Adam Peaty bate en Gwangju el récord del mundo de los 100 braza

Actualizado 21/07/2019 16:06:25 CET
21 July 2019, South Korea, Gwangju: British swimmer Adam Peaty competes in the Men's 100 meters chest, during the Gwangju 2019 FINA World Championships. Photo: Bernd Thissen/dpa
21 July 2019, South Korea, Gwangju: British swimmer Adam Peaty competes in the Men's 100 meters chest, during the Gwangju 2019 FINA World Championships. Photo: Bernd Thissen/dpa - Bernd Thissen/dpa

Hubo polémica entre Sun Yang y Mack Horton tras la final de 400 libre

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El nadador británico Adam Peaty ha batido este domingo su propio récord mundial en la prueba de los 100 metros braza, durante el Campeonato del Mundo que se está celebrando en Gwangju (Corea del Sur), al establecer su nuevo registro en 56.88 segundos.

   Así, el vigente campeón de Europa y del Mundo en esta distancia firmó la nueva plusmarca en la segunda semifinal del certamen surcoreano. Peaty prolongó con ello su dominio del hectómetro braza, ya que busca revalidar sus títulos mundialistas de Kazán 2015 y de Budapest 2017.

   La anterior mejor marca, en su poder desde agosto de 2018, era de 57.10; incluso en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 ya lo había poseído con un crono de 57.13, sumado a una lista de grandes registros como el 57.89 que hizo en las series preliminares del Europeo, disputado el año pasado en Glasgow (Escocia).

   Del resto del turno vespertino, destacó la derrota de Katie Ledecky en la final de los 400 libre. La estadounidense, gran favorita a la victoria, no pudo aprovecharse de la ausencia de la española Mireia Belmonte, que había sido eliminada en las preliminares matutinas.

   Así, el oro finalmente se lo llevó la australiana Ariarne Titmus con un tiempo de 3:58.76 y récord de Oceanía incluido. Ledecky ganó la plata con 3:59.97 y su compatriota Leah Smith completó el podio, merced a una remontada 'in extremis' que le hizo acabar con un crono de 4:01.29.

POLÉMICA ENTRE SUN Y HORTON

   En la carrera masculina de los 400 libre, la polémica estuvo servido después de que el chino Sun Yang se adjudicara el oro. Habiendo ganado la final con un tiempo de 3:42.44, en la ceremonia de entrega de medallas esquivó varias veces al australiano Mack Horton, con quien mantiene desavenencias por la sombra del dopaje sobre el asiático.

   El bronce se lo colgó al cuello el italiano Gabriele Detti, que rubricó una marca de 3:43.23 y se quedó bastante cerca de los 3:43.17 que estableció Horton. Durante las fotografías protocolarias al bajarse del podio, Detti sí acompañó a Sun.

   Las otras dos finales del día llegaron en sendos relevos del 4x100. En la prueba masculina, el título fue para los estadounidenses Caeleb Dressel, Blake Pieroni, Zach Apple y Nathan Adrian con unos 3:09.06 que se convirtieron en el nuevo récord de los campeonatos.

   La plata fue para el cuarteto ruso, tras hacer una marca de 3:09.97 con Vladislav Grinev, Vladimir Morozov, Kliment Kolesnikov y Evgeny Rylov; y el bronce fue para Australia, con los 3:11.22 que registraron Cameron McEvoy, Clyde Lewis, Alexander Graham y Kyle Chalmers.

   En la final femenina, las 'aussies' Bronte Campbell, Brianna Throssell, Emma McKeon y Cate Campbell fueron campeonas tras parar el cronómetro en 3:30.21 (récord de los campeonatos). Estados Unidos, con Mallory Comerford, Abbey Weitzeil, Kelsi Dahlia y Simone Manuel, agarró la plata en 3:31.02; y Canadá, con Kayla Sanchez, Taylor Ruck, Penny Oleksiak y Margaret MacNeil, el bronce en 3:31.78.