Actualizado 19/10/2015 21:59 CET

A falta de Messi bueno es Neymar

Neymar y Suárez en la victoria ante el Rayo Vallecano
REUTERS

MADRID, 19 DE OCTUBRE (EDIZIONES)

   Con la lesión del crack argentino Lionel Messi, Neymar ha cogido las riendas del ataque del F.C. Barcelona. Ha quedado patente en el encuentro que disputó el Barcelona en el Camp Nou el pasado fin de semana frente al Rayo Vallecano. El club blaugrana se impuso al equipo madrileño por 5 goles a 2. El marcado fue demasiado abultado para los méritos que hizo el Rayo, que no mereció este marcador, y que por merecer, debió irse con algún punto a Vallecas. Pero el fútbol es así. Aunque en esta ocasión podemos decir que Neymar es así.

   Si Lionel Messi no está, el Barcelona se resiente. Normal, cuando el mejor jugador de tu equipo no juega, es lógico que esto pase. Pero el Barcelona tiene a jugadores que son capaces de echarse el equipo a la espalda. Como Neymar. El que en el futuro puede ser uno de los mejores jugadores del mundo, si no lo es ya.

   Y así está pasando con Neymar. En el pasado encuentro se echó la responsabilidad encima, llevó la iniciativa de su equipo en ataque y anotó 4 de los 5 goles de su equipo. Un auténtico fenómeno. Además, lo hizo en el peor momento del equipo. El Barcelona no está haciendo buenas actuaciones y está teniendo un bache futbolístico (no tanto de resultados) importante.

   Los errores en defensa están lastrando al equipo catalán. La defensa no está en buena forma, estña despistada y casi cualquier equipo lleva peligro a la puerta de Claudio Bravo, o Ter Stegen en su caso. Ante la poca madurez defensiva, se balancea con un ataque efectivo. Y es lo que está salvando al equipo azulgrana. En los primeros momentos lo hacía gracias a Lionel Messi. Pero ahora que está lesionado, Neymar se ha puesto la camiseta de la responsabilidad. La de hacer goles y ganar partidos. La de hacer que su equipo siga a flote.

   Estas son buenas noticias para los aficionados culés. Saber que Messi se lesiona y que Neymar asume galones y marca la diferencia es un descanso para el aficionado blaugrana. Sobre todo cuando ve cómo sufre en defensa y en el medio campo, y por conisguiente, para ganar los partidos. Pero gracias al liderazgo y a las individualidades de Neymar el Barça sigue luchando por todo.

   Eso es lo que se le demanda a un fichaje de clase mundial como él. Cuando un jugador cuesta lo que cuesta (aún no está claro el montante total del fichaje del brasileño, aunque ya está cerca de los 100 millones) se espera que demuestre su precio en el campo. Y Neymar lo está haciendo con cosas como las del pasado fin de semana.

   El aficionado culé puede estar tranquilo. La “Messidependencia” no es tanta, gracias al antídoto Neymar. El brasileño es el futuro del Barcelona. Cuando Messi se retire, al carioca aun le quedarán muchos años de fútbol, y asumirá perfectamente el papel de líder del equipo. Seguro que esto será así, porque lo está demostrando.