Nuevos despidos en Lladró que afectarán a 19 trabajadoras del área de producción

Sede de Lladró
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 08/01/2019 14:19:55CET

VALÈNCIA, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

La emblemática empresa de porcelana Lladró --comprada en enero de 2017 por el fondo inversor PHI Industrial-- ha comunicado el despido a 19 trabajadoras del área de producción de Porcelanas, en medio del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) todavía vigente, que afecta a 270 empleados desde el pasado mes de octubre y hasta 2020.

Ahora se trata de despidos objetivos e individuales, puesto que estas 19 trabajadoras no alcanzan el 10% de la plantilla, el mínimo exigido para abrir un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). En estos momentos la plantilla suma unos 200 empleados, con lo que estos despidos la dejarán en unas 180.

Así lo han explicado fuentes sindicales a Europa Press, quienes han apuntado que la compañía ha ofrecido a estas trabajadoras la indemnización mínima que marca la ley de 20 días por año trabajado, además de un "complemento especial" hasta un máximo de 24 meses, "en función de las características" de cada una.

En principio las afectadas serían las trabajadoras de más edad pero todavía hay que estudiar el perfil y las edades de cada una de ellas. Así, este complemento económico vendría a ser un "acompañamiento" de la empresa en el tiempo que les faltaría hasta alcanzar la edad de jubilación.

Estos despidos son un paso más en la línea de ajustes emprendidos por la compañía para hacer frente al "exceso de producción por la caída de ventas", han recordado desde los sindicatos.

En la actualidad, Lladró se encuentra inmersa en un ERTE que afecta a 270 trabajadores y se aplicará durante 123 días, en un período de 18 meses, desde el pasado 19 de octubre hasta marzo de 2020.

Tras finalizar el sin acuerdo el período de consultas de los ERTES planteados en las tres empresas del grupo --PORSA, ARTE y DAISA--, el pasado 2 de octubre, Lladró decidió reducir la suspensión de los contratos en cinco días laborables, hasta dejar el período de aplicación en 123 días. Esto supone la reducción del 30% de la jornada, pero al parecer "no bastaba", han señalado las fuentes sindicales.

La compañía justificaba la necesidad de llevar adelante esta "flexibilización temporal de la producción" para "lograr el progreso necesario que lleve al crecimiento de las ventas" y apuntaba en un comunicado que "causas económicas y productivas" hacían "imprescindible" la medida para "no incrementar los niveles de stock y acompasar la oferta a la demanda".

No obstante, aseguraba entonces que estos "ajustes" irían "de la mano de la inversión en creatividad, marketing, apertura de nuevos canales y desarrollo de nuevas líneas de producto con clara apuesta por la diversificación".

El objetivo, subrayaba el comunicado, es "continuar apostando por un proyecto empresarial que contribuye significativamente a la economía" y en el que participan más de 600 empleados, "por una firma que preserva el trabajo artesanal y la tradición sin renunciar a la vanguardia, garante imprescindible de sostenibilidad y crecimiento".

Contador