Publicado 02/03/2019 09:32CET

Lágrimas de Sangre: "Hemos vuelto a la represión, a los exiliados y a la autocensura"

Lágrimas de Sangre: "Una canción perdura mucho más tiempo que un discurso"
LÁGRIMAS DE SANGRE - Archivo

   MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

   Lágrimas de Sangre están de vuelta con Vértigo, un tercer álbum con el que quieren reivindicarse como "banda de rap" y con el que reconfirman su salto cuantitativo, pues su puesta de largo será el 23 de marzo en el Sant Jordi Club de Barcelona ante 4.500 fans.

   "Antes del lanzamiento sí que nos planteamos que íbamos a llegar a más gente, pero la intención era sencillamente hacer un mejor disco", apunta a Europa Press el guitarrista RamaLama, antes de que su compañero el MC Microbio apostille: "Pero somos ambiciosos, siempre trabajamos para mejorar y ofrecer un espectáculo más bueno".

   Vértigo es también un salto cualitativo que reflexiona, a lo largo de sus 17 cortes, sobre el mundo que habitamos en 2019 a ritmo de hip hop sin dejar de lado otros estilo como el rock, el reggae o incluso la salsa. Sea con el género que sea, en su minutaje están plasmadas las inquietudes vitales de este combo barcelonés.

   "Da un poco de miedito", resume Microbio, quien luego desarrolla: "Vienen unas elecciones nacionales y como votante de izquierdas me encuentro un poco perdido, no sé a quien dirigirme. Si fuera un poco facha supongo que tendría más opciones ahora mismo. Nosotros somos hijos políticos del 15-M al final y estamos profundamente tristes con cómo han ido las mareas".

   Como banda combativa, defienden la capacidad del rap para transformar la realidad, tal y como plantea el DJ Acid Lemon: "Como cualquier disciplina artística. Nosotros escogimos el rap porque es lo que nos motiva, pero entiendo que cualquiera que haga una canción puede usarla como una herramienta de cambio si quiere".

EL PODER DE UNA CANCIÓN

   Tercia en este punto Microbio para remarcar que ellos hacen "música política" porque en un momento dado sintieron que "había una necesidad social". "Y sentimos que la sociedad se politizaba y se hablaba más del tema. Pensamos que en nuestro contexto podíamos hacer algo", señala.

   Y aún añade que como vienen de hacer "música de otros estilos", seguirán también haciéndola "según la necesidad que haya". Y remata acto seguido: "La gracia de una canción es que como apela a sentimientos y a recuerdos, perdura mucho más tiempo que un discurso. Una canción se queda ahí contigo, incluso aunque sea festiva y hedonista".

   Para Acid Lemon, se trata en definitiva de "hacer pensar a la gente que hay una posibilidad de cambio en su entorno más cercano con un par de reflexiones". "Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, se puede ser muy feliz y ese es el mensaje que queremos llevar. No estamos todos juntos ni estamos todos solos, pero aquí estamos y podemos hacer cosas por nosotros mismos", subraya Microbio.

INCLASIFICABLES

   En lo que tiene que ver con la propuesta musical, y pasando totalmente de las etiquetas, sí que se aprecia en Vértigo esa preponderancia del hip hop, aunque Acid Lemon explica que siguen "fusionando el rap con otros géneros" en función de lo que les "pide el cuerpo".

   Para Microbio su momento actual está claro: "Nosotros venimos de la playa y la zona del Masnou y eso se nota en lo que hacemos. Hemos interactuado con el underground de Barcelona, pero me parece que esa agresividad no va mucho con nosotros. Por eso, hemos acabado compartiendo más con grupos de reggae, rock y rumba en las fiestas mayores catalanas".

   Reitera el MC, en cualquier caso, que en este disco han "intentado" reivindicarse como "banda de rap", porque vienen de toda esa tradición, pero también les gustaría ser "reconocidos" en el hip hop. "Hemos intentado hacer letras más crudas, directas y sinceras, con la premisa de hacer un disco brutalmente honesto. Hemos dado un paso hacia el rap", plantea.

COLABORACIONES

   En la mejor tradición del hip hop, no faltan en Vértigo un buen número de colaboraciones, entre las que destacan Kutxi Romero (Marea), el humorista Miguel Noguera, Adala, EAM, Vito o Valtonyc. Al estar exiliado en Bélgica para evitar la cárcel en España, este último tuvo que participar a distancia, algo que cobra en última instancia una dimensión simbólica.

   "Sí, nos pareció que tenía ese valor simbólico que la hiciera él solo. Él mismo pensó que era buena idea hacer una canción sobre por qué no podemos colaborar de manera normal", relata Microbio, antes de luego comentar reflexionando sobre la situación del país en general y de su colega en particular: "Es que hemos vuelto a la represión, a los exiliados, a la autocensura".

   Sobre su relación con Valtonyc, plantea Acid Lemon que ellos no son "tan incendiarios ni tan crudos". "Podríamos llegar a desearle la muerte a bastantes personas que realmente lo merecen, como cualquiera, pero ante la decisión de hacerlo o no, tiramos más por la vía de hacerle pensar a la gente que hay gente tan malvada que merece morir", reflexiona el DJ.

GIRA DE PRESENTACIÓN

   Después de la presentación oficial del 23 de marzo en el Sant Jordi Club comenzará el periplo nacional de Lágrimas de Sangre para presentar su Vértigo. Con las expectativas disparadas, aunque contenidas al mismo tiempo, y doblete de noches los días 12 y 13 de abril en la Sala But de Madrid.

   Además, tienen ya fechas confirmadas en Girona, Monzón, Bilbao, L'Escala, Villarrobledo (Viña Rock), Montagut o Valls. "Todos los conciertos son importantes, pero es verdad también que el del Sant Jordi Club lo estamos mimando especialmente ahora mismo. Animamos a cualquiera a que se pase por allí", termina Microbio.