Publicado 27/11/2013 14:49CET

La venta de música a través de suscripciones a plataformas digitales se duplica en 2012

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La venta de música a través de plataformas como Spotify o Deezer aumentó un 93,6 por ciento en 2012 respecto a 2011 y acapara un 38 por ciento del negocio digital de la música en España, por encima de las descargas legales.

Así lo muestra el 'Libro Blanco de la Música en España 2013' presentado este miércoles y encargado por Promusicae --entidad que agrupa a los productores de música en España-- a IDEC-Universitat Pompeu Fabra, donde cada año muestra el estado del negocio musical en España.

Antonio Guisasola, presidente de Promusicae, ha indicado durante la presentación que este volumen pone de manifiesto un auge del negocio digital musical.

Por el contrario, el servicio de streaming financiado con publicidad ha sufrido un descenso del 29,15 por ciento en 2012, por lo que deja de ser la vía de venta digital de música de mayor facturación, pasando a un tercer lugar por detrás de las suscripciones y de las descargas legales.

Según muestran los datos de este estudio, los españoles gastaron en 2004 un total de 1,6 millones de euros en música digital, una cifra que aumenta hasta los 48,3 millones en 2012, un 4,12 por ciento más que en el año anterior, lo que pone de manifiesto este auge.

Esta cantidad representó el 34 por ciento del total del mercado de la música en España en 2012 y se espera que este año cierre con un porcentaje cercano al 46 por ciento.

Aunque el futuro, incluso a corto plazo es "imposible" de predecir, Guisasola cree que no desaparecerá el formato físico y cree que habrá "un nicho de mercado para cada usuario". Así, de la misma forma que el CD sobrevive gracias a los usuarios mayores de 40 años y a géneros como la música clásica, dentro de un tiempo todo dependerá de la demanda y del tipo de público.

PROPIEDAD INTELECTUAL, "TEXTO FLOJO"

Aunque crece el mercado digital, Guisasola recalca que esto no compensa la caída que ha experimentado la facturación general de la música en España, que ha descendido un 77 por ciento desde 2001, debido, en gran parte, a la piratería, un problema ante el que "no se han tomado medidas eficaces", a su juicio.

En concreto, de los 498,3 millones de euros que los españoles gastaron en 2003 en música se ha pasado ahora a 141,1 millones de euros, por lo que España se sitúa así en el séptimo puesto en el mercado europeo de la música, por debajo de Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Holanda y Suecia.

En este sentido, indica que el bloqueo de webs de enlaces en países como Alemania o Italia incrementó el consumo legal en países como los citados, por lo que está convencido de que en España habría un "repunte automático" si esto también sucede.

El presidente de Promusicae considera que el Anteproyecto de la Reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que ha llegado al Consejo de Estado y que aborda el problema de la piratería es "muy flojo". "Tiene buenas ideas pero estupendas trampas para no actuar con decisión", critica Guisasola, para quien la solución ha de ser más radical: "Si la piratería es una lacra, vamos a terminar con ella".

Hasta el momento, Promusicae ha denunciado cerca de 40 páginas ante la Comisión de Propiedad Intelectual, la mayoría de ellas locales, y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha pedido que se retiren "tres o cuatro" enlaces, lo que, para Guisasola, "es como sacar agua del mar con cazos".

Guisasola lamenta la poca decisión del Gobierno español para apoyar la cultura y recuerda que el volumen total de negocio de la música en 2012 fue de 907 millones de euros, lo que tiene un impacto del 0,49 por ciento del PIB.