El Rey inaugura 'La materia de los sueños', una muestra con 343 piezas sobre el pensamiento de Colón y su descubrimiento

Actualizado 15/11/2006 16:31:29 CET

Las obras proceden de seis países diferentes, entre ellas 96 de México, algunas de las cuales se muestran por primera vez

VALLADOLID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Rey Juan Carlos inauguró hoy en Valladolid la exposición 'La materia de los sueños', una muestra con 343 piezas en las que se trata de recoger desde los pensamientos e ideas que tenía Colón antes de realizar el viaje que le llevó al descubrimiento de América y la realidad y consecuencias que tuvo el mismo.

La exposición, coproducida por la Consejería de Cultura y Turismo y la Sociedad Española de Conmemoraciones Culturales (SECC) con un presupuesto de más de 2,4 millones de euros (el 70 por ciento aportado por la Junta), está comisariada por Fernando Checa y toma su título de la obra de Shakespeare 'La Tempestad', de forma que se centra en una alegoría del descubrimiento de América y los problemas culturales, políticos y artísticos que se plantearon a raíz del mismo en Europa.

Juan Carlos I llegó puntual a las 12.00 horas y antes de recorrer la muestra que alberga el Museo Patio Herreriano de Valladolid visitó el Archivo Municipal, la antigua iglesia de San Agustín, restaurada en 2003 y en la que la exposición 'Valladolid y Colón: la ciudad frente al personaje' recorre a través de documentos que le unen a la capital vallisoletana, aunque no sólo los ligados a su fallecimiento.

Allí, Don Juan Carlos fue recibido por por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; la consejera de Cultura y Turismo, Silvia Clemente; el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva; el delegado del Gobierno, Miguel Alejo; y el presidente de las Cortes de Castilla y León, José Manuel Fernández Santiago, entre otros.

Acompañado también por la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, visitó la exposición a lo largo de 15 minutos durante los cuales la directora del Archivo, Ana María Feijoó.

A su llegada, el Rey dio un "tirón de orejas" al alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, quien cumplió hoy 61 años, y después saludó a los numerosos escolares que se dieron cita frente al Archivo y que gritaban '¡Viva el Rey!'.

Posteriormente, se dirigió hasta el Museo Patio Herreriano donde inició el recorrido por la exposición tras ser recibido por el Consejo Rector del Museo, con su directora, Cristina Fontaneda, al frente.

Acompañado por el alcalde, la consejera de Cultura y el presidente de la Junta, el Rey fue visitando los ocho ámbitos de los que consta la muestra, que estará abierta hasta el 15 de febrero, atendiendo las explicaciones de Fernando Checa.

A lo largo de las diferentes salas se pueden ver las 343 piezas procedentes de instituciones públicas y privadas de España, República Dominicana, Colombia, Austria, Italia y México, país éste último del que proceden 96 objetos.

CONSECUENCIAS.

A través de ella se pretende acercar al público una de las repercusiones esenciales del descubrimiento de América en la historia de Europa como es la influencia en el imaginario artístico y cultural occidental de las tierras recién descubiertas.

Fernando Checa explicó que la exposición ha querido destacar la faceta soñadora de Colón, quien "soñaba cosas" y se encontró con otras en el Descubrimiento.

El recorrido comienza precisamente por 'Los sueños de colón', quien pensaba en el camino más corto para llegar a Oriente o con las riquezas, por ello se muestran 18 piezas procedentes del Museo del Oro de Colombia. Además, se recorren sus lecturas, las esmeraldas o su rostro, el más fiel que se conoce hasta ahora en una medalla de Guido Mazzoni de hacia 1504, realizada en bronce y procedente de Viena (Austria).

Precisamente en esta primera sala se muestra una armadura de Fernando El Católico que se encuentra en el Museo de Viena, la única que se conserva, perfectamente conservada y que por segunda vez llega a España.

En las siguientes salas se pueden contemplar las realidades que encontró el Almirante, los pueblos americanos, los taínos, la cultura azteca y la inca.

Parte de las piezas que se muestran en esta parte de la exposición son las piezas que ha cedido Méjico, como las procedentes del Museo del Templo Mayor, con las que se han reproducido ofrendas mortuorias o iconografías animales, ídolos o dioses que después se utilizarán por los cristianos en sus representaciones.

Allí se recogen, entre otras, representaciones de la cultura taína, urnas funerarias, etcétera, para después continuar por el imperio azteca, la religión azteca y sus símbolos o la civilización incaica.

REALIDAD DEL DESCUBRIMIENTO.

El recorrido continúa por lo que realmente vio Colón, indicó Checa, quien explicó que se pretenden mostrar las consecuencias del descubrimiento en Europa, una reelaboración de las ideas de lo exótico, la ciencia o lo mestizo o descubrimientos como las cámaras de las maravillas y la nueva imagen que se adoptó del paraíso y del universo.

Así, se recrea una "cámara de las maravillas" en la que se pueden ver distintos animales, algunos de ellos disecados, e incluso unas grandes mandíbulas de cachalote de entre 150 y 200 kilogramos cada una.

Tras un espacio transitorio con reproducciones de libros la muestra lleva al visitante a los viajes a Oriente, donde se pueden ver desde un escudo hecho con piel de raya hasta una caña de timón del siglo XVIII de ébano y procedente del Museo regional de Campeche en Méjico, que por primera vez se expone fuera de este espacio y que necesita condiciones de conservación especiales como un 70 por ciento de humedad y una temperatura de unos 30 grados.

Posteriormente, se entra en el nuevo concepto del mundo , la expansión de la esfera y la ciencia y la Europa de los descubrimientos y una muestra de tapices. Continúa la muestra con piezas de arte colonial y un tapiz o alfombra descubierto recientemente en la Catedral de Sevilla de una gran dimensión, unos 9 por 8 metros con imágenes vegetales y zoomorfas realizadas con hilo sobre seda natural y lino, de origen filipino y del siglo XVII.

La última de las salas es, según Checa, la que puede resultar más impresionante debido a que se muestran obras de gran tamaño de piedra que intentan reproducir un gran panteón de los dioses aztecas, con el dios Murciélago que preside diferentes figuras con una iluminación muy cuidada que resulta impactante y que contrasta con la capilla gótica de los Condes de Fuensaldaña.

Así, se ha tratado de destacar las ideas de sueño, maravilla y expansión, indicó el comisario de la exposición, quien aseguró que se trata de un montaje moderno, atrevido pero cuidado que pretende renovar estéticamente la figura de Colón y contraponer el sueño a la realidad.

Todo ello, explicó el comisario, ha supuesto un enorme esfuerzo organizativo, de gestión y también económico, aunque siempre con un equipo científico que ha estado apoyado por la Junta, la SECC y el Ayuntamiento que ha cedido lo que él entiende como un "magnífico" lugar.

"Una apuesta muy recompensada", reconoció por su parte el presidente de la Sociedad de Conmemoraciones Culturales, José García-Velasco, quien puso como ejemplo de colaboración la exposición y para el que es una "oportunidad única" su visita.