Publicado 30/10/2020 11:48CET

Psicólogos aconsejan celebrar despedidas simbólicas entre toda la familia ante la falta de velatorios

Una pantalla gigante instalada en la sala de ceremonias de Les Corts durante un funeral
Una pantalla gigante instalada en la sala de ceremonias de Les Corts durante un funeral - David Zorrakino - Europa Press

VALÈNCIA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La psicóloga de Quirónsalud Torrevieja (Alicante) Nuria Javaloyes recomienda realizar una despedida simbólica para sobrellevar el duelo durante la situación de alarma sanitaria, ante la imposibilidad de no poder compartir los últimos momentos con un ser querido ni de acudir a un entierro o un funeral.

El proceso de duelo está influenciado por muchos factores. Uno de los más importantes, para la especialista, es poder despedirse y acudir al ritual inicial de despedida porque "permite ver en primera persona lo que se resiste a creer la cabeza y el corazón".

"Es como si la mente necesitara ver y participar de esta experiencia para marcar el inicio del duelo. En la lucha para que todo se mantenga igual, necesitamos evidencias que, aunque son dolorosas, también son necesarias y nos permiten poner en marcha procesos", expone la psicóloga en un comunicado del grupo hospitalario.

De lo contrario, "la mente se aferra a fantasías de incredulidad y continuidad". Otra función de los rituales de despedida es la social, al permitir reunir a muchas personas que quieren al fallecido y recibir apoyo social de familiares y amigos.

En tiempos de Covid, elaborar una despedida simbólica "no tiene un guion o unas pautas prefijadas, pero sí es conveniente elegirlo y planificarlo desde el sentimiento". "No puede ser algo forzado, debe surgir desde la autenticidad de quien lo organiza. Si es entre toda la familia, mejor que sea consensuado", indica la experta.

Antes de planificarlo es importante qué se pretende destacar de la persona, con lo que tampoco "tiene por qué ser algo complicado o enrevesado, puede ser algo más sencillo, del día a día. Lo fundamental es que tenga un significado y un sentido para quien lo realiza porque "es entonces cuando resultará terapéutico".

ALTARES, CARTAS O ENCUENTROS VIRTUALES

Entre los consejos destaca el de buscar un lugar simbólico en la casa y colocar una o varias fotografías del fallecido o sus cenizas junto a una vela o una flor o planta, a modo de pequeño altar donde colocar escritos, poemas, cartas u objetos especiales. Y en ese espacio, celebrar un acto simbólico de despedida familiar.

Otra recomendación es escribir una carta al fallecido diciéndole todo lo que se diría en el velatorio y luego salir a una terraza o balcón y quemarla de manera individual o en familia, dando la oportunidad de que todos participen, con dibujos de los pequeños y palabras de los mayores.

También se puede convocar un encuentro virtual con un grupo de personas importantes para el ser querido para hablar de él o de ella y poder celebrar su vida. Y para los cristianos católicos, seguir en familia una misa por televisión y ofrecerla por el fallecido, leyendo antes y al final un escrito redactado en conjunto o escuchando una canción especial para esa persona.

Además de realizar estos rituales, la psicóloga recomienda seguir conectados a las personas importantes en la vida, por teléfono o videoconferencia o redes sociales, ya que "aunque sea virtual, también cumple su función".

Para leer más