Actualizado 03/06/2007 02:01 CET

España cumple en su primera final ante Letonia a base de trabajo y fortuna

RIGA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La selección española no falló en su duelo ante Letonia, a la que venció (0-2), manteniendo vivas sus esperanzas de clasificación para la próxima Eurocopa de Austria y Suiza en 2008, en un encuentro dominado por los de Luis Aragonés, que a pesar de todo tuvieron que apelar a la diosa fortuna, para deshacer el empate inicial, lastre que una vez superado mostró la superioridad del equipo español.

España ocupa ahora el tercer puesto de la clasificación con 12 puntos y salva el primero de los dos compromisos, el siguiente el próximo miércoles ante Liechtenstein, en los que el combinado nacional no debe fallar, y es que antes de comenzar el partido, España ocupaba la tercera plaza del Grupo F a cuatro puntos del líder, Irlanda del Norte.

Los primeros minutos no pudieron ser más esperanzadores para la 'roja'. En el primero David Villa demostró querer hacer de éste su partido y tras una buena jugada por banda, su centro al área bien pudo convertir en héroe al ayer debutante y titular, Luis García, más el disparo del españolista, fue atajado por el meta letón.

La jugada dio fuerzas a España, que con Villa cayendo al costado izquierdo le ganaba la espalda a los centrales una y otra vez. Una de las señas de identidad de los equipos de Luis, apertura a las bandas, se rubricaba sobre el terreno de juego del Skonto Stadions de Riga.

En el centro del campo el dúo blaugrana Xavi e Iniesta, mejor el de Albacete, tomaba la manija con un guardián por detrás llamado Albelda, que si bien no influía en el juego de construcción, sí hacía su labor. La máquina parecía engrasada, y perfecta para la ejecución, pero ése es uno de los puntos donde se atasca una y otra vez la selección.

El gol no llegaba y los nervios empezaron a aflorar en los españoles. Los lanzamientos desde la frontal pasaron a ser otra modalidad en busca del premio mayor, pero Ángulo tampoco tenía el punto de mira ajustado.

Letonia comenzó a crecerse entonces, y es que tres córners consecutivos metieron el miedo en el cuerpo al equipo español, que una vez más hizo aguas en defensa, y es que la sensación de miedo y terror cada vez que el balón rondaba la portería de Casillas, que cumplía 69 partidos internacionales con la 'roja', igualando a Butragueño, era absoluta.

Mas la fortuna quiso aliarse entonces con España, y es que tras un centro de Ángulo un remate a 'la limón' entre Villa y el defensa letón Zakresevskis, se alejó en el fondo de las mallas. 0-1, gol psicológico y balsámico para España.

Con el marcador a favor, el combinado nacional más relajado demostró ser muy superior a su rival. A ello ayudó la entrada de Joaquín, que dio otro aire al equipo, encarando a su par una y otra vez, y profundizando hasta línea de fondo, algo que le faltó al equipo en la primera parte.

Salvo en esas excepciones del valencianista, España seguía estrellándose una y otra vez en los mismos errores, con un juego demasiado plano y horizontal, permitiendo algún que otro contraataque de los locales, mención especial para la del minuto 57, cuando el delantero del Getafe Maris se plantó sólo ante Iker Casillas y apunto estuvo de aguarle la fiesta a los españoles.

Sin embargo tres minutos después, la 'roja' se encargó de cerrar el partido, de nuevo con un toque de fortuna. El otro debutante, el osasunista Soldado, cedió a Xavi en la frontal del área, cuyo disparo tocó en la espalda de Iniesta colándose en la portería de Letonia.

Ahí se acabó el partido, con Letonia bajando los brazos y España absolutamente relajada y con los deberes hechos. La misión ya estaba cumplida y los de Luis Aragonés comenzaron a pensar entonces en el próximo miércoles, donde de nada servirá esta victoria si la selección nacional no se impone, aunque sea a base de más casta que juego, a Liechestein, que viene de firmar las tablas con Islandia.