Ana Carrasco: "En Superbikes he encontrado mi sitio y la gente que cree en mí"

Ana Carrasco Alejandro Valverde José Guirao Jorge Prado CSD
EUROPA PRESS
Publicado 01/10/2018 18:13:04CET

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La piloto española Ana Carrasco, que este domingo se proclamó campeona del mundo de la categoría Supersport 300 del Mundial de Superbikes, tiene claro que "de momento" no quiere volver al Campeonato del Mundo de Velocidad porque en el que compite actualmente ha encontrado su "sitio" y "la gente que cree" en ella.

"De momento no (quiero volver al Mundial de MotoGP). Creo que en Superbikes he encontrado mi sitio y la gente que cree en mí y me da el material que necesito para ganar y por ese lado no tengo ningún pensamiento de volver. Quiero crecer más en este campeonato y llegar a Superbikes, y si llega la oportunidad de ir a MotoGP me lo pensaría, pero estoy centrada al cien por cien en Superbikes", afirmó Carrasco en la recepción del ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, en el Consejo Superior de Deportes (CSD).

La murciana dejó claro que no hay "nada claro" sobre su futuro, pero que están "trabajando en ello". "No puedo decir muchas cosas, pero casi seguro que sigo en Kawasaki al cien por cien y no sé si en Motorsport 300 ó 600", remarcó.

"Estoy muy contenta. He trabajado mucho y pasé un momento difícil, pro conseguirlo al final y de la manera que ha sido es una recompensa superimportante porque merecíamos el título", añadió Carrasco. "Llevaba mucho tiempo diciendo que una mujer podía ganar el Mundial, pero las cosas hay que demostrarlas. Este ha sido mi primer año compitiendo con un equipo de fábrica y eso me va a abrir muchas puertas para poder pelear por más campeonatos", indicó.

De todos modos, no olvida que ha vivido "un final de año difícil" con un cambio de reglamento a mitad de temporada que les puso "las cosas difíciles". "Pero quiero agradecer mucho al equipo que me han ayudado a gestionar estas situaciones de la mejor manera posible, sobre todo en las dos últimas carreras porque era difícil afrontar con los problemas que teníamos en la moto y sin poder pelear por la victoria. Hicimos un buen trabajo, tuvimos calma en los momentos difíciles y fui sumando puntos. La
clave ha sido la regularidad", puntualizó la piloto española.

"No sé muy bien explicar lo que pensé o sentí", reconoció preguntado por sus sensaciones tras cruzar la línea de meta. "Lloré un poco por la descarga que sentía de haberlo conseguido y tenía muchas ganas de llegar al parque cerrado para celebrarlo con equipo y mi familia porque parece que el piloto está solo, pero hay mucha gente detrás que trabaja mucho y sin esa gente no sería posible", subrayó la murciana.

Esta tuvo en Magny Cours (Francia) un sábado "difícil" en la clasificación. "Tuvimos muchos problemas el fin de semana y la moto no acababa de funcionar, fue complicado mantener la calma porque empezaba la 25 y mi rival el primero y eso no era fácil de llevar. Intenté seguir los consejos de mi equipo y de la gente con más experiencia que yo y luego tratar de hacer mi carrera y ganar posiciones y sumar puntos porque tenía un colchón que me sirvió para ganar el campeonato", recalcó.

"El cambio desde la victoria del año pasado en Portugal a ser campeona del mundo ha sido mucho. Esa victoria me abrió todas las puertas y me dio la oportunidad de competir con una moto de fábrica y el hecho de tener el apoyo de Kawasaki y el equipo el que he estado me ha dado la oportunidad de pelear por cumplir mi sueño de ser campeona del mundo", sentenció Ana Carrasco, acompañada en la recepción por el ciclista Alejandro Valverde y el piloto de motocross Jorge Prado, también campeones del mundo este último fin de semana.