Halloween se adelanta en el Teatro Real con las sombras espectrales de 'Only the Sound Remains'

Only the Sound Remains en el Teatro Real
TEATRO REAL
Actualizado 24/10/2018 11:17:03 CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Teatro Real se ha adelantado y ha celebrado este martes 23 de octubre su particular Halloween con el estreno de 'Only the Sound Remains' ('Sólo el sonido permanece'), de Kaija Saariaho. Pero no ha sido una fiesta anglosajona con disfraces y niños pidiendo galletas sino más bien un ritual de comunión con los espíritus de los difuntos al estilo del Samhain, efeméride celta y pagana de la que provienen todas las demás.

El contratenor Philippe Joroussky y el bajo-barítono Devon Tines, acompañados en la segunda parte por la bailarina Jora-Kimball-Mentzos, protagonizan un juego de sombras espectrales creadas gracias a dos murales abstractos de la artista etíope Julie Mehretu y la destreza en el uso de las luces de James F. Ingalls.

En ocasiones, se asemejan al terrorífico contorno del vampiro Nosferatu en la película con título homónimo dirigida por el alemán F.W. Murnau en 1922 y confirman lo que la compositora finlandesa y el director de escena de esta pieza, Peter Sellar, coinciden en señalar: que el encuentro con lo sobrenatural es experimentado de una u otra forma por todos las personas y en todas las épocas. Una unión que sobre las tablas del coliseo madrileño se representa con el beso de los protagonistas: un mortal y un ánima; un humano y un ángel.

Acompañan al trío principal el cuarteto vocal Theatre of Voices, el cuarteto de cuerdas Meta4 Quartet, tres músicos finlandeses --Camila Hoitenga (flauta), Eija Kankaaranta (Kantele, instrumento tradicional finlandés) y Heikki Parviainen (percusión)--, con Christophe Lebreton y Timo Kurkikangas en el diseño y tratamiento de sonido. Todos ellos dirigidos por Ivor Bolton.

Y nada más. El efecto electroacústico se encarga de reforzar la atmósfera de ultratumba con ecos del folclore finlandés --durante la representación se utilizan seis versiones diferentes de kantele ideados por Saariaho--, que harían las delicias de cualquier escena de intriga de esas que ponen los pelos de punta al espectador.

'Only the Sound Remains' se basa en dos cuentos traducidos por Ezra Pound, extraídos de la recopilación de relatos orientales que escribió el poeta y japonólogo de ascendencia español Ernest Francisco Fenollosa partiendo del teatro noh japonés, que se basa precisamente en la idea budista de que la luz procede de la oscuridad.

En el primer cuento, 'Always Strong' ('Siempre fuerte'), un joven guerrero y virtuoso laudista, muerto heroicamente en el campo de batalla, reaparece convertido en un atormentado fantasma, incapaz de tañer su bello instrumento como antaño; en el segundo, 'Feather Mantle' ('El manto de plumas'), un pescador encuentra una deslumbrante capa de plumas que solamente está dispuesto a devolver al ángel que la posee, si éste le baila su danza celestial.

SIN POLÉMICA EN LOS SALUDOS

Es "realmente" una ópera, según su autora, pero no es una ópera "al uso", en opinión de Joroussky. Eso parecen haber entendido en el patrio de butacas, donde se han visto menos deserciones de las esperadas tras el descanso, pese a lo vanguardista de la propuesta. En total, se ofrecerán hasta el 9 de noviembre siete representaciones de este encargo coproducido con las óperas de País, Amsterdam y Toronto y que ya ha sido estrenado en Ámsterdam (2016), Helsinki (2017) y París (2018). En Madrid, está patrocinada por la Fundación BBVA.

Esta vez, además, no ha habido polémicas en los saludos, en los que se ha ovacionado al trío protagonista, al conjunto vocal e instrumental y, especialmente, a la creadora Kaija Saariaho. Y al final, como dicen en la obra, "sólo un sonido tenue permanece" y también algo insólito: la posibilidad de que la compositora pueda salir a recibir a su público porque es una artista contemporánea. O quizá sea más insólito que se trate de una mujer. Quién sabe. "Dudar es de mortales", sentencia el ángel.