Publicado 30/04/2020 17:06:15 +02:00CET

'El Ministerio del Tiempo' vuelve con una 4ª temporada "más gamberra", "crepuscular" y con "más ciencia ficción"

Imagen de la cuarta temporada de El Ministerio del Tiempo
Imagen de la cuarta temporada de El Ministerio del Tiempo - RTVE - Archivo

   MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

   'El ministerio del tiempo' reabre sus puertas. La reconocida serie de Javier y Pablo Olivares estrena su cuarta temporada este martes 5 de marzo en La 1 de TVE a las 22:40 horas y un día más tarde estará también disponible en HBO España. Un regreso muy esperado que viene con un cambio de rumbo que marcará esta nueva etapa "más gamberra" y con más elementos de "ciencia ficción".

   "Necesitábamos algo que añadir, nuevos elementos que permitan que la serie siga creciendo", declara Marc Vigil, director, guionista y productor ejecutivo de la popular ficción en una rueda de prensa virtual con la que RTVE ha presentado la nueva temporada.

   "Creo que esta temporada es más compacta y gamberra, hay más ciencia ficción. Sin perder su esencia, hemos querido darle una vuelta de tuerca. Si algo teníamos claro era que no queríamos repetirnos. La televisión va evolucionando muy rápido y debíamos adaptarnos, sin renunciar a la esencia histórica que tiene la serie", explica Vigil, que añade que en esta temporada se "profundizará en la parte emocional de los protagonistas". "Ahondaremos en lo que han vivido en estos dos años de ausencia", agrega.

   Bajo esa mirada, la serie "comenzará y terminará" con una historia de amor. "Estos ocho nuevos episodios tienen un tono crepuscular y esto le da un matiz que no existía en las tres anteriores temporadas", comenta Fernando López Puig, director de contenidos, canales y producción de programas de TVE.

   "Probablemente, la cuarta temporada es la que mejor engarzada esté en relación a los casos históricos que se tratarán y los personajes. Los protagonistas van a estar muy expuestos emocionalmente hablando, con tramas que ejercerán como el hilo vector de los capítulos", declara Javier Olivares, creador de la serie, que incide en la importancia del paso de los años en la patrulla. "Todo ha pasado por el tiempo, el Ministerio, los personajes, todos han vivido estos dos años [...] Aunque hagas viajes temporales, no dejas de envejecer", añade.

   Una de las tramas principales de esta temporada es la reaparición de Rodolfo Sancho como Julián, el paramédico regresa pero ya no es el mismo agente que, aparentemente, había muerto en la Guerra Civil en 1937. "Está en la España de 1943, en plena posguerra y habrá un desdoblamiento de su personalidad, puesto que no tiene recuerdos de quién es", argumenta Olivares, que resalta el desafío interpretativo que ha supuesto para el actor. "El giro que ha vivido su papel le ha permitido mostrar todo su talento y potencial", manifiesta.

LA INDUSTRIA AUDIOVISUAL "DEBE ADAPTARSE"

   La serie se estrena justo en pleno estado de alarma, una situación sí afectó a la producción, aunque cuando ya estaba pleno proceso de postproducción. "El rodaje ya había terminado cuando surgió la pandemia, hemos tenido mucha suerte en ese sentido, aunque sí nos hemos tenido que adaptar a las actuales circunstancias en la edición y montaje de los episodios", explica Vigil.

   "Aunque no nos costado tanto adaptarnos, puesto que ya desde la primera temporada hemos hecho la edición de la serie de forma telemática, ya que los montadores trabajan desde Bilbao. Eso sí, hemos tenido problemas técnicos que hemos podido solventar gracias a la ayuda y a las alternativas que nos han proporcionado las productoras, que nos han permitido cumplir con los plazos", detalla.

   Sobre el futuro de las producciones, TVE tiene varios rodajes paralizados, López Puig espera que la industria audiovisual continúe, aunque adaptándose a la situación actual, marcada por las estrictas medidas de seguridad sanitaria por el COVID-19. "Ha habido que retocar guiones, pensando en la realidad que nos espera. Pero hay que moverse, adaptándose a los nuevos códigos y protocolos, no podemos dejar de trabajar. Puede ser también un aliciente a nivel creativo", dice.