Actualizado 30/09/2008 23:47 CET

Los 11 mapas y láminas robados de la Biblioteca Nacional y ya recuperados tardarán dos meses en ser restaurados

Biblioteca Nacional

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los 11 documentos robados (entre mapas y láminas de diferentes libros raros o incunables) de la Biblioteca Nacional (BN) y ya recuperados tardarán dos meses en ser restaurados, según se informó hoy durante la presentación a la prensa de los citados trabajos de este departamento.

La directora del la BN, Milagros del Corral, apuntó que hasta ahora nadie, excepto los funcionarios que trabajan en el laboratorio de restauración, habían tenido acceso a este recinto que constituye el "sancta sanctorum" de la institución.

Del Corral recordó que de las 16 láminas robadas (se detectó la sustracción en agosto de 2007) pertenecientes a 11 libros se han recuperado 11 y quedan otras cinco, dos de las cuales se cree que nunca se encontrarán porque quizás el "ladrón las haya destruido", declaró la directora de la BN quien adelantó que las otras tres posiblemente se hallen en una colección privada.

Asimismo, señaló también que tras consultar con expertos de otros países, se ha optado por "hacer visible la mutilación" y dejar constancia de las huellas de este robo en cada una de las obras afectadas. Esto se hace para "compatibilizar las necesidades de conservación con la historia del ejemplar, de la que no puede sustraerse el hecho del expolio", apuntó Arsenio Sánchez (restaurador de Fondo Raro e Incunable).

Las alteraciones realizadas tras el hurto -recorte de márgenes, adición de notas, sellos y ex libris y de reparaciones de baja calidad técnica- forman ya una unidad formal y personalizan los ejemplares. Por ello, la Biblioteca Nacional mantiene la postura de que, aunque se trata de falsificaciones y alteraciones dolosas, deben permanecer con la obra como un testimonio de su pasado. La unión se realizará por medio de técnicas fácilmente identificables y totalmente reversibles.

A LA ESPERA DE LA EXTRADICIÓN

César Gómez Rivero, de 60 años, ciudadano español de origen uruguayo y residente en Argentina es el "ladrón confeso" -como lo definió Del Corral- de todas estas láminas, robadas a lo largo de dos años y medio de la BN y que ya cuenta con antecedentes por delitos de esta misma naturaleza.

La directora de la BN recordó que cuando entregó parte del material robado fue procesado por fraude en grado de tentativa por haber querido vender en el mercado negro estas piezas. Su defensa ha recurrido el auto y después de este trámite se realizará el juicio oral. Del Corral señaló también que junto a Gómez Rivero en el auto de procesamiento están inculpados dos de sus socios por quienes pasaron algunas transacciones de las obras sustraídas en Madrid además de otras robadas en Nápoles.

Por otra parte, Argentina aún no ha decidido nada sobre la extradición de Gómez Rivero solicitada por España. En cualquier caso Del Corral señaló que la condena para este individuo oscila entre un mes y seis años.

DIFERENTES ESTADOS

Respecto a las láminas deterioradas, la directora de la BN explicó que cada una de ellas se encuentra en situación diferente y señaló que se trata de "pérdidas recuperables" aunque matizó que "el daño está hecho".

Así, en el caso de la Cosmografía de Ptolomeo, el más valioso incunable afectado recuperado en Sidney (Australia), el ladrón "maquilló la manipulación cortando medio centímetro de la hoja y tapando los sellos de la BN poniendo su propio cuño. Además empleó celo comercial para unir las dos láminas cortadas -que el laboratorio de restauración posiblemente tenga que eliminar- y retocó con tinta las zonas dañadas", explicó Arsenio Sánchez.

La Cosmografía de Petrus Apianus, recuperada en Buenos Aires, presentaba un estado precario previo al robo y la mutilación no ha supuesto graves daños adicionales. Sin embargo, el 'Arte de ballestería y montería' de Alonso Martínez de Espinar, en buenas condiciones antes de que sus hojas fueran arrancadas, ha sido gravemente alterado en la costura y será necesario abordar una restauración profunda que consolide las hojas dañadas en el lomo como paso previo a la incorporación de las láminas, explicó Sánchez.

Por su parte, el mapa del libro de Ambrosio Macrobio ha sido dañado en su estructura, una encuadernación de calidad mediocre realizada en los años 60-70 del siglo XX.

En cuanto a la intervención en las estampas, como se ha expuesto, se reincorporarán a sus ejemplares sin eliminar los sellos, anotaciones y otras adiciones realizadas por los delincuentes. Tampoco se van a reconstruir los márgenes y únicamente se añadirán escartivanas de papel japonés, fácilmente reconocibles, para facilitar el encartado y posterior consulta de la obra.

En el catálogo de la BN se añadirá una nota en el registro de cada ejemplar indicando a los investigadores qué láminas han sido reincorporadas y una advertencia sobre la falsedad de los sellos de propiedad.

La colección de la BN se compone de más de 30.000 manuscritos, cerca de 3.000 incunables, unos 500.000 impresos anteriores a 1831, más de 6.000.000 de monografías modernas, cerca de 110.000 títulos de revistas y una colección de prensa estimada en casi 20.000 periódicos, además de una de las mayores colecciones españolas de grabados, estampas, mapas, carteles, y otros documentos como partituras y registros audiovisuales. En total, cerca de 23.000.000 de objetos.