Arnau Griso: "Las redes sociales nos hacen cada día un poco más tontos o, como poco, más superficiales"

ARNAU GRISO
ARNAU GRISO
Publicado 13/10/2018 10:10:31CET

   MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

   Arnau Griso son el último secreto a voces de la música española. Tal es su empuje ahora mismo que, después de colocar su disco de debut Revolución bananera (Sony Music, 2018) en el segundo puesto de la lista de ventas, para su puesta de largo van a llenar dos noches consecutivas La Riviera madrileña los días 20 y 21 de octubre.

   "Ni nosotros mismos sabemos cómo hemos llegado hasta aquí", bromea en entrevista con Europa Press Eric Griso, quien a continuación resume su andadura: "Empezamos a hacer música como una broma allá por 2011. Nos juntamos en la habitación de Arnau -Blanch, la otra mitad del dúo- y de ahí sale One euro one party, que tiene más de un millón y medio de visitas en YouTube. Luego seguimos poniendo una canción al año para los amigos y colgándolas en YouTube".

   La pareja siguió con esa dinámica hasta que en 2015 notaron que algo estaba pasando con su canción Es gratis, que experimentó un "crecimiento exponencial" gracias al que se dieron cuenta de que "estaba pasando algo", tal y como recuerda Eric, para después apostillar: "Empezó así un camino muy natural pero con muchas visitas, algo que es difícil de gestionar".

   Y aún apunta: "Hasta hace cosa de un año y pico esto seguía siendo el mismo hobbie. Solo que con millones de visitas a nuestras canciones en lugar de miles. Llegamos así a un punto de inflexión en el que la gente pedía conciertos y nos lanzamos a la piscina. Ahí vimos que teníamos que hacer algo con esto y apostar por un disco y profesionalizarlo todo".

DEBUT CON REVOLUCIÓN BANANERA

   En un primer momento, rechazaron las ofertas de las discográficas que se fueron cruzando en su camino, pero su debut con Revolución bananera terminó materializándose el pasado mes de septiembre de la mano de Sony Music. "Es una recopilación de nuestros mejores temas, un 'greatest hits' para empezar", lanza risueño Arnau provocando las risas de Eric.

   Rebajando un poquito el cachondeo, afirma que el contenido de su debut son sus "únicos y mejores temas desde 2014", al tiempo que se sigue mostrando sorprendido por haber llegado hasta el número 2 en la lista de ventas española, solo por detrás del también primer álbum de Blas Cantó.

   "Definitivamente era algo que no nos planteábamos, aunque desde la discográfica nos decían que lo iban a luchar. Nosotros respondíamos cosas como 'pero si la gente que nos escucha como mucho sabe encender un ordenador, pero no sabe abrir un disco. Van a preguntar ¿qué es esto? ¿Se lo lanzas al perro? Eso pensábamos nosotros", plantea otra vez derrochando sentido del humor.

   Toma la palabra entonces Eric para apuntar que empezaron a darse cuenta de que el disco podía funcionar cuando supieron que había casi mil reservas previas al lanzamiento. Por eso señala: "Como siempre hemos ido sin expectativas, todo lo que nos ha pasado nos ha parecido un regalo además de surrealista. Es que no es ya ser número 2, sino también estar llenando salas".

JÓVENES CANTAUTORES

   Uno de los secretos del éxito de Arnau Griso está en la gran conexión con su creciente base de seguidores, algo que puede deberse, según Eric, al uso de un "lenguaje visceral como la vida misma", abordando además temáticas "compartidas" que surgen de la composición a cuatro manos junto a Arnau.

   "Somos un cantautor con dos cabezas", afirma Eric reforzando sus palabras con una carcajada, para luego reflexionar: "Muchas veces el mensaje de la canción de autor se pierde porque el compositor tiene la cabeza tan metida dentro de su propio culo que no ve más allá. De ahí sale la poética y el romanticismo, pero creo que hemos roto con eso porque nos hemos puesto a componer los dos sobre problemas e inquietudes comunes, que por consiguiente son comunes a mucha gente. Creo que por componer de forma distinta ha salido algo distinta".

   Asimismo, Arnau plantea que ellos hablan de temáticas muy diferentes, tratando de ordenarlas de una manera correcta para que calen en medio de este mundo de tanto mensaje fugaz. Esta reflexión le lleva directamente a hablar sobre la canción que abre el álbum, Para que el mundo lo vea, en la que abordan el espinoso asunto de las redes sociales.

   "Hemos llegado a la conclusión de que el postureo es inherente al ser humano. Ya postureaban desde siempre las abuelas enseñando los álbumes de fotos de sus nietos a las visitas", indica Eric, quien todavía profundiza algo más: "Ahora tenemos el medio ideal para posturear, esto es, un ordenador que te cabe en el bolsillo y redes sociales que lo incentivas. Al final en las redes sociales se crea un caldo de cultivo que nos hace cada día un poco más tontos o, como poco, más superficiales".

   El sentimiento que recorre todo el álbum, en definitiva, es el de aprovechar la vida -con amor, sexo, desamor y más sexo- con una necesaria dosis de 'buenrollismo'. De ahí temas como El gusto es mío, Banderas blancas, Es gratis o Desamortil. "Tiramos mucho de humor, que sirve para lanzar mensajes potentes de una forma amable", admite Eric.

   Tercia Arnau para remarcar que usan un humor que "intenta mezclar lo absurdo, lo tonto y lo inteligente". Eric asiente mientras escucha a su compañero y remata: "Creo que lo hacemos, que abrimos debates, servimos reflexiones y de vez en cuando pegamos alguna bofetada".

DOBLETE EN LA RIVIERA

   Con el álbum ya encaramado en los puestos altos de ventas, agotaron Arnau Griso las entradas para su concierto del 21 de octubre en La Riviera madrileña, lo cual les llevó a aprovechar el tirón del momento y anunciar una segunda fecha para el día inmediatamente anterior, el 20. "La vida va a dejar de hacernos ilusión si seguimos así", bromea Eric.

   Retomando el tono más serio, confiesa que tienen unas "ganas tremendas" de tocar en La Riviera y toda España: "Acabamos de arrancar gira y espectáculo nuevo con una banda completa. Además de cantar, ahora la gente salta y suda sin parar. El plan es mucha furgoneta y llevar el espectáculo a tantos sitios como podamos".

   De la misma idea es, lógicamente, Arnau, quien asegura tener "mucha ilusión" por encontrarse cara a cara con el público. "Un millón de visitas molan mucho, pero también es genial tener a 400 personas esperándote en Santiago de Compostela después de doce horas de coche", sentencia.

   Ilusión y ganas, en definitiva, para "encontrar en la carretera el sentido de todo esto", como destacan ambos, como siempre entre risas. De momento esa búsqueda empieza este fin de semana en Galicia y, tras el paso por Madrid, continuará por Burgos, Santander, Zaragoza, Valladolid, Salamanca, Logroño, Bilbao, León, Pamplona, Sevilla, Málaga, Granada, Barcelona y Murcia. Todo eso desde ya mismo hasta enero de 2019, un año crucial para Arnau Griso y su Revolución bananera.

Contador