Rijkaard: "Esto es un toque de atención, pero no es el fin del mundo"

Actualizado 14/01/2007 14:30:05 CET

BARCELONA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El técnico del FC Barcelona, Frank Rijkaard, advirtió que la derrota en el derbi por 3-1 ante el Espanyol era "un toque de atención", pero al mismo tiempo quiso enviar un mensaje de tranquilidad.

"Esto es un toque de atención y debemos seguir trabajando. Todos los jugadores han querido, pero no han podido. Cuesta perder un derbi y hoy no hemos podido responder a las expectativas", señaló Rijkaard al término del encuentro.

De todos modos, el holandés dejó claro que esta derrota no debe hacer saltar ninguna alarma. "La derrota viene muy pronto y eso puede servir para el resto de partidos. No es el fin del mundo porque tenemos confianza de que saldremos", apuntó.

Además, Rijkaard también alabó el juego del rival, que jugó "con agresividad" y lo hizo "muy bien", y destacó que en Montjuic ya habían perdido "grandes equipos".

"Tras el 1-0, hemos respondido bien porque en la primera parte estuvimos bien. Después, me dio la sensación de que no estábamos tan organizados y perdimos la posición", afirmó el entrenador azulgrana, que no culpó de los goles a Puyol o a Márquez porque son "dos jugadores que forman parte de un equipo".

Finalmente, Frank Rijkaard, que indicó que su puñetazo al banquillo con el gol de Tamudo fue un momento de "frustración", tampoco quiso referirse a la excusa "fácil" de las bajas. "No me he quejado cuando hemos ganado. Luchamos todos juntos y ojalá que podamos recuperar algunos jugadores", sentenció.