Guillén: "Tenemos un especial cariño por Froome, es el que más ha apostado por La Vuelta"

Ciclismo.- Javier Guillén: "Tenemos un especial cariño por Froome, porque es el
PHOTOGOMEZ SPORT
Publicado 03/04/2019 15:06:18CET

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El director general de La Vuelta, Javier Guillén, mostró este miércoles su "especial cariño" por el británico Chris Froome, del que espera que participe en la edición de este año, porque es el corredor que "más ha apostado" por la 'grande' española, de la que sus tres semanas de duración son "innegociables".

"Yo prefiero que estén los mejores, La Vuelta es de los 'papás' y las 'mamás' y sobre todo queremos que haya espectáculo. Para nosotros que venga siempre el ganador del Tour es muy importante, pero esta carrera tiene un especial cariño por Chris Froome, porque como corredor es el que más ha apostado por La Vuelta. Yo creo que no cometemos ningún error si manifestamos nuestras reverencias por él", señaló Guillén tras la presentación de los nuevos maillots de la carrera.

El director de Unipublic cree que es "bastante pronto" para hablar de la participación de esta edición, aunque alabó la presencia del campeón del mundo, Alejandro Valverde (Movistar Team). "Que venga es una alegría tremenda y que luzca el tricolor es uno de los mayores placeres que podemos tener", prosiguió.

"El hecho de que Thomas y Froome no hagan Giro nos alienta a pensar que uno de los dos estarán, pero también depende de cuál pueda ser su clasificación en el Tour. Froome ya nos ha demostrado que si gana el Tour viene a La Vuelta, Thomas nos ha demostrado todo lo contrario, pero esperamos que los dos estén", agregó.

El responsable de la carrera no cree que un Tour tan cerrado en cuanto a participación favorezca a La Vuelta porque cada carrera tiene su "idiosincrasia". "Los corredores distribuyen más el calendario y hay que reconocer que el Giro este año tiene una súper participación, como la ha tenido La Vuelta otros años. En general, es mejor lo que tenemos ahora que lo que teníamos otros años, que un corredor iba solo a una carrera y siempre la ganaba", reflexionó.

Respecto al recorrido, Guillén ve como "innegociables" las tres semanas de duración de la carrera. "Los 'monumentos' no hay que limitarlos ni cercenarlos, hay que potenciarlos. Estoy dispuesto a hablar de todo si hay un fin mayor que nos permitiera acortar esas tres semanas, algo que no veo en ningún caso. Somos una 'grande' que está funcionando y en términos de tendencia, La Vuelta es la que más está creciendo con diferencia", manifestó contundente.

"Los deberes del recorrido a nivel de ayuntamientos están hechos. Es un recorrido que nos gusta mucho porque recoge muy bien lo que pretende ser, un homenaje a los diez años de 'la roja'. Volvemos a tener un montón de novedades, se pone en valor la gran calidad y variedad que tiene España, con dos llegadas inéditas en Asturias. La etapa de Bilbao va a traer muchas sorpresas y la penúltima en Gredos será muy dura y donde nadie puede entender que La Vuelta está decidida", expresó.

Guillén considera que La Vuelta ha cambiado "sobre todo en personalidad y en identidad". "Está construida en torno a la dureza y la pasión, con una serie de elementos, como los finales explosivos, basados en la innovación y en la tradición", analizó la evolución en las últimas ediciones.

"Lo que no ha cambiado es el país que tenemos, el recibimiento que tiene La Vuelta cada vez que pasa por un montón de pueblos, ahora que está muy de moda hablar de la España vacía. La Vuelta es un elemento vertebrador de esa España, somos una carrera capaz de llevar la ilusión donde ningún otro evento puede llegar. Veo mucha ilusión intacta y por eso asumimos con responsabilidad el tener que transcurrir por esos municipios, que son más de 400 cada año", añadió.

Ante la posibilidad de que el Tour se haga sin potenciómetro, La Vuelta insiste en que hace propuestas para hacer las carreras "más interesantes" e "impredecibles". "En su momento luchamos por la idea de que el pinganillo bloqueaba las carreras, primero era sí o no, y ahora quizá se debería dar solo información de seguridad. Es un universo donde no solo están los organizadores, sino que también están los corredores, los equipos y la UCI. Sin potenciómetro, se nos abrirían nuevas posibilidades", afirmó.

"Este año, el Tour es difícil de controlar, es muy duro, con etapas en las que la mayoría de los altos están por encima de 2.000 metros, pero luego queda correr. Aunque nos apoyamos en la tradición de los últimos años con el Sky, este año no lo tendrá fácil, porque tiene que gestionar lo que tiene dentro y lo que tiene fuera, porque estamos viendo otros corredores que tienen fuera y ganas", opinó sobre los favoritos para la carrera francesa.

Un Tour que a Guillén le gustaría que ganara Enric Mas (Deceuninck-Quick Step) porque "vendría bien a España". "No sé si estará en La Vuelta. Al final los corredores jóvenes tienen que ser cuidados. Ojalá que estuviera, pero también ojalá ganara el Tour porque en España, que siempre estamos con el que gana y no siempre con el que no gana, nos vendría muy bien que lo ganara", expresó.

"También este país muestra demasiadas ansias, a los corredores hay que dejarles madurar, sobre todo si tienen una carrera que por delante. Si Enric Mas no gana el Tour no pasa nada, seguramente lo pueda ganar el año siguiente", finalizó.

Contador