Actualizado 15/11/2007 20:13 CET

Anulada la sanción al jockey Diego Sarabia por el accidente mortal de Nagore Otaño en el Hipódromo de San Sebastián

SANTANDER, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los comisarios de Sociedad de Fomento han anulado el acuerdo de los comisarios de carreras del hipódromo de San Sebastián que sancionó al jockey cántabro Diego Sarabia por una monta peligrosa que habría causado la caída y fallecimiento de Nagore Otaño el pasado 12 de agosto.

La resolución del máximo órgano de este deporte sobre el recurso presentado por Sarabia fue dada a conocer hoy en un comunicado por la Sociedad Española de Carreras, para la que la misma "pone las cosas en su sitio y deja claro lo sucedido".

La sanción contra el jockey, que fue suspendida cautelarmente en su día por los comisarios encargados del recurso hasta que la resolución fuera definitiva, ponía al cántabro "en el ojo del huracán" según la citada Sociedad, "responsabilizándolo directamente de la muerte de la amazona".

Por el contrario, los comisarios de Sociedad de Fomento señalan que "no existe responsabilidad" por parte de Sarabia. Concluyen además que la yegua La Chaparrita (en la que iba montada Nagore Otaño) "perdió las manos sola y esa fue la causa de la caída y no el cruce de línea del caballo montado por Sarabia, el cual se produce posteriormente cuando ya nadie marcha tras él, no resultando su maniobra, en modo alguno, peligrosa para ninguna de sus rivales".

La resolución también hace referencia a lo sucedido en la sala de Comisarios del hipódromo donostiarra tras la carrera, cuando Sarabia fue llamado a declarar y manifestó que "no había notado contacto alguno y que no tenía conocimiento de la caída instantes después de producirse", así como que había mantenido la línea.

Además, según el relato de la Sociedad, el cántabro "tuvo que insistir hasta en tres ocasiones" para que llamaran a declarar al jockey que marchaba justamente detrás de Nagore en el momento del accidente, quien a su vez manifestó que la yegua que montaba Nagore Otaño "se cayó sola" y que había "espacio suficiente" entre el caballo de Sarabia y los tubos interiores del trazado en ese momento.

La resolución también afirma, según las mismas fuentes, que "desoyeron" lo manifestado tanto por este último jockey como por Sarabia.

Aunque la resolución no es firme y cabe la interposición de un recurso extraordinario de revisión frente al mismo órgano en el plazo de 10 días, o bien acudir a la justicia ordinaria, parece que la misma "ganará firmeza" y "no será recurrida" por los comisarios del Hipódromo de San Sebastián, afirmó la Sociedad, para la que "lo contrario sería novedoso y, cuanto menos, sospechoso".

Para Sarabia, ésta era una decisión "muy esperada" y que pone fin "a un calvario" iniciado hace cuatro meses en el que "ha tenido que leer y oír de todo", concluye.