Actualizado 27/07/2007 15:15 CET

Alberto Contador (Discovery Channel) despeja las "dudas" sobre su "limpieza"

PARÍS, 27 Jul. (EUROPA PRESS/Salvador Martínez) -

El ciclista español Alberto Contador (Discovery Channel), líder del Tour de Francia, despeja las "dudas" que han podido manifestar los medios de comunicación galos sobre su "limpieza" con un "sí, soy limpio" declarado en una entrevista publicada hoy en el diario galo 'Le Parisien'.

"Sí, soy limpio, si no lo fuera no estaría aquí", dice Contador al rotativo de la capital francesa. Sobre lo que 'Le Parisien', como otros medios de comunicación de Francia, entienden como "supuesta implicación" del nuevo maillot amarillo "en la Operación Puerto", el corredor español asegura: "No tengo ninguna conexión con este famoso caso".

Para el que fuera corredor del equipo Astana-Würth cuando se dio a conocer el escándalo de dopaje registrado el año pasado, Contador mantiene que se encontró "en el mal momento" y en el "equipo equivocado", pues el nombre de otros nueve corredores de la formación kazaja aparecen en la investigación judicial de la 'Operación Puerto'. De hecho, según asegura, "siempre me he presentado a todos lo controles antidopaje", estando en "carrera y fuera" de competición.

Sobre su relación con Manolo Sainz, el que fuera el director deportivo del equipo ciclista Liberty Seguros y una de las personalidades centrales de la 'Operación Puerto', Contador explica: "Ha contado mucho para mí, pero tomamos caminos distintos". Del mismo modo, el líder de la ronda gala asegura no "conocer físicamente" al doctor italiano Michele Ferrari, quien está implicado en varios casos de dopaje.

En lo que respecta a lo puramente deportivo, Contador califica de "extraño" el haber recibido el liderato del Tour tras el abandono de Michael Rasmussen (Rabobank), pero mantiene que está "contento" porque había "atacado mucho" a lo largo de la presente edición de la ronda gala.

"Amo este deporte", concluye el ciclista madrileño sin dejar de reconocer que es "una pena que las cuestiones sobre el dopaje persistan" y roben protagonismo a los corredores del Tour.