Operan "con éxito" a una leona marina que había sufrido una grave fractura maxilar y se recupera en el Oceanogràfic

CLÍNICOS DEL HOSPITAL VETERINARIO DE LA UCV Y DEL OCEANOGRÀFIC OPERAN CON ÉXITO UNA LEONA MARINA
OCEANOGRÀFIC
Publicado 13/05/2019 15:20:01CET

VALÈNCIA, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Clínicos del Hospital Veterinario de la Universidad Católica de Valencia (UCV) y del Oceanogràfic de València han operado a una hembra de león marino que había sufrido una grave fractura maxilar pero que, días después de la intervención, se encuentra recuperada y puede volver a comer por sí sola.

La cirugía ha sido compleja desde el punto de vista de la técnica quirúrgica, y del manejo y mantenimiento anestésico, pero ha concluido con éxito, según ha informado el acuario valenciano en un comunicado.

La operación tuvo lugar el pasado 5 de marzo en las instalaciones del acuario y se desarrolló durante dos horas con un resultado satisfactorio, hasta el punto de que el animal está "prácticamente recuperado" en la actualidad.

El responsable del Servicio de Cirugía del Hospital Veterinario de la UCV, Iván Serra, ha especificado que "tras la realización del TAC y para evitar lesiones en zona la cutánea, se decidió llevar a cabo un 'abordaje' oral y colocar una placa de titanio en la zona rostral de la maxila, elevando la mucosa gingival y cubriendo la placa bajo del tejido para que no estuviera expuesta".

Para Serra, la intervención fue "compleja desde el punto de vista técnico por las condiciones anatómicas que tiene este animal con un escaso espacio para colocar los implantes, una abertura de la boca menor de lo normal, el alto riesgo de contaminación y porque se trata de un tipo de paciente que habitualmente no se interviene con lo que su pronóstico era mucho más difícil de prever".

"Igualmente, la labor de los servicios de Anestesia de la UCV y del Oceanogràfic tuvieron una tarea muy compleja, pues el manejo y mantenimiento anestésico de estos pacientes supone un gran reto y es fundamental para que nosotros podamos hacer nuestro trabajo correctamente y el animal pueda sobrevivir a estas intervenciones", ha añadido.

Con todo esto, los veterinarios de la UCV han afirmado que "el resultado de la cirugía fue satisfactorio logrando una oclusión perfecta, es decir una correcta apertura y cierre de la boca, objetivo principal que persigue este tipo de operaciones en fracturas de hueso maxilar y mandíbula".

UN TIPO DE PACIENTE "PECULIAR"

Por otro lado, Serra ha hecho hincapié en la peculiaridad de este tipo de pacientes "que no se pueden evaluar continuamente y con los que no puedes prever si requerirán una retirada de implantes" y ha subrayado que "por ello lo que se pretende es no tener que volver a reintervenir la zona".

En lo que se refiere a la recuperación, el cirujano de la UCV ha indicado que "el periodo inicial ha sido lento como era de esperar, tanto desde el punto de vista de recuperación anestésica como funcional; a partir del cuarto día empezó a comer y en torno al octavo día ya pudo volver al agua con el resto de compañeros".

Además del doctor Serra, han participado los miembros del equipo quirúrgico, Iván Serra y Fernando Reina, de anestesia, Sarah Boveri, y de animales exóticos, Laura Vilalta del Hospital Veterinario del UCV y los veterinarios del Oceanogràfic, Carlos Barros, Carlos Rojo, Mónica Valls y Mª Teresa Álvaro.

ANESTESIA "COMPLICADA"

Por su parte, la jefa del servicio departamento de Veterinaria del Oceanogràfic, María Teresa Álvaro, ha precisado que "la anestesia en general de los mamíferos marinos suele ser bastante complicada por la adaptación al buceo, con lo cual era un punto importante para controlar", algo que también se llevó a cabo con éxito".

Después de las dos horas de operación, Álvaro ha explicado que "la recuperación fue complicada y larga". "Tardó más de lo habitual en despertarse, posiblemente por el tiempo de cirugía y el gran tamaño del animal. Pero a las 24 horas de la cirugía, se encontraba despierta y pudo ser trasladada a su instalación", ha detallado.

RECUPERACIÓN

En un primer momento, se mantuvo fuera del agua aproximadamente una semana para asegurar una correcta recuperación de la herida y hasta que comió por si sola. Tardó en comer cuatro días, "fue lo más complicado porque no se le podía administrar el tratamiento de forma oral, sino que tuvo que ser parenteral, y había que administrar fluidos, pero finalmente, cuando empezó a comer, la recuperación se aceleró muchísimo", ha explicado.

Actualmente, la leona marina se encuentra "bastante bien". Álvaro ha explicado que el equipo médico "ha trabajado muchísimo para poder hacer un buen seguimiento con radiografías" del animal y comprobar así que el hueso se está recuperando bien. Tras una revisión de los traumatólogos de la UCV de València, dentro de "20 o 30 días" se dará el alta al animal y se incluirá en su grupo principal. Actualmente, está en un grupo más pequeño con otras hembras más tranquilas.

Contador