Taylor Kitsch quiere secuela de John Carter

Actualizado 29/05/2014 12:15:01 CET
  John Carter
Foto: DISNEY

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS)

   John Carter (de la Tierra) amenaza con volver a la carga. Taylor Kitsch, el protagonista de el último gran fiasco de Disney, con permiso de El llanero solitario de Johnny Depp, asegura que y que el guión es "jodidamente bueno".

   El actor, que recientemente ha protagonizado la cinta bélica El único superviviente junto a Mark Walhberg y Salvajes a las órdenes de Oliver Stone, concedió una entrevista a Variety con motivo del estreno de The Normal Heart, una tv-movie sobre la homosexualidad y el SIDA dirigida por Ryan Murphy y que protagoniza junto a Mark Ruffalo y Matt Bomer.

   En ella, habló de John Carter, el que junto a Battleship (la película basada en el juego Hundir la flota) ha sido su mayor fiasco hasta la fecha. Taylor Kitsch confeso que no fue una "experiencia edificante" recibir ese aluvión de críticas por su trabajo.

   "Lo que más rabia me da es pensar que todo eso fue porque yo no hice lo suficiente, porque a lo mejor di todo lo que pude haber dado o no me preparé lo suficiente. Pero no me arrepiento de ello, así que hay que pasar página", afirma el actor que señala que de aquella experiencia agridulce se queda con "las relaciones personales" que entabló durante aquel rodaje. "Todavía hablo con Lynn Collins casi a diario. Echo de menos a la familia. Echo de menos a Andrew Stanton", apunta.

El guión de la secuela era "jodidamente increíble"

   En este sentido, e interrogado sobre si le gustaría que la película hubiera tenido una secuela, Kitsch afirmó que el segundo guión era "jodidamente increíble". "El proyecto tenía que echar raíces para que pudiera realmente despegar con una segunda entrega. La secuela era todavía más agotadora emocionalmente, lo que era increíble", señaló.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   El primer viaje -y para desgracia de Kitsch parece que único- que hace un par de años hizo Disney a Barsoom, el planeta que nosotros conocemos como Marte, le salió muy caro a la compañía del ratón. La película, una superproducción con un prespuesto superior a los 250 millones de dólares, apenas logró cubrir costes en taquilla.

Sensacine