El Villarreal termina con el Barça y evidencia sus carencias defensivas

Actualizado 21/10/2007 0:39:06 CET

VILLARREAL, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Villarreal venció al FC Barcelona por 3-1 en un partido trepidante lleno de ritmo, ocasiones y buen fútbol, que dejaron a los de Rijkaard con la primera derrota de la temporada y evidenciando fallos defensivos, que posibilitan al conjunto amarillo seguir mirando hacia adelante y situarse como segundos clasificados.

Pellegrini planteó el partido de forma inteligente, y la ausencia de su goleador Rossi, dejó a Pires como mediapunta, siendo el francés la peor pesadilla de Abidal y compañía. El 'Guille' Franco basculó a banda y gracias a sus movimientos llegó el primer tanto del encuentro, tras una preciosa combinación que acabó culminando Cazorla.

Y es que, sin tiempo para que los equipos dibujasen sus sistemas tácticos sobre el césped castellonense, Franco habilitó con el tacón a Santi Cazorla que batió a Valdés de forma tempranera y al palo largo (min.2). El Barça no se alarmó gracias a la calma de Xavi y al atrevimiento de Bojan, que debutó como titular con los culés.

Henry se olvidó de hacer apoyos, y el Barcelona tuvo ocasiones, más por su calidad individual que por el buen fútbol que caracteriza a los de Rijkaard con balones trenzados y bienavenidos. Así, cuando todo presagiaba el gol culé, Pires cogió el balón en banda y Abidal picó para arrollarle cometiendo pena máxima sobre el ex jugador del Arsenal.

El nacionalizado español Senna puso el segundo con frialdad desde los once metros (2-0, min.13). El equipo blaugrana, lejos de echarse las manos a la cabeza, se propuso jugar a su fútbol, ese que se agradece y que tiene a Xavi como maestro de ceremonias.

Sólo existieron algunas pinceladas, y fue de las botas de Messi, de donde salió un pase de fantasía --con la colaboración de Javi Venta-- que Bojan introdujo en la meta de Viera con cierta solvencia. El español, de madre croata, entró así en la historia del club de la Ciudad Condal por ser el jugador más joven del Barça en lograr un gol en Liga.

Lejos de la anécdota y del gol, el Villarreal encogió los hombros y dejó jugar más cómodo al Barcelona. Sin embargo, y con los papeles cambiados, Pires se encontró un balón que más que un pase fue un auténtico regalo. Milito le tiró dentro del área y se libró de la roja, pero no del penalti. Senna, de nuevo, cerró el partido (3-1, min.34) desde los once metros.

RIJKAARD ENLOQUECIÓ Y SALIÓ A POR TODAS CON SÓLO TRES DEFENSAS

El Villarreal buscó las cosquillas al Barcelona y se las encontró. Sacó a la luz los errores de una defensa excesivamente blanda, que no se aclaró a la hora de contener a Pires y a un activo Santi Cazorla, de lo mejor de los locales junto a Cani. La defensa culé quedó muy cuestionada, sobre todo en los segundos 45 minutos, donde jugó sólo con Puyol, Abidal, y Milito en línea de tres.

La segunda parte dejó muy claro que el Barça quiso, pero no pudo. Los de Rijkaard evidenciaron que Ronaldinho es un jugador importante en su esquema, y hoy le echaron en falta. La genialidad del brasileño sólo la puede reemplazar Leo Messi, pero en El Madrigal jugó muy atrás, dejando paso a los valores al alza de los culés Bojan Krkic y Giovani Dos Santos.

El Barça sufrió y aguantó el resultado, aunque el míster culé llegara a alinear a cinco delanteros con la entrada de Gudjhonsen y Dos Santos. El partido no pudo ser menos fructífero para los azulgrana, que además de la derrota se llevaron la lesión de Deco, que sufrió una rotura de abductor.

Mientras, el Villarreal sigue estabilizándose como un valor seguro. Con victorias así, Pellegrini puede seguir olvidándose de Riquelme. Por muchas faltas que meta con Argentina, el chileno tiene argumentos más que de sobra para mantenerle en la grada.