arma de los tiranos". "La cultura es la que nos salvará, aunque a veces nos lleve al suicidio", ha ironizado la autora, que ha recordado que pertenece a "la generación de la angustia existencial".

La alcoyana --que se ha definido como "una independentista y una feminista con muchas ganas de dejar de serlo"-- ha afirmado que "en la prostitución el hombre tiene un mal papel", por lo que ha mostrado su confianza en que los jóvenes "escapen de brutalidades como pagar por hacer el amor o convertirse ellos mismos en prostitutos".

La autora ha querido aclarar que en esta novela no se habla de prostitución ejercida voluntariamente por un adulto que, aunque se equivoque, toma una decisión, sino de "una persona de 8 años que es comprada, maltratada y golpeada". Asimismo, ha insistido en que erradicar este fenómeno es posible y ha criticado que "se oculte solo cuando viene un Papa o se intente justificar diciendo que es el oficio más viejo del mundo".

"La prostitución no es imprescindible, lo es cuando educamos a los ciudadanos diciendo que el hombre tiene necesidades irreprimibles y que la mujer no necesita nada. Es tan profundamente reaccionario que da angustia", ha rechazado.

"MALA CONCIENCIA"

A la autora se le ha preguntado también si la decisión de ambientar la novela en Valencia está relacionada con la presencia últimamente en las noticias de la Comunitat, a lo que ha contestado entre risas que la ciudad "ya no vende" entre los editores. La verdad, ha apuntado, es que la elección es resultado de su "mala conciencia", ya que se siente "una valenciana que vive en el Principado" y que viene poco a su tierra. "Prostitución hay en Valencia, en Barcelona y en todas las ciudades", ha apostillado.

En la presentación del libro, que sale a la venta con una tirada inicial de 5.000 ejemplares, ha acompañado a Isabel Clara-Simó el director de Publicaciones de Bromera, Joan Carles Girbés, que ha destacado que la publicación de una obra de esta autora es "una buena noticia" en un momento en el que "las ventas de los libros han bajado" y hay "consecuencias" por el impago por parte de la Generalitat del bonolibro a las librerías, que tienen dificultades para adquirir volúmenes con los que reponer su oferta.

Igualmente, ha señalado que "el mercado editorial en lengua catalana, especialmente en el País Valenciano, necesita estos alicientes".