Actualizado 06/01/2016 17:09 CET

Lista de deseos para el futuro ministro de Cultura

Museo de Bellas Artes  San Pío V de Valencia
FACEBOOK MUSEO BBAA

   VALENCIA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Más autonomía para el Museo de Bellas Artes San Pío V --con la fórmula del consorcio como mecanismo "más probable"-- y la concesión de ayudas para la producción audiovisual son dos de las principales reivindicaciones que la Conselleria de Cultura de la Generalitat valenciana tiene en su agenda para trasladar al futuro ministro de Cultura, "sea quien sea".

   Así lo ha subrayado el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, quien ha comentado, en una entrevista concedida a Europa Press, algunas de las peticiones más destacadas de este departamento para el Gobierno central.

   Respecto al Museo de Bellas Artes --de titularidad estatal y gestión autonómica-- ha sostenido que "uno de sus problemas es la falta de autonomía, tanto jurídica como económica y de gestión". "Un museo como este precisa una autonomía organizativa, no puede ser el IVAM porque este tiene una ley especial de la Generalitat, pero sí puede tener una personalidad propia y que la dirección sea autónoma del poder político", ha agregado.

   En el marco de este debate --que se abrió en la reunión del pleno del patronato celebrado el 22 de diciembre, ha recordado-- la Generalitat prepara una propuesta, con el soporte de los técnicos y la Abogacía y que se debatirá con el sector, parta presentarla al Ministerio.

CONSORCIO A TRES BANDAS

   La opción jurídica "más fácil" es la de un consorcio a tres bandas, en el que participarían los ejecutivos central y valenciano y la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. "Nosotros tenemos la experiencia del Consorcio de Museos, que ha funcionado bien", ha dicho Girona.

   Si se consigue este "status propio" para la pinacoteca, se solucionan los "problemas graves de infraestructuras" en los que se está trabajando y se culmina el proyecto museológico, "en un año y medio o dos estaremos relanzando la actividad del San Pío para que sea uno de los más importantes del Estado español", ha augurado.

   Asimismo, Girona ha abogado por conseguir "la presencia de valencianos en algunas de las comisiones que tienen que ver con al gestión de las políticas culturales del Estado, para hacer efectiva una territorialización de las inversiones y, sobre todo, de las ayudas estatales".

   Ha puesto como ejemplo las subvenciones del audiovisual: "Hace casi tres años que ninguna película valenciana recibe ayuda, mientras que Cataluña, País Vasco o Andalucía están percibiendo ayudas importantísimas".

   En la misma línea, ha incidido en el soporte económico que brinda el Estado a centros operísticos de Madrid, Barcelona, Sevilla o Bilbao y la cantidad "ínfima" que reserva al Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, pese a la población valenciana, lo que esta autonomía representa en el PIB y el propio programa de ópera del coliseo. "Y eso pasa en todos los espacios culturales, también en el IVAM", ha lamentado.