Así fue el concierto 'inesperado y sorpresa' de Vetusta Morla en la Quinta de Torre Arias de Madrid

VETUSTA MORLA EN TORRE ARIAS
JUANJO MOLINA
Actualizado 02/08/2018 11:01:47 CET

   MADRID, 2 Ago. (EDIZIONES) -

   Vetusta Morla sorprendió al público de Veranos de la Villa con un concierto "inesperado" en el espacio de la Quinta de Torre Arias, en el distrito de San Blas-Canillejas, en el que el grupo madrileño tocó entero su último disco, Mismo sitio, distinto lugar. Esto fue apenas cinco semanas después de congregar a 38.000 fans en La Caja Mágica de Madrid.

   De esta forma, la banda madrileña se reveló como la actividad sorpresa de Veranos de la Villa. El festival, bajo el nombre de 'Algo Inesperado', animaba al público a asistir a un concierto sin conocer su cartel en este espacio de San Blas-Canillejas. Solo había que descargarse previamente las invitaciones, que se agotaron a pesar de no saber quien tocaría.

   Así, Vetusta Morla ofreció un concierto "íntimo" interpretando nuevas versiones de las canciones de su disco 'Mismo Sitio, Distinto Lugar', que adaptaron específicamente para esta ocasión. El vocalista de la banda, Pucho, aseguró que la disposición circular de los músicos, mirándose unos a otros, era como la que utilizan en su local de ensayo y la compartieron con el público para "encender entre todos esa hoguera que es la música".

   Entre canción y canción el cantante recorrió la historia del lugar y emplazó al público a disfrutar las actividades que propone Veranos de la Villa. Según indica el Consistorio, la filosofía del festival, que invita a la ciudadanía y visitantes de Madrid a "redescubrir los 21 distritos de la ciudad y promueve nuevos usos del espacio público", es la que ha llevado a la banda a colaborar con Veranos de la Villa.

   El nuevo disco de Vetusta Morla habla también de las trasformaciones, de la percepción de los cambios y de aprender a observarlos. Por ello, tanto para el festival como para la banda, este concierto "inesperado" es una forma de visibilizar esos cambios y de "despertar" la curiosidad por esos nuevos usos y formas de habitar el espacio, renovando así el imaginario colectivo.

   La Quinta de Torre Arias es una antigua finca de labor con una extensión de diecisiete hectáreas que quedó encapsulada dentro del tejido urbano y que pertenece al Ayuntamiento de Madrid desde 1986, aunque hasta 2012 sus antiguos propietarios la tuvieron en derecho de usufructo.

   Finalmente, hace dos años se abrió al público tal y como reclamaban los vecinos, ganando un espacio verde y natural para el uso de la ciudadanía. Allí se encuentran más de cincuenta especies de árboles, jardines, huertos, arroyos y tierras de cultivo.

   Para el vocalista de la banda, la experiencia del concierto ha sido "increíble" y un "lujo" al poder ofrecer un concierto en un espacio "tan especial" como la Quinta de Torre de Arias, que ha ido "cambiando y evolucionando".

   "Nos gustaba mucho la idea de mostrar las canciones de nuestro último disco en un espacio de estas características, alejado de los escenarios habituales del pop y el rock y que gracias a los vecinos se ha recuperado para la ciudadanía", indicó Pucho, que se declaró "fan de estos Veranos de la Villa" y dedicó la canción 'Consejo de Sabios' a la asociación vecinal de San Blas-Canillejas.

   Este concierto coincide con el meridiano del festival, que hasta el momento ha colgado el cartel de aforo completo en la mayoría de sus actividades. Así, Veranos de la Villa continuará ofreciendo en una "amplia variedad" de actividades para todos los públicos, como dos sesiones de Karaoke de la mano del creador escénico Anto Rodríguez, el concierto del trío de jazz Gogo Penguin o el del Cuarteto Casals. También acogerá la pieza para seis nadadoras de natación sincronizada Dragón, descansa en el lecho marino o una sesión de patinaje urbano.