Publicado 13/04/2020 19:27:15 +02:00CET

Metrovalencia y TRAM instalan dispensadores de hidrogel en las principales estaciones

Dispensador de hidrogel
Dispensador de hidrogel - GVA

ALICANTE, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat instalará dispensadores de hidrogel alcohólico en las principales estaciones de Metrovalencia y TRAM d'Alacant, a partir de primera hora de este martes, para reforzar la protección de los viajeros que se desplacen a sus centros de trabajo a través de la red de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV). EN las líneas del TRAM de Castelló habrá dispensadores en el interior de los autobuses.

La Conselleria de Movilidad ha adoptado esta decisión siguiendo las indicaciones sanitarias de mantener una correcta higiene de manos, con la finalidad de favorecer la prevención y frenar la expansión del coronavirus.

Esta medida se suma al reparto de mascarillas previsto por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y voluntariado de Protección Civil, también a partir de este martes, en las principales estaciones de la red en València y Alicante. Se trata de un reparto en el que FGV presta su "total colaboración".

Desde la declaración del estado de alarma, Ferrocarrils recomienda evitar el uso del transporte público y solo hacerlo si es estrictamente necesario. También desaconseja utilizar el transporte público si se pertenece a un grupo de riesgo, como mayores o enfermos crónicos, no viajar si se ha sido diagnosticado de coronavirus o se presenta síntomas compatibles con la enfermedad.

Otra de las peticiones es que cuando los usuarios estén situados en el andén, a la espera de la llegada del tren o tranvía, traten de ocupar los espacios vacíos en toda su longitud para mantener la máxima separación con otras personas.

En el interior de trenes y tranvías, los viajeros tienen que distribuirse por los espacios vacíos en toda la longitud de la unidad, mantener la distancia de seguridad con otras personas y dejar libre el acceso de maquinistas a las cabinas.

También se recomienda evitar, en la medida de lo posible, sentarse frente a otro viajero, no ocupar el pasillo central para permitir el libre desplazamiento interior para subir o bajar y, pese a que los vehículos e instalaciones de FGV se desinfectan regularmente, lavarse las manos después de utilizar el servicio.