Alberto Giacometti será "un visitante de tránsito en el Prado" en la primera exhibición del museo sobre el escultor

Alberto Giacometti será "un visitante de tránsito en el Prado" en la primera exh
PATRIZIA AYMERICH
Publicado 01/04/2019 14:41:22CET

   La exposición está compuesta por 20 obras que se podrán ver el 7 de julio

   MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Museo del Prado presenta, desde el martes 2 de abril hasta el 7 de julio, la primera exposición del escultor suizo Alberto Giacometti, compuesta por 20 obras que se convertirán en "visitantes de tránsito en las galerías principales del Prado y crearán un diálogo con las grandes obras", según ha señalado en rueda de prensa la comisaria de la exposición Carmen Giménez.

   "Giacometti era un gran admirador de los grandes artistas españoles y siempre estuvo influenciado por ellos, por eso escoger el espacio ha sido fundamental, primero para que las grandes damas estilizadas del escultor pudieran dialogar con, por ejemplo, 'Las meninas' de Velásquez o sus mujeres venecianas con los Tintoretto, un artistas con el que Giacometti pasaba tiempo en el Louvre", ha indicado Giménez sobre la exposición que se lleva a cabo en el marco de la celebración del Bicentenario de la pinacoteca.

    En este sentido, el director del museo, Miguel Falomir, ha explicado que "la distribución de las obras de Giacometti por los espacios más significativos del Prado es un guiño a la historia a un artista que jamás visitó el museo".

   "Giacometti conoció el Prado pero a través de la exposición 'Chefs-d'oeuvre du Musée du Prado' celebrada en Ginebra en 1939, donde habían sido trasladadas gran parte de sus colecciones durante la Guerra Civil Española y que posiblemente fuera la mejor exposición del museo en mucho tiempo", ha dicho en relación a las 18 esculturas realizadas en bronce y los dos óleos que se exhiben del artista.

   Así, el museo ha planteado un recorrido que empieza en la sala de 'Las meninas' en donde la obra de Velásquez dialoga con piezas de los años sesenta de Giacometti como 'Hombre que camina', 'Mujer grande III', 'Mujer grande IV' y 'Gran cabeza'; continúa frente a 'Carlos V en la batalla de Mühlberg' de Tintoretto donde se ha dispuesto 'El carro' de 1950; y sigue hacia la sala de los cuerpos representados por Zurbarán en su serie de Hércules que contrastan con la pieza 'La pierna' de 1958, del suizo.

   "Hemos escogido la figura humana de Giacometti en un paseo póstumo del artista por el Prado, por la importancia de estas representaciones como eje de sus obras y su relación con el existencialismo, esas figuras que están a mitad de camino del ser y la nada, y que expresan la relación que separa al artista del modelo", ha subrayado Giménez.

   Por su parte, Falomir ha añadido que "nunca se han visto sus esculturas en un lugar como el Prado" y espera que "algunas de estas figuras formen parte de la iconografía del museo a través de la memoria, que sean recordadas en el futuro y queden en la retina de todos".

UN ARTISTA DE VANGUARDIA

   En esta línea, el director del Prado ha señalado que el museo "siempre ha estado interesado en el arte contemporáneo y desde sus inicios han figurado artistas como Picasso, Manet y Bacon", por lo que "no es casual que por primera vez Giacometti se presente en estos espacios". El autor suizo comenzó a dibujar y a desarrollar su carrera artística desde niño para luego viajar a París, donde se relacionó en Montparnasse con artistas grandes artistas de vanguardia.

   "Giacometti es un gran clásico, hizo de la figura humana el objeto principal de sus preocupaciones y le dio gran importancia al espacio que se genera en torno a sus piezas, y eso es lo que hemos querido reflejar aquí", ha añadido Falomir.

   Al respecto, Giménez ha indicado que "la fuerza de su escultura se basa en su frontalidad y en la oscuridad", algo que el autor ha expresado a raíz de sus preocupaciones por la I y II Guerra Mundial. "La guerra lo angustiaba mucho y eso se ve en sus obras, por eso viajó de Paris a Ginebra, lo que hemos querido es darle un espacio de diálogo a través de un paseo natural, como se lo merece", ha concluido.

Contador