La Fundación Juan March ofrece una visión inédita del proceso creativo de Roy Lichtenstein

Actualizado 02/02/2007 18:59:07 CET

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Juan March inaugura hoy la exposición 'Roy Lichtenstein: de principio a fin', una muestra, organizada en colaboración con la Roy Lichtenstein Foundation de Nueva York y comisariada por Jack Cowart, que ilustra y recrea, de principio a fin, el complejo proceso artístico de este pintor, escultor y artista gráfico fallecido en 1997, y ofrece, por primera vez, una visión completa e inédita de las diferentes etapas de dicho proceso creador.

La exposición, que estará abierta hasta el 20 de mayo, reúne una selección de 97 obras realizadas entre 1966 y 1997 por el artista americano, uno de los máximos exponentes, junto con Andy Warhol, del arte pop.

Según explicó hoy Javier Gomá, director de la Fundación Juan March (que ya dedicó en 1983 la primera exposición monográfica organizada en España de este artista), esta muestra cumple con los objetivos que se ha propuesto la entidad para los próximos años: "realizar exposiciones que promuevan una idea, con montajes especialmente cuidados y que ofrezcan una aportación científica a través del catálogo".

Gomá recordó que una de las aportaciones del arte pop fue superar los niveles que diferenciaron hasta el siglo XIX el arte culto del popular. "Lichtenstein incorporó motivos del arte seriado y popular con la pretensión de ser culto y que esas obras se exhibieran en museos, casas o palacios".

INTENCIÓN REFLEXIVA

Esta nueva exposición de Roy Lichtenstein invita al visitante, con una intención más reflexiva, a ser testigo, de principio a fin, de todo el itinerario creativo del artista, que culmina normalmente en un cuadro o una escultura, pero que, antes de ello, ha atravesado una larga sucesión de fases.

En este sentido, se muestran también las fuentes documentales, los cómics, libros, estudios y dibujos, pruebas y esbozos, collages y maquetas que ha utilizado en su proceso creativo. Tres documentales complementan la exposición con escenas del trabajo del artista y otros testimonios audiovisuales de excepcional interés.

Las obras, procedentes de varias entidades y colecciones privadas norteamericanas, muestran escenarios interiores y exteriores que revelan sus fuentes culturales: personajes populares del mundo del cómic, como Dagwood, Tintín o el Pato Donald; protagonistas de tebeos para chicas como Girl's Romances, Heart Throbs, Young Romance o Secret Hearts; iconos artísticos, como el Laocoonte helenístico, los paisajes de Van Gogh o de Cézanne, las bañistas y retratos de Picasso, los desnudos de Matisse, los nenúfares de Monet o la columna sin fin de Brancusi.

TODO UN CABALLERO

La viuda del artista neoyorquino, Dorothy Lichtenstein, presente en la presentación de la exposición, calificó a su marido de "perfecto caballero" y recordó su primer encuentro con él en 1964 en Nueva York, mientras ella trabajaba en una galería.

"Aquella fue una época emocionante porque Nueva York se convirtió en un lugar muy internacional donde llegaban los artistas europeos", dijo. "A lo largo de toda su vida, Roy siempre trabajó de la misma manera, era muy organizado y disciplinado y se sentía feliz viviendo en su propio estudio. Fue siempre una persona muy modesta a pesar del éxito que tuvo", señaló recordando que cuando cumplió 70 años ella le regaló un saxofón en recuerdo su educación en torno al mundo del jazz.

Dorothy Lichtenstein aseguró que su comportamiento en el mundo del arte fue igual que el que manifestaba personalmente. "Quizás en el cielo tenga una carrera como artista", declaró.

COMPLEJIDAD Y SENCILLEZ

Jack Cowart, director de la Roy Lichtenstein Foundation, aseguró que gracias a esta exposición han aprendido muchas cosas del artista neoyorquino a la vez que han encontrado materiales nuevos, como el video de 1965 que permite ver la evolución de su trabajo.

Cowart dijo que Lichtenstein "pensaba en formas muy complejas para realizar un arte aparentemente muy sencillo" y recordó que para desarrollar un trabajo volvía a ideas de 20 ó 30 años atrás. El director de la fundación dijo también que si algo echaba de menos en Lichtenstein era ver su personalidad en su propio arte "en el que se escondía", señaló.

Jack Cowart coincidió con la viuda del artista al reconocer que Roy Lichtenstein "no tenía ansiedad sobre el futuro de sus obras". "Sentía que cuando vendía algo la pieza pertenecía ya al comprador y no tenía más que decir", indicó Dorothy Lichtenstein.

Junto a esta exposición se ha programado para febrero un ciclo de conciertos, los miércoles 7, 14, 21 y 28, bajo el título 'Mass Clásica. Músicas para la exposición Roy Lichtenstein: de principio a fin' y un ciclo de seis conferencias, del 13 de febrero al 1 de marzo, titulado 'Fenomenología del Pop', en el que intervendrán Vicente Verdú, Juan Antonio Ramírez, Vicente Molina Foix, Román Gubern, María Lozano y Ana Vega Toscano.