Actualizado 26/07/2009 15:25 CET

Unión de Oficiales de Guardia Civil dice que el Cuerpo envía a su casa a un teniente de Calpe, cobrando y sin trabajar

ALICANTE, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Oficiales de Guardia Civil aseguró hoy en un comunicado que el instituto armado ha decidido enviar a su casa a un alférez que acaba de ascender a teniente en Calp (Alicante), que estará cobrando sin trabajar.

La asociación, quien indicó que no es la primera vez que ocurre un hecho similar, explicó que la normativa en la Guardia Civil posibilita que los miembros del Cuerpo que asciendan puedan permanecer en sus puestos de trabajo en comisión de servicio hasta que se cubran esos puestos de trabajo o les corresponda nuevo destino.

Asimismo, el colectivo explicó que el oficial ascendido solicitó voluntariamente seguir trabajando en comisión de servicio antes que marcharse a casa. Para ello, renunció a cualquier tipo de indemnización que por la comisión de servicio pudiera corresponderle.

Sin embargo, la Unión de Oficiales lamentó que "aún así, y a pesar de tratarse de época estival en la que esa zona de la costa valenciana cuadruplica su población, la Dirección General de la Guardia Civil ha preferido que el recién ascendido a teniente quede en situación de servicio activo, pendiente de asignación de destino, es decir, en su casa cobrando y sin trabajar".

Según la asociación, esto implica que el máximo responsable de la Compañía de la Guardia Civil, el capitán, "quedará solo al frente de la Unidad todo el verano, pues el ascendido a teniente era el único oficial adjunto que le auxiliaba". Asimismo, lamentó que este oficial "tendrá que disfrutar de sus vacaciones anuales por lo que su puesto será cubierto por una comisión de servicio o por otro capitán de la comandancia que tendrá a su cargo dos compañías".

La Unión de Oficiales destacó que la compañía de la Guardia Civil de Calpe, que en época estival suma más de medio millón de habitantes con una dotación que ronda el medio millar de guardias civiles, que aglutina 13 puestos de la Guardia Civil, de los que cuatro están dirigidos por oficiales, "se ve privada del único oficial adjunto que auxiliaba al capitán en las funciones de mando y coordinación de los servicios de los nueve puestos restantes con poblaciones como El Verger, Finestrat, Benissa y Moraira, además de una patrulla fiscal, dos equipos del Servicio de Protección de la Naturaleza, dos intervenciones de armas y cuatro equipos de policía judicial".

De este modo, según la asociación, "gracias a la decisión del director general de la Guardia Civil, el capitán queda sólo al frente de la Unidad, sin posibilidad de descanso, sin posibilidad de conciliar su vida familiar y laboral, sin ningún oficial adjunto que le auxilie, y sin olvidar que también el capitán tiene derecho a disfrutar de vacaciones".

La Unión de Oficiales recordó que el propio director general de la Guardia Civil, en una de sus recientes comparecencias ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, reconoció la necesidad de incrementar la plantilla de oficiales. Por ello, la asociación considera que "no es comprensible que, sin mediar causa que lo justifique, el director envíe a casa, cobrando y sin trabajar, a un oficial que se presta voluntario para seguir trabajando". "Todo apunta a que el director de la Guardia Civil o no sabe lo que firma, o no está correctamente asesorado", resaltó el colectivo.