Publicado 24/02/2021 19:08CET

Sanidad diseña rutas para optimizar la vacunación de dependientes y ancianos en domicilios y zonas rurales

Vacunación a Enrique Valls, de 84 años, en el centro de salud de Campoamor en Alicante
Vacunación a Enrique Valls, de 84 años, en el centro de salud de Campoamor en Alicante - GVA

   Más de 30.000 personas mayores de 80 años no institucionalizadas han iniciado esta semana el proceso de inmunización

   VALÈNCIA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los centros de Atención Primaria de la Comunitat Valenciana están definiendo "rutas óptimas" para acometer la vacunación domiciliaria tanto de personas con gran dependencia que no están institucionalizadas como de mayores de 80 años que no pueden desplazarse hasta el centro de salud.

   Hasta la fecha, más de 30.000 personas mayores de 80 años que viven en sus casas han iniciado el proceso de inmunización, bien en el centro de salud o bien en su domicilio y, de ellas, unas 4.000 son personas dependientes no institucionalizadas, según ha informado la Conselleria de Sanidad.

   La vacunación a domicilio la desarrollan profesionales de Enfermería de Atención Primaria y un/a profesional de Medicina localizado/a (en disposición de acudir en menos de 15 minutos), que afrontan el reto logístico de vacunar al mayor número de personas de estos grupos prioritarios, en el menor tiempo posible ya que, según recuerda Sanidad, los viales de Pfizer deben utilizarse en un plazo máximo de seis horas desde que se reconstituyen con suero y se transportan en nevera portátil y sin malgastar ni una sola dosis.

   Estos profesionales estudian al detalle los listados de población diana y trazan las rutas de vacunación que seguirán en función de variables como la edad o la dispersión entre los domicilios que tienen que visitar. El criterio de la edad es "crucial" para disponer de un tipo u otro de vacuna.

   Así, para mayores de 80 años y grandes dependientes de más de 55 años se emplea la vacuna de Pfizer y entre 18 y 55 años, preferentemente Astrazeneca.

   Además, los equipos de vacunación siempre definen sus rutas de trabajo de acuerdo con los criterios de prioridad en la vacunación y, en caso de dos remanentes de dosis reconstituidas o viales iniciados, recurren al protocolo de buen uso de vacunas. Definido el planning, se comunica con 24 horas de antelación al 112 por si se requiriera su presencia.

   El día de la vacunación, la unidad móvil carga en el maletín jeringas, agujas, gasas, guantes, suero y material para afrontar posibles reacciones alérgicas y se pone en ruta.

   Esta semana ha empezado la vacunación de la covid a mayores de 80 años. Entre ellos se encuentra Enrique Valls Monllor, de 84, que ha recibido este miércoles su vacuna en el centro de salud de Campoamor, en del departamento de salud Alicante-Hospital General, y que ha explicado en unas declaraciones grabadas que ha ido al ambulatorio "en seguida", en cuanto le han avisado, porque ha pasado en esta pandemia "un montón" de miedo porque, según ha dicho, con su edad, "somos los primeros que caemos".

"QUE SALGAMOS DE ESTA"

   Aconseja a todo el mundo que se vacune, porque "no hay problema todo bien" y espera "con esperanza" la siguiente dosis, que le corresponderá en tres semanas. "Suerte para todos, y que salgamos de esta", concluye.

   María Teresa Sáiz, coordinadora de Enfermería del centro y con 40 años trabajados a sus espaldas, ha detallado que han empezado la inmunización de los mayores de 80 del áreas de salud y ya han acabado prácticamente con la de los mayores de 90 tanto en el propio centro como en domicilios

   "No me podía imaginar que al final de mi carrera tuviera que vivir esta situación, que es muy fuerte, es un reto", ha dicho, que afrontan con "miedo, ilusión y muchos sentimientos encontrados" y en la que ha visto a cómo la gente mayor se siente "muy indefensa". "La vacuna es una ilusión, una motivación", para ellos, ha apuntado, y señala que ve a los mayores "animados, colaboradores y con muchas ganas de que esto acabe".