Publicado 27/05/2021 15:26CET

Julian Opie atrapa "el espíritu del movimiento" en una exposición con esculturas monumentales e inéditas en València

LA FUNDACIÓN HORTENSA HERRERO PRESENTA LA EXPOSICIÓN DE JULIAN OPIE EN VALÈNCIA.
LA FUNDACIÓN HORTENSA HERRERO PRESENTA LA EXPOSICIÓN DE JULIAN OPIE EN VALÈNCIA. - ROBER SOLSONA/EUROPA PRESS

   VALÈNCIA, 27 May. (EUROPA PRESS) -

   El artista Julian Opie (Londres, 1958) atrapa "el espíritu del movimiento" y "el flujo de la humanidad" en la serie de esculturas monumentales --entre las que destacan dos piezas de acero de doce metros de altura y seis toneladas de peso nunca vistas hasta ahora-- que exhibe en València.

   La exposición, que se podrá disfrutar desde este jueves y hasta el próximo 19 de septiembre, ha sido presentada en rueda de prensa, además de por el propio creador, por la mecenas Hortensia Herrero, presidenta de la fundación que lleva su nombre y que impulsa la muestra; la rectora de la Universitat de València, Mavi Mestre; la vicerrectora de Cultura y Deporte, Ester Alba; el comisario del proyecto, Javier Molins.

   La selección, que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento y la Universitat de València, reúne dieciséis obras instaladas entre la plaza del Colegio del Patriarca y el Centre Cultural La Nau. De este modo, la propuesta traspasa los márgenes habituales de un museo para tomar las calles del centro de València y propone a los ciudadanos y visitantes un recorrido por la obra de uno de los artistas contemporáneos de mayor proyección internacional.

   Para la ocasión, Julian Opie ha creado dos grandes esculturas de acero de doce metros de altura y seis toneladas de peso --las de mayor tamaño de las que ha realizado-- que se alzan sobre la plaza del Colegio del Patriarca y cambiarán durante unos meses el paisaje de la ciudad.

   Julian Opie ha explicado que esta exposición se gestó "hace un año en Lisboa", cuando Hortensia Herrero le propuso traer su obra a la ciudad del Turia. "Muchas veces me proponen organizar retrospectivas, pero prefiero hacer exposiciones ex profeso para el espacio. Es el caso de esta muestra para la que he creado nuevas figuras, como las de la plaza del Patriarca, las más grandes hasta la fecha", ha resaltado sobre las esculturas monumentales que ocupan la explanada. "Es un riesgo crear obras para cada lugar, pero lo asumo", ha aseverado.

   La figura humana es la protagonista absoluta de la muestra, ya que los trabajos captan a personas en movimiento, caminando por la ciudad, solas o en medio de una multitud; paseando, corriendo para coger un tren o esperando en la plaza con los brazos cruzados. "He contado un total de 47 personas retratadas en las esculturas. Muchas veces son gente que conozco; otras veces son personas anónimas", señala.

   Junto a las figuras monumentales, en la plaza se muestra un grupo escultórico de cuatro caminantes de más de dos metros cuyo origen son fotografías que Opie toma de personas que circulan por la calle. "Estas piezas parecen, más que esculturas, dibujos en tres dimensiones. Y es que toda la obra del creador británico tiene su origen en el dibujo, el primer pensamiento visual de todo artista", detalla, por su parte, el comisario de la exposición, Javier Molins.

   El paseo continúa en el claustro de La Nau con unas figuras que dialogan con la estatua de Luis Vives. Opie ha bromeado al agradecer al humanista que haya aceptado "compartir espacio" con sus creaciones.

   Ya en la Sala Acadèmia del centro cultural, el espectador podrá contemplar dos cajas de luz, dos cubos con más caminantes y las conocidas animaciones en pantallas de LED de Julian Opie, visiones de multitudes anónimas en sus quehaceres diarios en las grandes urbes. Estas piezas, con el mismo estilo de los frisos del arte antiguo de Egipto, muestran personajes con los rasgos faciales escamoteados, enlazados por las sempiternas líneas negras con que Opie sujeta a sus personajes.

"MIRAR AL MUNDO SIN JUZGAR"

   Opie ha comentado a los periodistas que cuando trabaja "mira al mundo sin realizar juicios". "Yo reflejo lo que veo, retrato a cualquiera que pase por la calle, no tengo un estereotipo de si las personas están felices o no, tiene problemas o no. Es solo el flujo de la humanidad".

   Al artista también se le ha preguntado por su opinión por los cambios de movilidad en las ciudades y el aumento de las zonas peatonales. Ha dicho entre risas que está contento de no ser "el jefe" y no tener que decidir, pero, en cualquier caso y pese a tener dos coches de hecho, es partidario de que haya más lugar en las urbes para andar o montar en bici.

   Aquí ha reflexionado sobre el hecho de que, tal y como muestra la antropología, el cuerpo humano está "diseñado para caminar". "Somos uno de los mejores caminantes y corredores en el mundo y este proceso del movimiento del cuerpo es la mejor manera de dibujar".

   Finalmente, sobre los efectos del confinamiento en su rutina, ha afirmado que ha cambiado algunos aspectos de su proceso de trabajo. Por ejemplo, se ha fijado más en la arquitectura y ha utilizado Google Earth para 'visitar' algunos ciudades cuando ha sido imposible viajar. Resulta, ha confesado, algo "decepcionante" porque le gusta "el contacto con la realidad", pero, a la vez, le ha proporcionado algunos elementos interesantes, "una nueva manera de mirar el mundo".

   Por su parte, en su intervención, Hortensia Herrero ha resaltado que es "muy gratificante para la Fundación poder acercar el arte de Julian Opie, uno de los mejores artistas del mundo, a los valencianos" y es más importante aún "en mayo de 2021", después de lo que se ha pasado con la pandemia.

   En este punto, ha subrayado que durante el año la entidad "no ha estado parada", sino que ha cambiado "el ritmo de las actividades", sustituyendo algunas de sus actividades tradicionales, como la Gala de la Danza, por reparto de un millón de mascarillas "cuando no había mascarillas". Asimismo, ha recordado que las obras del futuro centro de arte contemporáneo en la calle del Mar están cogiendo "velocidad de crucero" --"bueno, creo que aún falta un permiso", ha apostillado-- y ya se ha aprobado el proyecto de licencias para la restauración de los Santos Juanes.

   Sobre la elección de La Nau para albergar parte de la exposición, la presidenta de la Fundación Hortensia Herrero ha explicado que se debe también "al cariño especial" que le tiene a este edificio donde pasó dos años de mi juventud estudiando Económicas y donde se hizo novia de su marido, el presidente de Mercadona, Juan Roig, quien también ha asistido al acto de presentación.

   Por su parte, la rectora, Mavi Mestre, ha destacado la "vocación internacional" de la Universitat de València que está presente "en las aulas y también en el claustro, con la estatua de Luis Vives, en recuerdo a estudiantes como Hortensia Herrero y Juan Roig, doctor Honoris Causa como economista". Sobre la colaboración con la Fundación Hortensia Herrero ha señalado que "será una fructífera relación entre ambas instituciones para promover la cultura y la cultura del esfuerzo".

Contador

Para leer más