La directiva del Barcelona convoca la votación de la moción para el 6 de julio en el Camp Nou

Actualizado 18/06/2008 19:51:59 CET

BARCELONA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La junta directiva del FC Barcelona convocó hoy la votación de la moción de censura presentada por un grupo de socios contra el actual equipo de gobierno del club, presidido por Joan Laporta, para el domingo 6 de julio en el Camp Nou, donde celebrará actividades de ocio y una jornada de puertas abiertas para fomentar la participación de los socios.

La votación tendrá un coste de medio millón de euros aproximadamente para el club y se llevará a cabo durante 12 horas (de las 9 de la mañana a las 21.00) en 120 mesas distribuidas en la zona de los dos goles y de lateral del Camp Nou. Unas 600 personas trabajarán en la organización y logística de la votación.

Los vicepresidentes del club Alfons Godall, portavoz de la junta, y Ferran Soriano, responsable del área económica, informaron de estos aspectos y de los acuerdos adoptados ayer en la reunión de la directiva y defendieron la gestión de la junta, que consideran que "merece" concluir su mandato, previsto inicialmente hasta 2010.

Soriano considera que el Barcelona "está muy fuerte desde punto de vista institucional y económico y no hay razones para una moción más allá de los malos resultados deportivos". "Nos parece una mala idea interrumpir el mandato natural de una junta, porque el club necesita una estabilidad", prosiguió.

"Hemos hecho un buen trabajo los cinco últimos años y creemos que merecemos continuar", afirmó Soriano, que también considera que el proceso obliga al club a actuar con "rapidez" para concretar los fichajes y traspasos de jugadores antes del 6 de julio y que también en este periodo debe cerrar el actual ejercicio económico.

Al respecto, explicó que, en el supuesto de que prospere la moción, debería crearse una comisión gestora para la convocatoria de elecciones a la presidencia y que este órgano no estaría "facultado" para dar altas y bajas de jugadores durante un proceso de 45 días y que todo ello "no da estabilidad" a la entidad.

Sin embargo, se mostró optimista y manifestó que espera que los socios rechacen la moción de censura "de forma contundente" y de esa manera que "la directiva pueda continuar su mandato normalmente hasta 2010". Además, tanto Soriano como Godall aclararon que la junta no se plantea dimitir.

LA JUNTA DESCARTA LA DIMISIÓN.

La moción de censura necesita dos tercios o más de los votos para forzar el cese de la directiva, siempre que voten el 10 por ciento de los socios, según los estatutos. La directiva sólo piensa dejar el club si está obligada a ello. "Sólo hay dos opciones: la moción gana y nos vamos, o la moción pierde y nos quedamos", dijo Soriano.

El vicepresidente económico del Barcelona también comentó que en el caso de que la moción obtenga más votos favorables que la directiva, pero no alcance los dos tercios, la junta deberá "sentarse y decidir cómo continuar", aunque después descartó la posibilidad de dimitir, como también hizo Godall en su intervención.

"Los estatutos dicen que sólo hay posibilidad de que la moción prospere o no y, si no prospera, la directiva continuará ejerciendo sus funciones", señaló el portavoz de la directiva. Godall, por otra parte, reclamó "estabilidad" porque "da la impresión de que la institución se está sumergiendo en una dinámica de anormalidad".

Así, se refirió al hecho de que los últimos presidentes del Barcelona, José Luis Núñez, Joan Gaspart, Enric Reyna y el propio Laporta, tuvieron que "interrumpir" sus mandatos, en el caso de éste último por la sentencia judicial que obligó a la directiva a celebrar las elecciones en 2006 y no en 2007 como tenía previsto.

Godall también opinó que la moción contra Núñez en 1997, en la que participó junto a Laporta en el grupo 'Elefant Blau', era "esencialmente diferente" a la actual. "Por higiene democrática pensábamos que 20 años con un mismo presidente no eran buenos para el club y además entonces no había limitación de los mandatos", dijo.

De la actual moción, Godall explicó que la junta valora "muy positivamente" el desarrollo del proceso y que espera que la votación sea "modélica" y "un éxito de participación y de la democracia". Por ello, ha elegido el Camp Nou para la votación en lugar del Miniestadi, que había acogido las elecciones los últimos años.

Durante la comparecencia, por último, Ferran Soriano eludió pronunciarse por la posibilidad de presentarse a las próximas elecciones, sean este año o en 2010 y en las que Laporta no podrá optar a la reelección, ya que considera que "es un debate que no conviene y no diré nada porque no toca. Y no es ninguna táctica", comentó.