Ticketmaster: "Es enfermizo pensar que desviamos entradas para la reventa"

U2 perform Joshua Tree live on stage at Twickenham Stadium, Twickenham, London.
EMPICS ENTERTAINMENT / CORDON PRESS / DAVID JENSEN
Actualizado 25/01/2018 16:29:22 CET

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

RELACIONADO - Quejas, reventas y denuncias: ¿Qué pasa con la venta de entradas para grandes conciertos en España? 

RELACIONADOEntradas nominativas para conciertos: ¿Solución contra la reventa o engorro para los fans?

Este viernes 26 de enero a las 10:00 horas se ponen en venta general las entradas para el concierto que U2 dará el próximo 20 de septiembre en el WiZink Center de Madrid. Y saldrán después de varios días de preventa durante los cuales ya varios miles de fans han podido comprar las suyas a través del club oficial del grupo irlandés, previo registro de pago o reservando antes de su publicación su último disco, Songs of Experience.

"Tenemos la tecnología para vender tickets muy rápido, pero cuando la demanda es tan alta... U2 no han tocado en Madrid en 13 años. ¿Cuánta gente va a estar intentando comprar a la misma hora? Todos los fans de U2 en el centro de España van a intentar comprar, y no desde la posición privilegiada de un miembro del club de fans. Y lo van a intentar exactamente al mismo tiempo", plantea a Europa Press el vicepresidente ejecutivo de Ticketmaster a nivel mundial y responsable de su división musical, David Marcus.

En esta línea, añade que ahora "todo el mundo quiere ir a conciertos", lo que provoca que "el mercado" del 'ticketing' esté "mejor que nunca". De hecho, apunta que "lleva creciendo cuatro años seguidos" y no hay motivos para pensar que no vaya a seguir así en un futuro. "Nuestro trabajo es procesar las transacciones y que las entradas lleguen a los fans, pero éstas tienen un número limitado", destaca Marcus, dirigente de una empresa que en 2017 vendió 500 millones de entradas.

Reconoce asimismo que la alta demanda es un problema para ellos, a lo que hay que añadir que "todo el mundo piensa que es el mayor fan de su artista favorito". "Entonces creen que merecen la mejor experiencia en el mejor sitio, pero solo hay una primera fila", apunta, al tiempo que recuerda que ellos no son promotores ni deciden los precios. "Nos dedicamos a llevar a la gente a conciertos", resume.

ACUSACIONES CONTRA TICKETMASTER

Tras recalcar que en su compañía son "los mejores del mundo vendiendo tickets a escala masiva", admite que "en ocasiones no hay una experiencia satisfactoria para el consumidor, que queda disconforme". "Cuando eso ocurre, el fan tiende a pensar que algo sucio o turbio está pasando con nosotros, pero no es así", asevera.

"Piensan 'oh Dios mío, entradas agotadas en un minuto, eso es imposible, Ticketmaster debe estar poniendo esas entradas en páginas de reventa'. Pero no es así, es enfermizo pensar que desviamos entradas para la reventa. Aunque comprendo que se piense eso de alguna manera", reflexiona, al tiempo que señala que no ve problema en que su empresa sea también dueña de Seatwave, web del mercado secundario dedicada precisamente a revender entre particulares.

"Estamos en un momento determinado en el que el mercado secundario cumple su función para algunos consumidores. Según evolucionen el mercado del ticketing, las expectativas de los fans y de los artistas, esto cambiará. Los fans dicen que algo turbio está pasando y lo entiendo", concede sobre la percepción que algunos tienen de Ticketmaster, empresa que aparte de ser dueña de Seatwave, pertenece al grupo Live Nation, gran promotora de conciertos como precisamente U2.

LOS REVENDEDORES HACEN "APUESTAS"

A su juicio, esta situación se debe a que cuando los revendedores ofrecen entradas antes de que se pongan a la venta oficialmente en realidad están "haciendo una apuesta" que funcionaría más o menos así, según relata: "Ok, dame 500 dólares por esos tickets. No los tengo ahora pero estoy bastante seguro de que puedo conseguirlos por 350. Si no te importa pagarme 500, los puedes tener".

"Los consumidores no entienden eso y su reacción es que Ticketmaster, el promotor o incluso el artista están desviando las entradas. Pero eso no es así, es alguien que está especulando. Es un mundo confuso y emocional y lleva a pensar a la gente que está ocurriendo lo peor. Pero todos los que trabajamos en Ticketmaster somos fans de la música", destaca.

Ante esta situación, admite que el "mayor reto" que tienen ahora mismo es "que se pueden comprar entradas con muchos dispositivos diferentes en un momento determinado", lo que hace más dificultoso luchar contra la reventa. Por eso añade: "Cuando estabas en una tienda de discos haciendo cola siempre había gente que se intentaba colar y eso es lo que siguen haciendo los reventas. Ahora con los teléfonos y los ordenadores puede haber más revendedores en una habitación con varios dispositivos compitiendo".

FANS VERIFICADOS

Una de las ideas de Ticketmaster para luchar contra la reventa el sistema Verified Fan, con el que se trata de identificar a los usuarios que realmente quieren asistir a un concierto. "Queremos darle la vuelta al modelo de venta de entradas, para que el sistema sepa a quien se las está vendiendo. La idea es intentar predecir, con el comportamiento habitual de la gente en internet, quien quiere comprar esas entradas", explica.

Según Marcus, 'verificando' intentan encontrar a esos fans que nunca revenderían sus entradas porque les importa más el artista y la "experiencia en vivo por encima del dinero". Para esto, los usuarios primero deben registrarse y, a partir de ahí, Ticketmaster les ordena en una cola y les va "invitando a entrar a la compra".

"La gente compra el disco pero también ve vídeos, publica en las redes sociales, comparte fotos relacionadas con el artista y con otros fans... Al crear una cola podemos ver quien está esperando y podemos dejar a los fans entrar. Imagina que eres el mayor fan, ves todos los vídeos, compras el nuevo álbum, publicas en redes, escuchas en streaming y compras camisetas", explica.

Pone en este punto como ejemplo el caso de la próxima gira de Taylor Swift por Estados Unidos, para cuya venta se puso en marcha el sistema Verified Fan. "El 85% de la gente en cola compró su entrada", afirma, para acto seguido agregar: "Si vemos a alguien actuando como un reventa no le dejamos pasar y así podemos conseguir un control sobre la distribución de tickets".

CONOCER A LOS FANS

Después de aclarar que este sistema no se implantará para todos los artistas, pues el público es diferente según cada cual, resalta que su "fantasía es que todas las cosas que los fans hacen cada día vayan a una cuenta en algún sitio". "Y que entonces te podamos decir, 'oh, eres un gran fan de U2, ¿sabías que van a tu ciudad?' Porque te conocemos y no queremos que tengas que estar pendiente a una hora determinada con otro montón de gente", señala.

Y por último, aún termina David Marcus dibujando lo que tiene en mente: "Que cada vez que tu banda favorita vaya a tu ciudad tendremos un par de entradas para ti. Este es un mundo sobre fans y sobre artistas. Creo personalmente que este es el futuro. Comprender a los consumidores como fans y las expectativas que tienen. Como vendedores, podremos controlar eso".