Bryan Adams cumple 60 años: Su vida musical en 7 canciones

Actualizado 05/11/2019 13:15:48 CET
Invictus Games Toronto 2017 - Closing Ceremony
Invictus Games Toronto 2017 - Closing Ceremony - GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 5 Nov. (EDIZIONES - David Gallardo) -

El rockero canadiense Bryan Adams cumple este martes 5 de noviembre 60 años en plena actividad, embarcado en la nueva gira mundial que le traerá de regreso a España en diciembre para presentar 'Shine a light', su decimocuarto disco, editado el pasado marzo.

Los recitales españoles serán en Murcia (3 de diciembre, Palacio de los Deportes), Sevilla (5 de diciembre, Polideportivo San Pablo), Madrid (9 de diciembre, WiZink Center), Bilbao (10 de diciembre, BEC) y Barcelona (11 de diciembre, Palau Sant Jordi).

Pues bien, para celebrar su cumpleaños y su regreso a nuestro país, repasamos su trayectoria a través de siete de sus mejores canciones.

CUTS LIKE A KNIFE (1983)

La vida del joven Bryan Adams cambió para siempre cuando conoció en una tienda de discos al productor Jim Vallance, con quien se unió de inmediato para intentar hacer carrera. Juntos escribieron su primer single, 'Let me take you dancing', un tema de música disco editado en 1979 y que aunque no fue gran cosa, vale como primera curiosa intentona.

Siempre de la mano de Vallance, Bryan editó un disco homónimo en 1980 con poca repercusión, al que siguió en 1981 'You want it you got it'. Como suele decirse, a la tercera va la vencida y en 1983 con 'Cuts like a knife' llegó la atención del gran público gracias al single que daba título al álbum y a otros como 'Straight from the heart' y 'This time'.

SUMMER OF 69 (1985)

Una vez afianzado razonablemente en el panorama musical, editó en 1984 su disco más aclamado de los ochenta, 'Reckless', repleto de singles de éxito como 'Run to you', la aguerrida 'Kids wanna rock', 'It's only love' (con Tina Turner), 'Heaven' y, por supuesto, aquel 'Summer of 69' que Bryan Adams y los suyos recordarán para siempre (aunque en realidad se refiere a la postura sexual).

EVERYTHING I DO (I DO IT FOR YOU) (1991)

Los ochenta acabaron con el irregular 'Into the fire' de 1987, pero con Bryan afianzado ya como nombre fundamental de la música global. Y su entrada en los noventa no pudo ser más brutal, con el disco de 1991 'Waking up the neighbours' y la balada mega éxito 'Everything I do (I do it for you)', número 1 en todo el mundo y bien colocada en la banda sonora de la película 'Robin Hood' de Kevin Costner.

ALL FOR LOVE (1993)

Otra incursión en el cine le dio otró gran pelotazo a Bryan en la banda sonora de 'Los tres mosqueteros' en 1993. Para adecuarse al concepto de la película, el canadiense llamó a un par de amigos ilustres, Sting y Rod Stewart, para formar así un equipo de mosqueteros con el que se encaramó rápidamente, de nuevo, a los primeros puestos de las listas de ventas. Y es que resultaba imposible resistirse a los encantos de este trío de ases -Bryan tenía entonces 34 años- en plan romanticón.

WHEN YOU'RE GONE (1998)

Con paso firme, Bryan Adams pasó toda la década de los noventa disfrutando de sus años de más éxito y reconocimiento con discos como '18 'til I die' (1996) y 'On a day like today' (1998). Precisamente en este último encontramos su enorme éxito 'When you're gone', cantado a medias con Mel C de las Spice Girls.

YOU BELONG TO ME (2015)

Aunque no dejó de actuar en directo, Bryan se relajó con el cambio de siglo -potenció su pasión por la fotografía, por ejemplo- y hubo que esperar hasta 2004 para tener un nuevo álbum entre manos, 'Room service', al que siguieron, sin prisa pero sin pausa, '11' (2008), 'Tracks of my years' (2014) y 'Get up' (2015). De este último escogemos la deliciosa y contagiosa 'You belong to me'.

ALL OR NOTHING (2019)

Casi cuarenta años después de su primer álbum homónimo, aquí sigue el elegantón rockero canadiense con 'Shine a light', un álbum con todos los ingredientes ya conocidos y marca de la casa. Baladas melosas y algunos buenos guitarrazos como los de este 'All or nothing' que tanto suena a AC/DC -aunque más controladito y melódico todo-. Absolutamente Bryan Adams, en definitiva.