Actualizado 27/11/2015 13:27 CET

Bunbury: "Vetusta Morla es el grupo español más importante de los últimos diez años"

Bunbury
JOSE GIRL

Bunbury publica MTV Unplugged, con invitados como Vetusta Morla, Zoé, Draco Rosa, Pepe Aguilar y Carla Morrison: "Ha sido mi reto con más presión"

   MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

   Después de haberlo estrenado en las últimas horas en televisión, Enrique Bunbury publica este viernes -en CD+DVD, vinilo, blu-ray y digital- su MTV Unplugged: El libro de las mutaciones, un directo acústico grabado el pasado mes de septiembre en México en exclusiva para la famosa franquicia del canal musical, en el que repasó sus treinta años de andadura musical rodeado de amigos como Draco Rosa, Carla Morrison, León Larregui (vocalista de Zoé), Pepe Aguilar y Vetusta Morla.

   Encantado con el resultado del recital y con las aportaciones de los invitados, Bunbury asegura a Europa Press que Vetusta Morla es "el grupo español más importante de los últimos diez años". "De eso no cabe duda. Tienen las canciones, el directo, el contenido... y me gusta su filosofía de trabajo. Independientemente de gustos personales, creo que es el grupo que realmente ha cambiado las reglas del juego. Y eso no ocurre todos los días. Aparte de todo, y sin tanta consideración, a mí me encantan", destaca.

   Ahondando en el capítulo de las colaboraciones, Bunbury, tan dado precisamente a cantar con multitud de colegas, señala que "lo más importante es dar con el colaborador que corresponde a cada canción", por lo que para este MTV Unplugged "lo primero era acercar los arreglos a su versión definitiva y ver en qué canciones podía funcionar un dueto y quién podía ser el más indicado  para cada canción".

   "Algunas las tuve muy claras desde el principio, como La chispa adecuada con León Larregui o Ven y camina conmigo con Pepe Aguilar. Con Vetusta Morla y Carla Morrison probamos diferentes opciones, hasta dar con Planeta Sur y Porque las cosas cambian. En el caso de Draco, buscamos algo del disco Las Consecuencias, que era su álbum favorito, para elegir el tema en el que podía funcionar. Hicimos una versión muy soul de El Boxeador que le funciona muy bien a su fraseo", explica Bunbury (Zaragoza, 1967).

VETUSTA MORLA Y ZOÉ, PUENTE ENTRE ESPAÑA Y AMÉRICA

   Tiene también Enrique palabras elogiosas para Zoé, a la que se refiere como su "banda favorita de Latinoamérica". Además, se da la circunstancia que los de León Larregui han compartido giras con Vetusta Morla tanto en México como en España (en una especie de intercambio de poderes transatlántico), por lo que en este directo encuentran gracias a Bunbury cierto punto en común de unión en un momento esplendoroso para todos.

   "Recuerdo que a finales de los ochenta, cuando en toda América había un resurgir del rock en español, hubo tres bandas que bebían de fuentes similares, que tuvieron un éxito desbordante en todo el continente: Soda Stereo de Argentina, Caifanes de México y Héroes del Silencio de España. Quizás respondíamos a necesidades parecidas en cada uno de nuestros países. Creo que con Zoé y Vetusta Morla pasa algo parecido", razona.

   A este respecto, añade que Zoé y Vetusta Morla son "dos grupos de éxito sin igual en sus respectivos países que pueden hablar de algunas referencias comunes, pero que llegan a conclusiones distintas por sus respectivos orígenes", por lo que admite que le gusta "que hayan girado juntos por México y España". Además, remarca el "talento especial" de León Larregui: "Hay  cantantes que cantan mejor y otros peor. Y luego están los que tienen una forma de cantar única. León es como Robert Smith, inconfundible y distinto a todos".

ESTE UNPLUGGED HA SIDO "EL RETO CON MÁS PRESIÓN"

   En lo que se refiere a aceptar el reto de sumarse a la lista de artistas que tienen su propio MTV Unplugged, Bunbury admite que "obviamente" se sintió "halagado" por la propuesta, al tiempo que confiesa que "es difícil no sentir además cierta presión e intimidación". "En mi caso ha supuesto el reto con más presión. Sentí como un handicap grabar un disco con cámaras filmándote la gota de sudor y con público presencial. Hubiera estado mucho más relajado sólo en el estudio, con mi banda. Así que tuve que hacer ejercicios de respiración, relajación y contención extra", revela.

   Sobre el formato concreto para el recital, señala que lo primero que desestimó fue el clásico con guitarras desenchufadas y sin base rítmica. Así, para llegar al resultado deseado, indica que se lo planteó como "si fuera un disco de estudio", hablando con su ingeniero de sonido antes que con los músicos. Una vez definidos algunos parámetros, sí reunió a la banda para poner "opciones encima de la mesa", en un momento en el que "algunos instrumentos fueron desestimados" y aceptaron enchufarse "un poco", alejándose de los "patrones ortodoxos del formato".

