Actualizado 16/01/2007 23:30 CET

Josep Mª Pou dirige y protagoniza 'La cabra' de Albee, una obra que analiza la "capacidad de tolerancia" del ser humano

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Josep Mª Pou dirige y protagoniza 'La cabra o ¿quién es Sylvia?' de Edward Albee, una obra que analiza la "capacidad de tolerancia" del ser humano y que se estrenará en el Teatro Bellas Artes de Madrid el próximo viernes 18 de enero después de más de un año de representaciones por toda España. Desde su debut en noviembre de 2005 en el Teatre Romea de Barcelona más de 100.000 espectadores han visto la función.

Así lo explicó hoy el actor y director de este espectáculo al tiempo que confesó su "miedo" por llegar a la capital, algo que supone para la compañía "partir de cero, una reválida". Para Pou, que conoció la obra cuando la vio en Broadway, éste texto es "uno de los mejores del teatro contemporáneo". Fue por ello que se decidió no sólo a protagonizarlo y dirigirlo sino también a coproducirlo e incluso traducirlo ya que las funciones de Cataluña se realizaron en catalán. La única precaución ha sido "procurar no estropear la obra y cuidarla bien porque funciona por sí sola", matizó.

Pou explicó gráficamente el argumento diciendo que trata de Martin, un hombre de alta posición social, un reconocido arquitecto, casado y con un hijo homosexual "que folla con una cabra, no por experimentar placeres sexuales nuevos sino porque ve en los ojos de este animal algo que nunca había descubierto en un ser humano".

El actor recordó que el tema de la zoofilia no es algo nuevo y tampoco es el asunto central de la función sino que lo que pretende Albee es "poner a examen nuestra capacidad y tolerancia de comprensión intentando que el público se quede conmocionado". En su opinión "esta obra obliga a tomar posición y a cuestionarse muchas cosas".

DE LA COMEDIA A LA TRAGEDIA

A lo largo de una hora y cuarenta minutos, Albee consigue hacer "un viaje desde la comedia inicial a la tragedia más brutal en que se convierte al final", dijo Pou. "Las risas del principio, que comienza a modo de parodia burguesa, se van congelando en la garganta de los espectadores que van entrando en el drama negro", explicó aclarando que Albee es "autor de una función con elementos del absurdo pero muy real". Para el actor y director de la obra este texto "debe ser tragado, digerido y regurgitado para salir a escena y vomitarlo".

Josep Mª Pou recordó los orígenes de esta función contados por el propio Albee quien escribió una obra con la idea de tratar como asunto central la capacidad de tolerancia. Así ideó una función con el mismo protagonista, si bien este tenía relaciones con un menor. Cuando sometió el texto a la opinión de sus amigos, estos le aconsejaron que lo desechara porque le odiarían por ello. "Por primera vez Albee claudicó y decidió sustituir el objeto del amor de Martin por una cabra".

La elección de este animal tampoco fue gratuita, según Pou, puesto que la cabra es "un animal trágico por excelencia" y ya en la antigua Grecia se sacrificaba una cabra antes de la función para que ésta tuviera éxito. "Para compensar, el autor ha puesto el subtítulo '¿Quién es Sylvia?', el título de una famosa y amable comedia inglesa", explicó Pou.

OTROS PROTAGONISTAS

Acompañan a Josep Mª Pou en este trabajo escénico Mercè Arànega (que encarna a Stevie, la esposa de Martin); Alex García (Billy, el hijo de ambos); y Juanma Lara (Ross, el mejor amigo del arquitecto).

Arànega dijo que su personaje parece aceptar la zoofilia de su marido intentando entender por qué ha hecho algo así pero cuando se da cuenta de que Martin la sitúa al mismo nivel que a una cabra en sus sentimientos es cuando llega al límite de su tolerancia.

Álex García aludió a la "pureza e inocencia" que muestra su personaje pero también el egoísmo de la juventud acomodada que ve cómo una situación así puede acabar con el estatus que disfruta. Por su parte, Juanma Lara, encarna "el reflejo de la sociedad hipócrita que marca continuamente los límites de la tolerancia y se erige en juez", dijo este actor andaluz.

Al hilo de esto, Josep Mª Pou se refirió a la necesidad que tienen algunos políticos actuales ("como pudimos ver ayer en el Congreso" --dijo--) de recibir "un curso acelerado de tolerancia". "Estoy dispuesto a hacer una función especial para los diputados aunque quizás sólo vinieran la mitad de ellos. Creo que podrían salir tocados del teatro", afirmó asegurando que en el Congreso y en la vida "hay mucho animal suelto".