Márquez comienza a pensar en 2019 en Phillip Island

Marc Márquez, campeón del mundo en Motegi
REPSOL MEDIA
Publicado 25/10/2018 14:22:51CET

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) intentará controlar la adrenalina este fin de semana en el circuito de Phillip Island, escenario del Gran Premio de Australia, antepenúltima prueba del Mundial y sumar un nuevo triunfo aunque llegue ya como campeón del mundo de la categoría de MotoGP, situación que le permitirá también empezar a pensar en el futuro.

Motegi, casa de su marca, fue de nuevo el escenario elegido por el catalán para finiquitar cualquier atisbo de emoción, si acaso quedaba, para este campeonato que ha dominado con una mano de hierro que ahora podría relajar algo en busca de centrarse más en preparar la defensa de su quinta corona mundial de la categoría 'reina'.

"El enfoque este fin de semana será el de pensar en 2019", admitió en la rueda de prensa oficial el de Cervera, cuya ambición incansable y permanente parece que tampoco le dará mucho más margen a sus rivales porque también dejó claro que deben conquistar los títulos de constructores y equipos.

Además, el bonito trazado de Phillip Island se la ha solido atragantar al siete veces campeón del mundo cuando ha llegado tras ser campeón del mundo en la anterior carrera. La exigente gira de tres citas consecutivas no deja mucho margen para la celebración, pero tanto en 2014 como en 2016, cuando vivió una situación idéntica, se fue al suelo y no pudo festejar como deseaba.

Márquez sumó en Motegi su octavo triunfo de la temporada, su segunda mejor marca desde que dio el salto a MotoGP. Inalcanzables son ya desde hace varios Grandes Premios los 13 de 2014, cuando ganó los diez primeros de la campaña, pero aún podría aspirar a superar o igualar su otro mejor año mundialista, el de 2010, cuando se proclamó campeón del mundo por primera vez, en 125cc, con diez triunfos. También puede igualar sus 16 podios de 2013, año de su primer título.

El español también tiene el amargo recuerdo en esta cita de 2013 cuando fue descalificado por un error en la vuelta de cuando tenía que entrar a cambiar de moto, pero sus otras dos visitas a Phillip Island se han saldado con dos triunfos: la polémica de 2015 que abrió su 'guerra' con Valentino Rossi, que le acusó de 'ayudar' a Jorge Lorenzo, y la del año pasado, vital para la consecución del campeonato.

PELEA POR EL SUBCAMPEONATO

Por otro lado, Australia, donde la climatología y el viento juegan un papel clave, iniciará la pelea por el subcampeonato, honor por el que pugnan principalmente los italianos Andrea Dovizioso (Ducati) y, una vez más, 'Il Dottore' Rossi (Yamaha), separados por once puntos, ya que el español Maverick Viñales (Yamaha) está a 39.

'Dovi' se fue al suelo en Japón cuando intentaba aplazar la celebración de Márquez y querrá resarcirse en un trazado que no se le da demasiado bien. De todos modos, la Desmosedici parece de 'Dovi' parece tener más potencial que una 'M1' que sigue sin rendir como se espera. El de Tavullia fue cuarto en Motegi y ya suma seis carreras consecutivas sin subir al podio, racha que intentará romper en un circuito que le gusta bastante, al igual que su compañero, tercero en sus dos últimas visitas.

Esta antepenúltima cita del calendario será importante también para Dani Pedrosa (Repsol Honda) que sigue buscando despedirse del mejor modo posible en un Phillip Island que se la ha resistido históricamente ya que sólo pudo conquistarlo en 2005 en 250cc, y para Álvaro Bautista, que tendrá el premio de sustituir en la Ducati oficial a Jorge Lorenzo, que se perderá el fin de semana por su lesión en la muñeca izquierda por la que ha pasado esta semana por el quirófano con el objetivo de competir en Malasia. Alex Rins (Suzuki), animado por su tercer podio intentará estar delante.

Finalmente, la otra pelea en el campeonato es la de saber quien será el mejor piloto de un equipo satélite con el británico Cal Crutchlow (Honda), segundo en Motegi, con 15 puntos de ventaja sobre el francés Johann Zarco (Yamaha) y el italiano Danilo Petrucci (Ducati)