   Llegados a ese punto, lo siguiente fue reimaginar las canciones con una instrumentación novedosa, que incluye sintetizador mini moog, mellotron, dobro, guitarras tenor y barítono. "Para conseguir nuevos objetivos, debes hacerlo enfocando desde diferente ángulo", afirma Bunbury, para después vincular otra reflexión: "La instrumentación puede ser un corsé, aunque los músicos más versátiles pueden y saben tocar sus instrumentos de maneras  muy diferentes dependiendo del proyecto. Pero si cambias la tímbrica es más fácil llegar a conclusiones diferentes y así situar la canción o tu voz en un nuevo contexto".

   "Y además, no le veo la gracia a regrabar la misma canción con los mismos arreglos. Creo que lo interesante y donde reside el proyecto creativo, es revisando tu cancionero, guardando cierta distancia... Como si las canciones no fueran tuyas y las hubiera compuesto un señor de Wisconsin, e hicieras una versión con tu bagaje pasado y forma de sentir presente", esboza el músico zaragozano, quien además de repasar temas de su trayectoria solista, en esta ocasión ha recuperado más canciones de su exbanda Héroes del Silencio de lo que es habitual en él.

RECUPERAR CANCIONES DE HÉROES DEL SILENCIO

   El repertorio interpretado en este MTV Unplugged incluye Ahora, Dos clavos a mis alas, La sirena varada, Los inmortales, E El boxeador (Ft Draco Rosa), El camino del exceso, Planeta sur (Ft Vetusta Morla), Hay muy poca gente, Porque las cosas cambian (Ft Carla Morrison), Avalancha, Ven y camina conmigo (Ft Pepe Aguilar), Mar adentro, Más alto que nosotros sólo el cielo, La chispa adecuada (Ft León Larregui) y Doscientos huesos y un collar de calaveras.

   Ya avisó meses atrás Enrique Bunbury de que había llegado a cierto grado de reconciliación con su pasado y que quizás era momento de rescatar para sus directos más temas de Héroes del Silencio, la banda que lideró de 1984 a 1996 (dejemos al lado su gira de reunión de 2007) alcanzando enormes cotas de popularidad, antes de empezar de cero y emprender camino como solista errante con aquel debut Radical Sonora de 1997.

   Y a este respecto, el cantante explica: "Cuando me planteé que había llegado la hora de revisar con normalidad el cancionero de Héroes y acoplarlo a mi trayectoria vital y musical, a la que pertenecen, no pensé hasta qué punto me sentiría más o menos cómodo con alguna de esas canciones. Y creo que la selección de Sirena Varada, El camino del exceso, Avalancha, La chispa adecuada y Mar adentro, responde exclusivamente a la apetencia y a la comodidad. Probamos otras también, con las que me sentía a gusto, pero no aportaban  algo   estilísticamente o no se ajustaban al concepto global del disco".

YA PIENSA EN NUEVO DISCO

   Junto a sus temas propios, ya sea en solitario o de Héroes del Silencio, tal vez hubiera habido sitio para alguna versión aprovechando esta cita especial, pero Bunbury zanja el asunto afirmando que sencillamente no le "apetecía". De hecho, destaca que pensó que esta era una buena ocasión para "revisar" su "propio cancionero, no el de otros". "He grabado bastantes versiones y creo que es bueno para un autor, en algún momento, grabar temas de otro como proceso de aprendizaje y cura de humildad", remacha. 

   A cambio, sí escogió un tema inédito titulado Dos clavos a mis alas, que tiene su propia historia: "Proviene de las sesiones de grabación de las demos de Bizarros, un disco que nunca edité y que iba a grabar después de Flamingos (2002). Por razones que no vienen al caso, lo desestimé y me metí de lleno en el siguiente, El viaje a ninguna parte (2004). Esa canción se la mandé a Raphael que me había pedido material. Le gustó y la grabó para su álbum De vuelta (2003). Así que me olvidé de ella y recientemente pensé en grabar mi propia versión. Y este era un proyecto perfecto, ya que no la veía como material para mi nuevo disco de estudio".   

   Y es que aunque ya ha anunciado una gira para 2016 presentando este Libro de las Mutaciones, Bunbury adelanta también que ya tiene "suficiente material" para un nuevo disco de estudio y que su intención es "grabarlo en algún momento del año que viene". Siempre pensando en el siguiente paso, por tanto, pues según subraya, "más allá del éxito puntual de una canción o un disco, el verdadero éxito es la supervivencia". "Es una bendición tener un público que aplaude tus conciertos y espera tus nuevas grabaciones, año tras año. ¡Y tengo que agradecer que me ocurra a mí todavía!", sentencia.

Cargando el vídeo....