24 de febrero de 2020
 

Los Spurs de San Antonio superan a los Jazz de Utah y sellan su billete para la final

Actualizado 31/05/2007 13:05:20 CET

SAN ANTONIO (ESTADOS UNIDOS), 31 May. (EUROPA PRESS) -

Los Spurs de San Antonio, apoyados nuevamente en las estrellas Tim Duncan y Tony Parker, superaron a los Jazz de Utah (109-84) en el quinto partido de la eliminatoria que definía el campeón de la Conferencia Oeste, para firmar el definitivo 4-1 en la serie y alcanzar por tercera ocasión en los últimos cinco años la final de la NBA.

La franquicia de San Antonio, que también alcanzó la final de la competición en las ediciones 1999, 2003 y 2005, espera ya el rival procedente del Este, entre los Pistons de Detroit y los Cavaliers de Cleveland, cuya igualada serie afrontará esta noche su quinto encuentro con un empate a dos victorias.

El 34-15 protagonizado por los locales en el primer cuarto definió con claridad el posterior desarrollo del partido, confirmado además en la reanudación, con el 28-17 del tercer parcial. La final de la competición comienza de este modo el próximo jueves en San Antonio, sea cual sea su rival.

"Es maravilloso. El año pasado tuvimos un final difícil. Este año ha sido tremendo recuperarse, organizar al equipo y pasar sobre tres equipos muy, muy buenos para llegar a este punto", apuntó Duncan, que desde que se incorporó al equipo en la temporada 1997-1998 ha conducido a los suyos a una final cada dos años con la excepción de 2001, cuando fueron eliminados en la final de conferencia ante los posteriormente campeones, los Lakers de Los Angeles.

Duncan y Parker terminaron cada uno con 21 puntos, seguidos por los 12 de Ginóbili, pese a que ninguno de los tres jugó el último periodo, en una demostración de la confianza de los Spurs, que ahora tratarán de suceder en el palmarés a los Heat de Miami.

El parcial local de 14-0 (30-11), conducido por Parker y rematado por Duncan, se tornó en casi definitivo contra los Jazz, cuyo mejor jugador fue Andrei Kirilenko, con 13 puntos, y en el que Carlos Boozer reconoció tras la eliminación que "ni siquiera" creían "llegar hasta aquí".