Publicado 04/11/2015 17:24CET

UCO dice que el condenado por crímenes de Cálig y el supuesto intermediario contactaron antes y después de las muertes

JUICIO CALIG
EUROPA PRESS

   CASTELLÓN, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El condenado como autor material del doble crimen de Càlig (Castellón), E.P.R., --en el que fueron asesinados la joven Yalennys Valero y su amigo Juan Manuel Mata en 2005-- y el acusado como cooperador necesario, M.A.M.J., mantuvieron contactos antes y después de los homicidios, según ha declarado este miércoles un miembro de la Unidad Central de Operaciones (UCO) de la Guardia Civil que se hizo cargo de la investigación.

   Este testigo ha manifestado en el juicio con jurado que se celebra en la Audiencia Provincial de Castellón que E.P.R. tenía en su agenda anotado el número de teléfono de M.A.M.J. y viceversa, y que entre ambos siempre hubo conexión.

    Así, ha explicado que entre las llamadas registradas hay comunicaciones entre el teléfono de la empresa donde trabajaba E.P.R. y el móvil del acusado o una recibida por M.A.M.J. del condenado desde la República Checa, lugar donde fue detenido.

   Además, el miembro de la UCO ha indicado que E.P.R. y M.A.M.J. coincidieron en el mismo módulo de la cárcel donde ambos cumplieron condena y que cuando el autor material de las muertes fue detenido el acusado se dio de baja el teléfono fijo y dejó de utilizar el móvil. No obstante, no pudo acreditarse que M.A.M.J. estuviese en Càlig el día de los hechos.

   Respecto del otro acusado, el empresario I.L.H., el testigo ha declarado que tenía una "fijación obsesiva" con Yalennys y que amenazaba a todas los chavales que se relacionaban con la víctima. Así mismo, ha relatado que en una empresa del procesado aparecieron grabaciones en las que Yalennys hablaba con terceras personas, mientras que en un ordenador ubicado en la vivienda de la víctima había instalado un programa para poder controlarlo remotamente.

SE HIZO PASAR POR YALENNYS

   El acusado, que, según el testigo, le dijo que había mantenido relaciones con la Yalennys cuando ésta tenía 15 años, incluso, se hizo pasar por la víctima para hablar con algunas personas por correo electrónico, ha dicho el representante de la UCO, quien ha explicado que I.L.H. controlaba los teléfonos de la joven y su hermana.

   Por otra parte, ha destacado que los dos acusados fueron presentados a través de un conocido de ambos, el cual contaba con información "privilegiada" y fue amenazado de muerte por M.A.M.J. un día después de producirse los asesinatos.

   Respecto al socio de I.L.H., el declarante ha destacado que era conocedor de que el empresario urdía algún escarmiento o susto a Yalennys y su hermana, al cual se le ofreció ser testigo protegido, aunque -según ha dicho- tenía miedo. Según ha reseñado el miembro de la UCO, "no hay ningún ánimo de perjudicar al acusado, sino que con la investigación se llegó a la conclusión de que había participado en los hechos".

   Por otro lado, el agente ha manifestado que I.L.H. intentó identificarle a él y a un compañero que también trabajaba en la investigación a través de la Guardia Civil de La Coruña, aunque ha indicado desconocer la finalidad.

   Además, el miembro de la UCO ha señalado que las investigaciones apuntaron a que los asesinatos podían haber sido ejecutado por sicarios, ya que no se había producido ningún robo, el arma utilizada llevaba silenciador, las víctimas estaban atadas y había habido actos preparatorios en la vivienda y una labor de espera de las víctimas, "lo que daba a entender que era de suma gravedad".

VIGILANCIA

   Al respecto, ha subrayado que se detectó vigilancia por parte de un vehículo con dos individuos durante las semanas anteriores al doble crimen y que el autor material de las muertes no acudió solo a la vivienda.

   También han declarado una amiga de Yalennys y su marido, los cuales han manifestado que la víctima les dijo que tenía miedo y que quería dejar la relación con I.L.H. porque la tenía controlada y sometida. El juicio continuará este jueves.

Para leer más