Un juzgado de Requena abre una causa por el crimen en la residencia de Chiva

Archivo - Una agente de la Guardia Civil en tareas de investigación
Archivo - Una agente de la Guardia Civil en tareas de investigación - GUARDIA CIVIL - Archivo
Publicado: miércoles, 29 mayo 2024 14:18

VALÈNCIA, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Requena (Valencia), en funciones de guardia, ha abierto una causa por el crimen de una anciana de 96 años supuestamente a manos de otra usuaria en una residencia de la tercera edad ubicada en la localidad valenciana de Chiva.

El procedimiento se ha abierto a raíz del fallecimiento de la anciana para la práctica de la autopsia y otras diligencias encaminadas al esclarecimiento de los hechos, según han confirmado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El suceso tuvo lugar ayer cuando, según ha informado la Guardia Civil, una anciana de 92 años supuestamente asfixió a su compañera de habitación, de 96, por causas que no han trascendido.

La Guardia Civil está investigando las causas del homicidio y ha destacado la vulnerabilidad de la víctima, tanto por su avanzada edad como por el momento en el que se produjeron los hechos.

Fueron responsables de la residencia pública las que alertaron a los agentes del fallecimiento de la residente en extrañas circunstancias. Una empleada avisó del suceso tras percatarse de que una interna estaba sin vida cuando entró en la habitación para prepararles la medicación.

Según han explicado a Europa Press fuentes judiciales, la edad no es un impedimiento para entrar en prisión aunque sí las circunstancias relativas a su salud mental. Así, en este tipo de casos lo normal es que la considerada presunta autora sea examinada por un médico forense para determinar si padece algún tipo de problema mental o trastorno.

Puede darse la circunstancia de que ya tuviera un diagnóstico médico que se podría aportar al procedimiento. Según ha avanzado Levante-EMV, la anciana de 92 años podría sufrir una demencia senil.

En el caso en el que la mujer fuera considerada una persona capaz podría ser detenida e ingresar en prisión preventiva a la espera de juicio para asumir su responsabilidad penal y civil.

Si, por el contrario, el médico forense determinara que la mujer no está en condiciones de acudir a ningún juicio, se archivaría el procedimiento penal y se adoptarían, en su caso, medidas civiles.

En el caso de presentar algún trastorno pero sin llegar a invalidar de forma completa su capacidad, se le podría aplicar alguna medida como seguir con el internamiento en residencia o algún tipo de control en el centro a la espera de concluir con la investigación y de celebrar el juicio.

Sería durante la vista cuando la mujer --a través de su representante legal-- podría alegar la eximente completa o incompleta por enfermedad y evitar el internamiento en centro penitenciario. No obstante, no se le eximiría de algún tratamiento y de la responsabilidad civil.

Leer más acerca de: