El padre y los abuelos de una niña se enfrentan hasta a 26 años de cárcel por pegarle y agredirla sexualmente

Alicante.- Revocan una condena de un año a un presunto traficante al declarar nulo el registro de su vivienda
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 06/05/2019 16:00:14CET

ALICANTE, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El padre y el abuelo paterno de una niña se enfrentan a 14 años y medio de cárcel por maltrato habitual y agresión sexual sobre la menor, nacida en 2005, mientras que la abuela se sienta en el banquillo acusada asimismo de pegarle pero también de ser autora por omisión de los abusos de su marido e hijo, ya que pese a conocerlos mantuvo una actitud pasiva ante ellos, por lo que Fiscalía le reclama 26 años y seis meses de prisión.

El juicio por estos hechos, que se prolongaron durante dos años, entre 2010 y hasta 2012, ha comenzado este lunes en la Audiencia de Alicante a puerta cerrada. Según el escrito de la Fiscalía, el maltrato y las agresiones comenzaron en los períodos vacacionales y durante el régimen de visitas fijado a partir de 2010, después del divorcio de los padres de la niña, tanto en el domicilio del progenitor en Alicante como en el de los abuelos, en un pueblo de Valencia.

Así, según el fiscal, el padre sometió a la niña a "repetidos actos de violencia física" como gritos, humillaciones, insultos, golpes en distintas partes del cuerpo o le ponía la zancadilla. Estas situaciones se repetían en casa de los abuelos, con cada uno de ellos. La menor sufrió hematomas de los que no fue asistida en ningún centro hospitalario, según el escrito fiscal.

Asimismo, tanto su padre como su abuelo --en ese periodo y en fechas no concretadas-- agredieron de forma continuada a la niña con tocamientos y abusos, bajo la amenaza de matarla a ella o a su madre si contaba lo sucedido. Según el fiscal, la abuela tenía conocimiento de los actos de contenido sexual que hacían sus parientes pero mantuvo una actitud "pasiva".

En el verano de 2012, en el periodo vacacional, la menor llamó a su madre y le pidió ir con ella. La progenitora la llevó a un centro hospitalario, donde le diagnosticaron una vulvo-vaginitis aguda, y al día siguiente interpuso la denuncia. Como consecuencia de estos hechos, la menor sufrió un síndrome de estrés post-traumático y un cuadro ansioso depresivo leve.

Contador

Para leer más