Ciclocéano: "Las etiquetas solo sirven para encasillar y están cargadas de prejuicios"

CICLOCÉANO
CICLOCÉANO
Actualizado 23/01/2019 15:01:01 CET

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

La Sala Boite Live de Madrid acoge este viernes la puesta de largo de Ciclocéano, banda madrileña comandada por Antonio Curros, compositor y vocalista de amplio registro con una larga experiencia en musicales y que actualmente interpreta a Timón en El Rey León en la Gran Vía de la capital.

Desde el Teatro Lope de Vega salta ahora hasta la cercana Boite Live para presentar las canciones de una banda que él mismo lidera, pero en la que está acompañado por Xavi Igual, antiguo guitarrista y productor de Skunk DF; Fer Vilar, ex bajista de la banda de ska-punk Oferta Especial; y Adrián Espinosa, músico en Pauline & The Big Kahunas.

Entre todos y con ayuda del productor Manuel Ángel Mart (Estirpe) dieron forma a Líneas de meta, un primer disco que bebe del rock de los noventa, coquetea con el pop y huye premeditadamente de las etiquetas: "Solo sirven para encasillarte y están demasiado cargadas de prejuicios", apunta Curros a Europa Press.

Y aún añade: "Es prácticamente imposible escapar de ellas. Todo el mundo al que le hablas de la banda lo primero que te pregunta es '¿qué estilo de música hacéis?' Necesitan ubicarte según las referencias musicales que tiene cada uno y eso a veces es un lastre. Hay medios en los que no puedes decir que te gusta el indie, otros en los que si dices que haces rock ya te ponen cara rara".

En esta línea, destaca Curros que "afortunadamente, las tendencias y estilos se mezclan constantemente", lo cual hace "bastante complicado y cada vez más absurdo definir qué es un cierto estilo musical". "Yo crecí devorando la discografía de todas las bandas que se ponían a mi alcance durante los noventa y principios de los 2000, así que por supuesto tenemos inspiración e influencia de aquellas bandas, tanto nacionales como internacionales", concede, en cualquier caso, dando algunas pistas de por donde van los caminos de Ciclocéano.

Defiende, asimismo, a la hora de explicar el contenido de estas Líneas de meta, que "en la diversidad está el gusto", algo que explica que haya canciones de rock épico y otras de corte decididamente acústico intimista. "No es que haya sido algo buscado a propósito, simplemente no nos hemos puesto barreras al componer", remata.

LETRAS VITALISTAS Y DE SUPERACIÓN

Personales resultan también las letras de las nueve canciones del álbum, vitalistas y con tendencia a la autoafirmación y el afán de superación. "La música tiene un componente muy grande de superación, cada canción y cada concierto intentamos que sea mejor que el anterior; es una línea de meta que nos marcamos", plantea el cantante.

Una vez dicho esto, apostilla que para ellos la música es "sobre todo un canal" a través del cual poder "hablar y transmitir" lo que les "dé la gana". "Es lo bueno de ser un proyecto autogestionado, tenemos libertad total", subraya, para luego remarcar que las vicisitudes de la vida misma es su principal fuente de inspiración al escribir: "Intento que me pasen cosas en la vida, buenas o malas, pero que pasen. Me la suelo jugar bastante".

Para crear este universo propio, cuenta la banda con unas canciones de tono confesional y que son en primera persona por pura necesidad: "Es verdad que usando un código que esté de moda en ese momento puede que hagas público más rápido, pero siendo honesto con lo que piensas y con lo que escribes los lazos se hacen mucho más intensos y te otorga mucha más credibilidad con la gente con la que conectas. Es todo más de verdad y me siento orgulloso de ello".

ÉXITO Y REPERCUSIÓN

En lo que tiene que ver con la repercusión que una banda novel puede tener hoy en día, asegura Curros que ellos no viven "muy obsesionados con darle al play", aunque concede que "hay como cierta 'guerra' por conseguir cifras astronómicas de reproducciones". "Pero, para empezar, eso se puede falsear, así que para nosotros no tiene demasiada credibilidad", argumenta.

Por eso, afirma que para ellos son más importantes los "mensajes" que les llegan de la gente contándoles "que realmente les ha emocionado una canción del disco o que están deseando que el grupo toque en su ciudad".

Esta última reflexión aún le lleva a profundizar un poco más en los conceptos de éxito y repercusión: "Cada persona que vaya al concierto de la sala Boite este viernes 25 de enero es una persona a la que hemos llegado y que cree en el grupo. Haber conseguido eso es un éxito rotundo para nosotros".

"Esto suena fatal pero supongo que en este sentido somos más 'vieja escuela'. No nos obsesionamos con aparecer en tal lista o tal otra, si nos quieren incluir bienvenido será, pero nos importan cosas más de verdad como hacer buenas canciones. Alguien dijo una vez que 'no hay mejor promoción que un buen disco' y no podemos estar más de acuerdo", sentencia.

Vuelve Curros sobre el concierto madrileño en particular, avanza Curros que "es la puesta de largo de una banda que acaba de nacer pero con la experiencia de quien lleva toda la vida, así que está claro que la calidad del show está garantizada". "Hemos preparado todo pensando mucho en disfrutar tanto nosotros encima de las tablas como el público saltando y coreando las canciones", añade.

Por último, adelanta que los planes de Ciclocéano pasan por tocar en directo todo los posible. Para ello, la banda cuenta ya con fechas cerradas en Santiago (29 de marzo) y Córdoba (13 de abril), aunque están a punto de cerrarse algunas más. "Iremos publicando todo en nuestras redes sociales y página web. También estamos empezando a crear material nuevo que nos gustaría estrenar en alguno de esos conciertos", concluye.

Contador